domingo, 3 de octubre de 2010

Los obstáculos

"Los pescadores saben que el mar es peligroso y la tormenta terrible. Pero este conocimiento no les impide hacerse a la mar" (Vicen Van Gogh)

En mi último post, compartí una historia titulada "El sueño de la bailarina", cuya lectura principal era la importancia de luchar por los sueños, partiendo de la confianza en nosotros mismos, como el requisito fundamental para hacerlos realidad.
Como dijo mi "amigo" Thot, en uno de los comentarios: "muchos de los grandes logros, han sido conseguidos por gente de una tenacidad y constancia enormes por luchar por un sueño".
Hoy, en este primer domingo de octubre, me apetece recuperar otra historia autodenominada "lección de vida", que versa sobre la importancia de superar los obstáculos, pero no pasando por encima de ellos o bordeándolos, sino tratando de que desaparezcan de nuestra vida. Sortear un obstáculo siempre es difícil, algunos de ellos incluso pueden hacernos perder la calma, la paciencia e incluso llevarnos a tal desesperación que hasta nos planteamos tirar la toalla.
Una vez leí en algún sitio, que "no importa cuántos obstáculos nos encontremos en el camino hacia nuestras propias metas, lo que realmente cuenta es nuestra capacidad de eliminar esos obstáculos, porque si simplemente nos dedicamos a saltarlos, al volver la vista atrás, seguirán estando ahí".
Los Obstáculos.
Hace mucho tiempo, un rey se encontró en su camino una gran roca que obstaculizaba su paso. Su reacción fue la de esconderse a observar qué hacía el resto de transehúntes al toparse con tal obstáculo.
Algunos de los comerciantes más adinerados del rey y cortesanos pasaron y simplemente rodearon la roca. Muchos culparon al rey ruidosamente por no mantener los caminos despejados, para ninguno hizo nada para quitar la gran roca del camino.
Al cabo de un buen rato, pasó por allí un campesino que portaba una gran carga de verduras. Al aproximarse a la roca, el campesino soltó su carga en el suelo y trató de mover la piedra a un lado del camino. Después de empujar y fatigarse mucho, logró quitarla de el medio. Mientras recogía su carga de vegetales para llevarla al mercado, comprobó que justo donde había estado la roca había una cartera. La cartera contenía muchas monedas de oro, y una nota del mismo rey, indicando que la cartera sería para la persona que hiciera el esfuerzo de quitar la piedra del camino.
El campesino aprendió entonces, lo que otros nunca entendieron:
"Cada obstáculo representa una oportunidad para mejorar la condición de uno mismo.
Si alguna vez encuentras dificultades...lucha y esfuérzate.

Si te caes, levántate y sigue adelante, el esfuerzo tiene siempre su recompensa y te ayuda a crecer".
(Autor: Desconocido)

"Puede que te decepciones si fallas, pero estarás perdido si no lo intentas" (Beverly Sills)

11 comentarios:

  1. A por la roca, mis valientes!!!

    Lo malo es cuando después de quitar tú la roca, viene el listo y se lleva la pasta, y no por la pasta, que no lo hiciste por eso, sino por la cara de tonto que se te queda.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Lo que pasa Pilar, es que el que se lleva la pasta sin ningún tipo de esfuerzo, no tiene motivos para sentirse orgulloso ni merecedor del premio. Eso es hacer trampas, y se puede lidiar contra todo, salvo con la conciencia.
    Un beso y gracias por estar siempre ahí.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! he leído los dos escritos hoy y creo que ambos son como esos libros de autoayuda, un empujoncito para darse ánimos...
    La lucha por una ilusión; el ir sacando del camino las piedras... porque siempre hay alguna y por mucho que nos digan tenemos que caer en ella para levantarnos y curar las heridas, pero desde luego seguir y seguir caminando...
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  4. Sin duda, Magdalena.
    Pasé por aquí con la firme intención de volver.

    ResponderEliminar
  5. Hola Alondra...tu canto siempre me suena a música celestial, ya lo sabes. Cuando considero que no tengo nada nuevo que contar con respecto a mi vida; pues aprovecho para actualizar el blog con estas hisotias que me gusta coleccionar y que a su vez creo, pueden ayudar a mucha gente.
    Un beso enorme y gracias por la visita

    ResponderEliminar
  6. Víctor, bienvenido.
    Es un placer tenerte por aquí, ven cuando quieras porque la puerta siempre está abierta para quien encuentre en estos retales algo interesante.
    Gracias por regalarme tu tiempo.
    Un beso y gracias.

    ResponderEliminar
  7. Otra vez gracias, Meg. Por recordarme que los obstáculos son para superarlos.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. Hace ya unos años, publiqué un post que viene a decir algo parecido a lo que tu publicas. Lo mejor es que lo veas, y luego opines.
    Besos.

    http://sommeralvarez.blogspot.com/search?q=iron+man

    ResponderEliminar
  9. Comparto tu reflexión Magdalena, no me arrepiento de las cosas que no pude conseguir después de poner empeño, en cambio, si me arrepiento de no haber intentado alguna que otra cosa, tal por desconfianza, tal vez por miedo, ¿quién sabe?

    La frase final de Beverly Sills es tan cierta como la vida misma.

    besos y buena semana.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por citarme !!! jeje.
    Me ha encantado el post :)
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. Hadita Florida, te he dejado un regalito en mi blog por lo mucho que me haces sonreír. Besos.

    ResponderEliminar