jueves, 21 de octubre de 2010

En el punto de partida...(III)

Los días transcurrían sin demasiadas novedades en el plano sentimental, aunque el distanciamiento entre ambos provocaba que los ánimos estuvieran más fríos que nunca.
Había llegado el momento...el temido momento de poner un punto a aquella situación. No estaba segura de que fuera un punto y aparte, pero tampoco las tenía todas consigo para que fuera un punto y seguido.
Los últimos acontecimientos precipitaron un poco más que tuvieran que afrontar la realidad sin tratar de enmascararla ni de seguir buscando excusas que explicaran lo que estaba sucediendo.
Y así fue, así tenía que ser...
La distancia emocional y física sería un factor determinante, lo que sucediera o no, sólo el tiempo y el corazón lo decidirían.
Dolía, pero no era la primera vez que Susana se enfrentaba a una situación así, no era la primera vez que sentía que todo lo que había planificado se desmoronaba. No era la primera vez que debía ponerle tiritas a su corazón. Ni era la primera vez que se enfrentaba al silencio en noches de insomnio.
Sólo un pensamiento le daba vueltas en su cabeza...¿sería ella todo el problema?¿sería quizás que no estaba preparada para compartir su vida con nadie?¿era posible cometer tantos errores?¿tropezar tantas veces?...
En ese caso sería mejor seguir sola, porque si algo Susana tenía claro, era que no soportaría sentirse la culpable de la infelicidad de otra persona. Y desde luego, si no era capaz de hacerle feliz porque ni ella misma lo era, había llegado el momento de "pensar"... de "sentir".

6 comentarios:

  1. "Había llegado el momento de pensar... de sentir." Me gusta. ^^ Y lo de los tiritas al corazón, me gusta, pero de otra manera. ¿Quién no ha pasado por algo así?
    Me alegro de leerte de nuevo, y estoy deseando leer como sigue la historia. Yo estuve así en un momento de mi vida, con circunstancias desencadenantes diferentes y con menos dudas, pero un poco parecido. Se pasa muy mal.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Que soberbia la nuestra, considerarnos culpables de que la relación se estanque, que duros jueces somos para con nosotras mismas.
    Y que mal se pasa, porque cuando aquello en lo que has puesto lo que tienes, es decir a tí misma comienza a hacer aguas.
    Estoy deseando seguir leyendo.

    ResponderEliminar
  3. Espero que Susana se aclare pronto...por su bien y por el bien de su pareja...porque detrás de esas tiritas hay un corazón precioso...besooss

    ResponderEliminar
  4. Asi es el amor, te sientes feliz cuando se comparte y sientes morir cuando se rompe.
    que disfrutes el fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hadita florida, no he tenido tiempo de dejar comentarios pero quiero que sepas que siempre paso por aquí. Ahora a ponerme al día. ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! hoy he leído los tres capítulos seguidos y pienso que las mujeres idealizamos demasiado, nos culpabilizamos cuando algo no está bien, y no es así, una relación es cosa de dos, y el amor tiene etapas... Las mariposas revoloteando en nuestro cuerpo dan paso a la suavidad de la caricia tierna de la lucha por mantener el barco a flote... Si creemos que la vida es como en las peliculas nunca seremos felices porque puede que no te amen de la forma que quieres pero si te aman con todo lo que pueden. No te preguntes quién dió más, porque cada persona es diferente, el tiempo no se detiene no se puede volver atrás, el asunto es cómo se quiere seguir caminando.
    Una vez leí que cada uno debe cultivar su propio jardín y decorar su propia alma, en vez de esperar que alguien te traiga flores.
    Besitos

    ResponderEliminar