martes, 23 de febrero de 2010

Con las notas de una guitarra...

Los lametazos y gemidos de Maggie, a modo de buenos días, me hicieron experimentar una sensación más agradable de la habitual. Tras unos días con el ánimo a la altura de mis zapatos, empiezo a ver las cosas de otra manera, aunque confieso que no todo el mérito es mio. Es en los peores momentos cuando aprendemos a valorar determinadas cosas y también a quiénes están ahí "en las duras y en las maduras". Yo he tenido la suerte de contar con gente que me ha motivado a plantearme los problemas como un nuevo reto personal, que me empuje a encontrar soluciones, y sentirme orgullosa de ello.
A veces una simple frase puede marcar la diferencia entre tener un "día rojo" o un día teñido de nuestro color favorito. Una simple conversación puede alejarnos del "precipicio" y evitar que caigamos al vacío, e incluso que nos replanteemos qué hacer con nuestra rabia, destruir o construir...cada uno decide.
En estos días he recibido grandes regalos en forma de palabras y frases hechas. Algunas, llegadas desde miles de kilómetros de distancia y otras, susurradas directamente en mi oído.
Hoy quiero dedicar esta entrada a todas esas personas, que han hecho que no pesen tanto mis problemas, o al menos han tratado de hacerme entender que "todo pasa".
Gracias a todos los seguidores de "estos retales de mi vida" y a los que simplemente han pasado a curiosear, por haberme regalado lo más preciado que tenemos, un poco de su tiempo, aparcando sus propios problemas para hacerse eco de los míos.
Pero hoy también quiero dedicar unas líneas de esta entrada a alguien, que estoy segura, de un momento a otro pasará por aquí, sin hacer ningún ruido. De forma silenciosa, discreta y anónima, no dejará ningún retal que evidencie su visita. Tratará de averiguar qué es lo pasa por mi cabeza, e incluso de buscar respuestas a sus propias preguntas y dudas sobre mi.
A mi "trébol de la suerte", a mi particular "ángel de la guarda", quiero dedicar un pedacito de esta entrada por su constancia y su entrega incondicional.
Se merece esto y más, porque en los últimos meses de mi vida ha estado ahí como un auténtico guerrero, para luchar conmigo en una batalla que le pilló sin armadura ni munición. Como único escudo, una sonrisa de "barra libre", siempre preparada para mi.
Esto va por ti, porque has conocido mi peor "yo" y sin embargo nunca me has hecho un reproche. Te he convertido en el blanco perfecto de mis dudas y temores, y tu respuesta siempre ha sido "esto va a salir pa´lante".
Te he convertido en protagonista de comparaciones odiosas e inmerecidas, y tú no has cesado en tu empeño de demostrarme que no eres igual a nadie.
A pesar de todo y de todos, nunca me has dado la espalda, aún teniendo motivos alguna vez para darte media vuelta.
Te has ido colando poco a poco en mi vida, siguiendo el ritmo que yo misma he marcado, sin pedir ni exigir nada que yo no quisiera darte. Sin meterme prisa, respetando cada una de mis decisiones y ocupándote de mi desde una posición poco privilegiada. Pocas personas hubieran tenido tanta paciencia y comprensión, porque admito, que no te lo he puesto nada fácil.
Me has regalado noches en vela de risas y carcajadas, confesiones a la luz de la luna, días de sol cuando abundaban los nubarrones, palabras de aliento cuando me costaba respirar y reconciliaciones conmigo misma cuando me enfado con el mundo entero. Me has brindado tu casa con un "pase sin llamar" y hasta me has regalado tu suerte en una caja de cartón, sin olvidar esa "naranja" con la que intentase hacerme entender que no debo conformarme con mandarinas.
Te has mordido la lengua para no hacerme daño, y te has tragado tu rabia para no complicar más las cosas, y sé que te has olvidado muchas veces de ti mismo, para que no me sintiera tan sola. Jamás te ha importado la distancia de tu casa a la mía, ni la hora que marcara el reloj si de estar a mi lado se trataba.
Me has dedicado tu tiempo, el que te sobra y el que te falta, y hasta "tu guitarra" sabe mi nombre, dedicándome la más bella melodía en un concierto sólo para mi.
Con argumentos como estos, ¿qué más se puede pedir?. Te merecías esta entrada en mi blog, que sólo refleja una mínima parte de la gran persona que eres, y de la suerte que tuve el día que te conocí.
He tardado tiempo en comprender que eres esa ventana que todos tratamos de abrir cuando una puerta se cierra, y que por méritos propios has dejado de ser "ese clavo que saca otro clavo", para convertirte en lo mejor que me ha sucedido en los últimos meses de mi vida.
Ojalá esa guitarra, a la que un día envidié por ser tratada con tanto cariño y esmero, siga regalándome melodías que hablen de ti y de mi.
Ojalá podamos componer con sus notas un verso que resuma un "nosotros". Un ahora, un ayer, un mañana...simplemente un HOY, porque hoy toca sentir que hay nuevos caminos, que las oportunidades no se agotan y que hay trenes que pasan más de una vez.



8 comentarios:

  1. ¡Enhorabuena!, por encontrar el color verde de la esperanza en tu HOY y en las noches que lo acompañan. ¡ Felicidades ! a Jose por saber estar ahí con su guitarra y esas bellas melodías, que compone para ti y te arrancan nuevas sonrisas.
    Besos de sana envidia y deseos de ¡buen viaje! para ambos, que el tren y el camino os sean propicios.

    ResponderEliminar
  2. Sólo puedo decirte GRACIAS Niña Perdida. Es un placer inmenso "que me vuelvas a regalar unos minutos de tu tiempo"...Que suene también esa guitarra para ti, y que disfrutes de sus notas envuelta en nubes de algodón de azúcar.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. Trébol de la suerte y Angel de la guarda... dicen que quien tiene un amigo, tiene un tesoro. Así que me alegro de ese tesoro que está ahí no para "decirte lo que tienes que hacer", sino simplemente escuchar y un ESTAR con mayúsculas.
    Me alegro por tí y por él (que hay que decirlo... tiene una gran suerte de tenerte).
    Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Debo admitir que de alguna forma Jose ha sido también el ángel de la guarda de todos los que te queremos, pues sin él la carga de los últimos meses hubiese sido más difícil de llevar...insoportable incluso.
    Ha llegado como agüita de mayo, no sólo para velar por tu bienestar de manera directa, sino indirectamente por el de las personas que queremos lo mejor para ti; no debe ser fácil estar en el punto de mira de todos los que te rodeamos...
    Ha demostrado tener el saber estar y la elegancia propia de un caballero.
    Una entrada más que merecida, no sólo en tu blog, sino en tu vida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. te felicito amiga,te mereces todo eso y más,,alguien q te valore como tú eres y te de todo aquello q necesites,,,,,,

    ResponderEliminar
  6. Me alegro mucho por ti. Encontrar una persona así es simplemente maravilloso.

    Así que disfruta de tu HOY, sin pensar en lo que vendrá.

    Besitos de jengibre.

    ResponderEliminar
  7. Dice el refrán que Dios los cría y ellos se juntan... debe ser así porque hoy encontré una nueva amiga de palabras y que bien las usa, como llegan al corazón...
    Gracias MagdalenaB. por tu visita a nuestro blog, con tu permiso seguiré curioseando por el tuyo... Este escrito es de una persona noble para otra que debe ser un auténtico regalo de esos que abundan poco.
    Un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar
  8. Tengo que decir que si bien es cierto que las penas compartidas pesan menos, las alegrías compartidas son aún mayores. Así que gracias. Anita_Loss, a ti decirte que gracias a tu blog, estoy descubriendo un nuevo mundo de palabras, sentimientos y un montón de "amigos y amigas" que están llenando grandes momentos de mi tiempo con sus palabras.
    A Jonay sólo puedo decirle que es tan especial e importante para mi, que sus opiniones y comentarios me hacen muy muy feliz.
    Javi, gracias por seguir ahí y mucho ánimo.
    Jengibre, es un placer inmenso contar contigo.
    Alondra, gracias por volar hasta mi rinconcito y deleitarme con tu trino. Me ha llegado mucho tu comentario. Espero que sigamos visitándonos mutuamente, por mi parte...está hecho, no lo dudes.
    A todos en general, y cada uno en particular...millones de besos

    ResponderEliminar