martes, 19 de enero de 2010

Como una peonza

Qué cosas tiene la vida! Dice mi compañero de trabajo que lo tengo desconcertado con tantos cambios anímicos. jajaja. No me extraña, unos días estoy pletórica y otros, la moral se me baja hasta los pies. Supongo que en el fondo eso nos pasa a todos, lo que sucede es que yo exteriorizo bastante mis sentimientos, soy como un libro abierto. Incapaz de disimular cómo me siento, salvo que sea estrictamente necesario. Y claro, cuando estoy rodeada de "los mios", tiendo a ser yo misma.
Anoche estaba super emocionada, pletórica, feliz... y en cuestión de un segundo, todo se volvió del revés. No me apetece demasiado entrar en detalles, pero sí te diré que anoche hubo un momento en el que me sentí tan decepcionada que se me pasaron miles de cosas por la cabeza. No estoy dispuesta a comenzar ningún tipo de relación con mentiras ni con secretos.
Sé que no tengo ningún derecho a exigir nada, pero también sé que si la persona que está a mi lado no me inspira la suficiente confianza, no vamos a ninguna parte.
Las comparaciones son odiosas e injustas, pero no quiero a mi lado a una persona para quien yo no sea, en primer lugar, su mejor amiga y confidente. Lo demás viene rodado cuando hay sentimientos, pero la amistad debe partir de la sinceridad absoluta, de la capacidad de poder contarle a esa persona lo que sientes, cómo te sientes, lo que te preocupa, lo que te hace feliz e incluso aquellas cosas de las que no te sientes precisamente orgulloso. Si eso es tan complicado, prefiero estar sola, que para buscarme problemas me basto y me sobro conmigo misma.
Quizás no debería estar escribiendo esta entrada en el blog porque hablo desde la rabia que me producen determinadas situaciones, pero tal y como dije anoche, así soy yo. Pasional donde las haya, pero también con demasiada memoria como para olvidar a la ligera aquellas cosas que me hacen daño. Reconozco que soy de las que perdona pero no olvida, aunque haya quienes digan que eso no es perdonar. No estoy de acuerdo con tal afirmación, porque hay cosas que no se olvidan por más que uno se empeñe.
Voy a darme una ducha de agua muy caliente...necesito relajarme un poco y no seguir dándole vueltas a la cabeza. Quizás estoy exagerando, quizás estoy dándole demasiada importancia a los detalles, pero aunque suene reiterativa, así soy yo.
Por cierto...lo mismo tendré que seguir comiendo mandarinas (aunque para ser completamente sincera, espero que no)...Dime que no será así, que no tengo de qué preocuparme, que estoy sacando las cosas de quicio, que me equivoco en pensar en mandarinas cuando realmente podría encontrar una naranja.

4 comentarios:

  1. Lo primero es una relacion debe ser la confianza,pero tomate tu tiempo,quizas estes aun temerosa x todo lo vivido,da la oportunidad de aclarar las cosas,piensa con el corazon ,pero deja q sea la cabeza la q actue,te lo dice un experto

    ResponderEliminar
  2. y si q tenemos derecho a exigir lo mismo q ofrecemos,en fin,,tu mejor q nadie sabras lo q tienes q hacer,no olvides,pero q eso no te haga intentar ser feliz,xq olvidar lo malo tb es tener memoria,

    ResponderEliminar
  3. Oye... pues las mandarinas soy más dulces a veces... pero el mundo de los cítricos es complicado y a veces se es alérgica y no se sabe.
    Y si te consuela... que supongo que nó... para bipolar, bipolar... yo. Mis subidas y bajadas son más agudas y abundantes que una montaña rusa de esas de las pelis americanas. Que no se porque los americanos la llaman rusa con lo jodidamente patriotas que son... pero eso es otro rollo.

    Me ha encantado tu blog... será otro para visitar en mi momento Nescafé!!!
    Muakkkis peninsulares.

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias Javi, y muchísimas gracias Anita_Loss, porque la verdad es que para mi es todo un halago que me digas que te gusta el blog, teniendo en cuenta que desde que te leí por primera vez, me enganché a tus historias. Tienes una forma de escribir que me encanta y me hace disfrutar...Y además ahora, tenemos en común no sólo el placer que nos supone escribir, sino también, los vaivenes anímicos. Aunque pensándolo bien...si no fuera así, qué aburrido!!!jajaja.
    Un beso canario para ti.

    ResponderEliminar