viernes, 30 de agosto de 2019

No le cuentes a nadie.

No le cuentes a nadie lo que fuimos y que sigan ignorando lo que somos. 
No les digas la verdad de nuestra historia, para que nadie la use a su antojo.
Que nadie sea capaz de imaginar el por qué de nuestro brillo en los ojos.
Nadie debe saber lo nuestro para que no se contamine. 
Es tan bonito simplemente cuando te pienso, que no existe el argumento adecuado para describirlo; así que es mejor no contarlo, no decirlo. La grandeza de este amor, reside en poder vivirlo.

sábado, 24 de agosto de 2019

La Desconfianza

Marina se recostó en aquel sofá de cojines mullidos un poco desgastados por el paso del tiempo, y tras encender la lámpara de cristales dorados, cuya luz creaba un ambiente tan romántico como acogedor, empezó a recordar pequeños detalles que habían ido mermando la relación con Daniel.
No es verdad aquello de que todos los caminos conducen a Roma, ni que el orden de los factores no altera el producto, porque ella por más que se esforzaba, no encontraban el camino cuyo destino era Roma al revés, y el producto de su amor alteraba todos sus factores.
Llevaba(n) meses intentando salvar algo que probablemente no tenia salvación. No se puede morir a medias, y por más que se empeñara en pensar que había solución, la confianza en él hacía aguas en un mar tan revuelto que provocaba tempestades emocionales.
Mientras pensaba en cómo había transcurrido su historia, encontró la respuesta a por qué aquello tan bonito que había sentido por él ahora era tan confuso, por qué una parte de su cuerpo necesitaba sentir su calor y la otra mitad rechazaba la idea de tenerlo a su lado. 
El había llegado a su vida rompiendo estereotipos, derribando tabúes, borrando huellas y  restando años a las arrugas de su piel. Desarmado de prejuicios, desnudo de miedos, cargado de sonrisas. Eso fue lo que la cautivó, lo que le dio la fuerza para dar un paso al frente y agarrarse a la vida. Eso era Daniel para ella, pura vida, luz y energía. 
No tenían mucho en común pero aquella poderosa atracción bien valía la pena para intentarlo. Descubrir un mundo nuevo, diferente a lo que conocía pero, sobre todo, descubrirse; desnudarse por dentro, despojarse de dolores pasados sin poder imaginar que aquel paso al frente  sólo conducía a dolores nuevos. Pero así es el amor, quién va a pensar que habrá un final cuando se está viviendo un comienzo.
Aquella piel que bebió a sorbos como si no hubiera un mañana, la noche que marcó un antes y un después, estaba en otra cama abrazando otra piel. -¿Qué más da?- pensó Marina, si la piel es sólo eso. Un error, un desliz, un tropiezo, a todos nos puede suceder. 
Pero aquella noche fue el comienzo de todo lo que vino después.
Un final, un hasta luego, o quizás un hasta después, cuando ya no duela ni queme por dentro tanta desfachatez.
Y a Marina le cuesta asumir que ha vuelto a pasar, pero cuando la confianza se rompe después que agoniza sólo le queda morir. 
Buena suerte Daniel.

Nota de la autora: Marina puedes ser tú que estás leyendo esto, podría ser cualquiera, pero en este caso, es ella...una mujer fuerte, de bondad infinita como el mar, salada por las lágrimas y de espíritu libre como las olas. Marina sigue buscando el camino que la llevará a Roma, al revés.

viernes, 16 de agosto de 2019

Para ti, que bien podría ser yo.

Hace tiempo que no escribo. Admito que no sólo es una cuestión de falta de tiempo, sino también un desánimo que se prolonga demasiado. No me encuentro en el mejor momento de mi vida porque debo encontrar la salida en un laberinto que por momentos se convierte en un abismo donde el vértigo me paraliza. Pero no quiero hablar de mi, ni siquiera es el momento para transformar en palabras lo que siento, porque sería remover los "adentros" en un día complicado.
Hoy simplemente quiero compartir algo que escribí hace unos 14 años, cuando cada mañana abría mi chiringuito radiofónico y encontraba gente que terminó por ser parte de mi vida. Entre esas personas, ella. Simplemente ella.
Qué cosas tiene la vida, que más de una década después de haber escrito esta carta, hoy al releerla me siento protagonista. Por capricho del destino, no sólo comparto apellido con su destinataria, sino que años después, viví una experiencia tan similar que bien podría haberme escrito estas líneas a mi misma.

"Desde este rincón apartado, cerrado pero abierto al mundo aunque suene paradójico, quiero dedicarte unas líneas donde tú seas protagonista.
Después de tanto tiempo en la sombra, con tu almohada como única compañía en las noches vacías, quiero que hoy vuelvas a brillar, quiero que toda esa luz que quizás un día las circunstancias apagó, vuelva a ser un resplandor que ilumine todo lo que te rodea. Yo sé, sin apenas conocerte, que en tu interior hay mucha luz, mucha vida.
Una vida en la que has construido grandes cosas, y una vida en la que también se han desmoronado algunos sueños e ilusiones. Edificaste un futuro, construiste un hogar y de repente un día, tu obra se desmoronó sin previo aviso. Esa persona que se había convertido en una prolongación de ti misma, que un día te juró amor eterno, en la que habías depositado tu confianza, tomó un rumbo diferente y decidió caminar por separado.
Allí te quedaste tú, en un hogar roto, en un pozo sin salida, pero con la obra de arte más grande que puede hacer el ser humano, con tus dos razones para seguir adelante, con tus dos niñas. Ellas fueron, son y serán siempre, el motor de tu vivir, el motivo de levantarte cada mañana, de seguir luchando pese a todas las dificultades. Él se marchó después de  haber robado tu juventud, tu inocencia. Y digo robarte porque nunca valoró lo que tenía en casa. Fue un ingrato y en pago de tu amor, recibiste maltratos. Los físicos se curan, los psíquicos dejan secuelas, pero al final aunque queden cicatrices, pueden perderse bajo un buen maquillaje. Hablo de un maquillaje revolucionario, sin productos químicos ni dañinos. Un maquillaje que no se compra en tiendas de cosmética ni en farmacias y que, en cambio, que es difícil de adquirir a pesar de tenerlo a nuestro alcance y de ser gratuito.
El maquillaje del que te hablo es resistente a la polución del ambiente, a los golpes de la vida y las lágrimas de dolor. Bien aplicado puede durar para siempre porque va tatuado en el alma y si se va apagando, sólo necesitas darte algunos retoques y otra vez como nuevo.
Permíteme que te muestre la amplia gama de colores y tonalidades.
Verde como los árboles, como la hierba fresca.Verde es también la esperanza que siempre debe acompañarte. Te lo recomiendo porque es una base fundamental que sienta bien a todo tipo de piel y favorece los rasgos.
El azul como el cielo, como el mar, ese azul inmenso que nos muestra el horizonte hasta el infinito. Ese es el color para abrir la mente, para quitar las barreras y los obstáculos. Para viajar tan lejos como queramos, incluso sin tener un lugar de destino. Es tan inmenso que podemos llegar a cualquier punto, detenernos para mirar atrás  y comprobar cuánto hemos avanzado, cuánto camino hemos recorrido. Pero tan cuidado, porque este color no se puede retocar, lo andado quedó atrás y sólo es un color indicado para quienes quieren seguir avanzando, llegar más lejos.
¿Qué me dices del color rojo?. La sangre es roja, pero la pasión también lo es. Por eso es otro color recomendable, por que corre sangre por tus venas y bombea tu corazón...estás viva. Con sangre y dolor pariste a tus hijas, pero con pasión las engendraste. Así es la vida, una paradoja, lo malo puede llegar a ser tan bueno como queramos. Es cuestión de mirar en todas las direcciones, ya sabes "no hay mal que por bien no venga".
A veces lo vemos todo de color negro y aunque es un color lúgubre que se asocia a las cosas más negativas de la vida, al final de la oscuridad siempre brilla una pequeña luz. Tampoco debemos olvidar que la vida se puede apreciar de otra manera con los ojos cerrados porque se agudizan otros sentidos. No es  cierto aquello de que "ojos que no ven, corazón que no siente". La elegancia y la muerte se visten de negro, y muchos momentos bellos de la vida ocurren en la oscuridad.
Podría seguir enumerando colores y tonalidades, pero creo que no es necesario porque los irás descubriendo por ti misma, en el momento en que decidas despertar nuevamente a la vida.
¿Estás dispuesta a seguir siendo una consecuencia de tus circunstancias o prefieres romper las cadenas que te atan? ¿Quieres seguir lamentándote  por el pasado o prefieres asumir que la vida no es tan de color de rosa como pensabas de niña y darte una nueva oportunidad?
Nadie dijo que fuera fácil, ni que las cosas son siempre como queremos que sean, pero cada día es una nueva oportunidad para empezar. No intentes buscar la felicidad si no estás preparada para encontrarla en tu corazón, que es donde comienza la verdadera búsqueda. Mira a tu alrededor, respira hondo, relájate unos minutos y piensa únicamente en ti. En las cosas que la vida te ha regalado y considera la posibilidad de que quizás lo que te ha arrebatado, no valía la pena.
¿Estas dispuesta a seguir llenando tu vida de años o como mujer inteligente que eres, prefieres llevar tus años de vida?
Tú eliges en cada momento lo que quieres, lo que deseas. No puedes culpar a nadie de tu dicha o de tu desdicha. En cualquier caso, puedes dar las gracias a quien te ayuda a ser un poco más feliz, y en cierta manera, también a quien te ha dañado, porque los golpes nos hacen más fuertes y nos enseñan a superar los obstáculos.
Comienza por pintar tu alma y seguramente, cada elemento que forma parte de tu existencia, adquiera una tonalidad más brillante. Seguramente toda esa luz que hoy es tenue y apenas visible, ilumine lo que te rodea en el momento que decidas cerrar las puertas del pasado y abrir ventanas hacia el futuro. Ventanas hacia la libertad.

Pd. Con todo mi cariño deseo que sigas soñando, pero que cuando decidas hacer realidad tus sueños, estés bien despierta.

Un beso de colores.



lunes, 29 de julio de 2019

Debería ser delito

Vivir deprisa, incumplir promesas, provocar lamentos; deberían considerarse delito, lo mismo que robar sueños.
No debería estar permitido dejar de vivir el momento, ni crecer demasiado deprisa ni envejecer a destiempo.
Debería estar penado dañar a quien nos quiere,  y olvidar a quien un día, aguantó nuestros "vaivenes".
La vida dicta sentencia y lo pone todo en orden, el tiempo, que todo lo cura, da y quita razones.
Yo propongo que sea delito enjaular una ilusión,  atropellar un alma, apagar una sonrisa y romper un corazón.

sábado, 27 de abril de 2019

Lo nuestro qué fue.

Yo creí merecer algo más. Un "lo siento", un "te extraño" o un "cuánto te echo de menos".
Esperaba palabras, mensajes, señales...pero guardaste silencio. 
Tu voz muda, tu boca callada, tus labios cerrados infectan mi herida que escuece por dentro.
Volví a recordar cuánto duele la ausencia, la falta de besos, el roto de un alma que busca un por qué, el sueño perdido que cae en el olvido de quien ya se fue.
Qué te pasó, qué  pudo cambiar, qué dije de menos, que hice de más.
Preguntas que vienen, preguntas que van.
Y duele la espera a que pase el dolor, como agujas se clava la pena sin saber la razón. 
Retumba el silencio, apaga mi luz, me vuelve pequeña, me ahoga la rabia, me empapa la piel.
Qué hice tan mal, en qué te fallé, dónde guardaste la vida que íbamos a emprender. 
Rompiste los planos de mi madurez con catorce razones para volver a querer. 
Catorce argumentos que hoy son mentira, me puede la ira de tu insensatez. 
Y yo que pensé que eras de verdad, me sentí afortunada de que la vida contigo me volviera a premiar.
Me costó decidir, si parar o avanzar, pero al final la razón ante una emoción no puede ganar. 
Y yo sí aposté, aposté sin pensar y visto lo visto he perdido la cuenta de cuánto perdí.
Desalojas mi vida, te llevas proyectos, desahucias mis ganas y te mudas de piel. 
Me dejas a oscuras y un poco más frágil de lo que imaginé. 
Me arde la herida con cada silencio, y los días se llevan el olor de tu piel, se desdibujan tus besos y los muchos "te quiero" que no escucharé.
El tiempo pondrá mi alma de pie, coserá el corazón, remendando el amor que no supiste apreciar.
No quiero olvidar lo bueno que hubo, pero me cuesta entender que fuera real, la vida te enseña que cuando alguien te quiere lucha hasta el final. 
No importa que duela decir la verdad, si el amor es del bueno mejor es un punto y seguido que un punto y final.
Lo nuestro qué fue...