jueves, 13 de febrero de 2014

SIN Valentín.

Podría escribir sobre mil cuestiones relacionadas con el amor de pareja y las flechas de cupido. 
Podría seleccionar las mejores canciones para declararse. Las recetas más románticas para compartir. Los regalos más originales para demostrar tu amor o incluso, las citas más románticas de la historia. 
Podría también hablar de amores de cuento o de película. Amores idílicos, platónicos, utópicos, contradictorios, reñidos...
Pero hoy, y sin pretender molestar a quienes creen en el 14 de febrero como el día del amor, quiero reflejar en este post otra visión de San Valentín.
Llevo muchas noches escuchando en mi programa de radio favorito, cientos de historias de "amor" (que no termino de entender) protagonizadas por mentiras, engaños, autoengaños, falta de comunicación, dependencia, maltrato emocional, secretos, intereses económicos o personales, obstáculos, miedos, temores, conflictos...
Infinidad de historias "de amor" con un mismo denominador común: la falta de amor por alguna de las partes, e incluso por ambas partes.
Escucho repetidamente la misma historia, con distintos protagonistas (mujeres y hombres), que se sienten presos de unas circunstancias que les impiden ser felices. Incapaces de tomar la decisión de seguir su camino en solitario, de romper una historia de amor que hace tiempo, dejó de serlo.
Esas personas cuentan el por qué naufragó su barco en las aguas del desamor. El momento en el que empezó el declive de su relación de pareja e incluso lo que pudo llevarlos a arrojarse en otros brazos buscando unas migajas de autoestima, comprensión y cariño. 
Lo realmente curioso, triste e incomprensible (a mi modo de entender). es que muchas de esas personas, prefieren seguir viviendo una mentira, antes de asumir que el amor caducó.
Para todas esas personas que celebran el  "día de los enamorados" porque "es lo que toca", porque "hay que quedar bien" con la pareja, o porque se han acumulado los "trapos sucios emocionales" y necesitan con urgencia un buen centrifugado, va este post.

"SIN" VALENTÍN.

Cuánta  hipocresía  envuelta en papel de corazones, tratando de pronunciar el “te quiero” que tantas veces faltó.
Quieres hacer de hoy un día especial, sin pensar en cuántos momentos perdiste, por tu orden de prioridad.
Quieres celebrar una fecha que no deja de ser una más, con flores de vivos colores que pronto marchitarán.
Olvidaste las muchas promesas que hiciste, los sueños que no cumpliste y hoy lo quieres compensar.

Me pregunto...

Cuántos cajones vacíos de ilusiones, pretendes ahora llenar con deliciosos bombones.
Cuántas tardes oscuras pretendes aromatizar, con ese nuevo perfume que compraste sin dudar.
Cuántas heridas y daños pretendes cicatrizar, con un oso de peluche que dan ganas de abrazar.
Cuántas lágrimas vertidas pretendes hoy recoger, con un bolso de tendencia que nunca se ha de poner.
Cuántas palabras no dichas pretendes hoy pronunciar, con el abrazo espontáneo que tanto se ha hecho esperar.
Cuántas páginas en blanco pretendes hoy escribir, con la música que antaño tanto les hizo sentir.
Cuántas caricias perdidas pretendes poder reemplazar, llevándola a un restaurante e invitándola a cenar.
Cuántas miradas de amor pretendes recuperar, si sabes que el tiempo pasado ya nunca regresará.

De nada sirve que hoy quieran volver atrás con nuevas promesas de amor que nunca podrán cumplir, porque saben que en el fondo, hace tiempo, mucho tiempo, que dejaron de sentir.
Hoy harán la pantomima y fingirán que todo está bien, preguntándose en un beso, cuándo se dejaron de querer.



PD. A la persona que ocupa mi corazón. La que aguanta cada uno de mis momentos. La que comparte mis noches y despertares. La que me protege y me cuida cada día. La que me levanta cuando me caigo. La que me arrastra cuando pierdo la fuerza. La que me regala a diario todo su amor. Sòlo decirle...GRACIAS por NO HACER DE SAN VALENTÍN UNA FECHA ESPECIAL sino un día a día.


4 comentarios:

  1. Y...entonces las letras, chocolates y flores fluyen como gotas d sangre cavando heridas sin cicatrizar.

    ResponderEliminar
  2. ¿Sabes? Creo que el problema es que la gente no sabe estar sola, lo cual es un poco triste, porque demuestra una falta de autoestima y autoconocimiento enormes. Muchas personas prefieren estar con alguien por no estar solos, lo cual es realmente triste y sólo engendra dolor.

    Tal vez sea un poco culpa de la educación que hemos recibido, profundamente esterotipada, que nos vendía que lo importante era encontrar a tu media naranja y pasar con ella la vida entera. El problema ha venido cuando te das cuenta de que las personas no somos frutas y de que encontrar a la persona que te completa a la primera es casi imposible.

    Salud y abrazos.

    ResponderEliminar
  3. El amor no es la otra mitad, somos seres completos, simplemente un día surge ese amor que te hace feliz con él y contigo misma; es amor cuando te respeta y no quiere cambiarte, cuando te protege pero no te anula y cada día tiene simplemente un minuto para que sea San Valentín, lo demás, es simplemente una tradición que como muchas otras no dicen nada si tu corazón no la siente...
    Un abrazo grandote

    ResponderEliminar
  4. Eres la caña magda

    ResponderEliminar