domingo, 28 de agosto de 2011

Apurando el último día...

Tal y como dice el título del post...hoy apuro mi último día de "vacaciones deseadas", de momento. Y digo de momento, porque aún no sé qué va a suceder conmigo en él ámbito laboral cuando dentro de una semana finalice mi contrato. Demasiadas trabas burocráticas, que probablemente impedirán mi continuidad en la empresa sin tener que pasar antes por el INEM. En fin, espero que sea una cuestión absolutamente temporal, tal y como sucedió el año pasado, y que si debo volver a coger "vacaciones forzosas", que sea el menor tiempo posible.
Con un poco se suerte, mi situación laboral podría resolverse en breve, algo de lo que me he enterado hoy mismo...así que quizás, no tenga que darle vueltas al asunto durante una buena temporada.
No obstante, hoy no quiero ni pensar ni preocuparme de ello, aunque no puedo evitar la sensación de que será una semana tremendamente dura. Creo que lo peor será el madrugón, sobre todo, porque por más que lo intento, no consigo meterme en la cama a una hora prudente, y después de un mes acostándome tan tan tan tarde...esta noche no sé cómo me las voy a arreglar.
Hoy el día está perfecto para disfrutar de la playa, para sentarse en cualquier terraza o simplemente dar un paseo. Y
Yo de momento, voy a disfrutar de este día y mañana...ya se verá.
Feliz domingo!!!

martes, 23 de agosto de 2011

Devaneos...

"La conquista de uno mismo, es la más grande de las virtudes" (Platón)
Arranco hojas del calendario sin apenas darme cuenta. La tranquilidad se ha instalado en mi vida, pero no por ello mis días son monótonos.
Me gusta esta rutina en la que sólo tengo que lidiar conmigo misma, con lo que quiero hacer en cada momento, sin pararme a pensar si es la hora adecuada para ello.
Da igual despertar a media mañana, porque alargo tanto los días que tengo tiempo para todo.
Ni los recientes resultados de mi analítica, ni la dieta obligada a la que debo someterme, más por salud que por sobrepeso, afectan a mi estado de ánimo. Todo lo contrario, en unas semanas estaré más estupenda físicamente, y eso siempre es alentador.
Mis hojas en blanco se llenan de momentos que saboreo intensamente, con el ánimo de recordar cada detalle cuando todo vuelva a la normalidad y el reloj sea nuevamente mi compañero de viaje.
Trato de memorizar el olor del que se ha convertido en uno de mis rincones favoritos, donde cada noche tras mi portatil vislumbro destellos de luz procedentes de lámparitas de aceite, que aportan un aire romántico al lugar, salpicado por farolillos de hierro forjado con cristales de colores.
Es un terraza medio cubierta que me permite observar el constante devenir de personas, en su mayoría turistas que han elegido mi tierra para disfrutar de sus merecidas vacaciones. Es la primera vez en mi vida que no he deseado coger un avión con destino a cualquier lugar. Es la primera vez que soy plenamente consciente de que muchos desearían disfrutar de lo que yo tengo a mi alcance durante todo el año, sin ningún coste añadido y además, con descuento de residente.
Me gusta pensar que mientras muchas personas ya deben estar metiéndose en la cama, a mi aún me quedan algunas horas por exprimir, y aunque sé que muy pronto volveré a poner el despertador, ahora sólo quiero disfrutar de esta tranquilidad.
Este año no he "cerrado" por vacaciones...todo lo contrario. Este año "he abierto" mi vida por vacaciones.
Me he abierto para aprender a disfrutar de lo sencillo, de lo cotidiano, de lo que tengo a mano y de quienes tengo alrededor, pero especialmente, a disfrutar intensamente de mi misma.

jueves, 18 de agosto de 2011

Y van 34!!!


Un año más!!! Y ya van 34!!!!

Parece que fue ayer cuando escribí el post sobre mi último cumpleaños, y hoy me siento nuevamente frente a mi portátil para hacerme mi particular regalo en forma de post, y poder así, compartirlo con quienes me siguen.

Confieso que siento un poco de vértigo, pero supongo que a partir de cierta edad, una comienza a ser consciente de lo rápido que pasa el tiempo. Aunque lo importante, como dice la frase "es llenar los años de vida, y no la vida de años".

Ya he dejado muchos retales sobre mi historia, mi vida, mis sueños, mis ilusiones, mis temores, mis proyectos y mis fracasos.

He desnudado mi alma arrancando de cuajo el dolor que me produjo quien se convirtió en mi peor pesadilla, cuyo fantasma se regodeó durante mucho tiempo en mi vida hasta que dejé de tenerle miedo y le planté cara:-"Querido espectro...que te den. No volverás a quitarme el sueño..."-.

He vivido momentos de gran frustración y he derramado muchas lágrimas, pero también he aprendido que los obstáculos te hacen más fuerte, y que cada vez que alguien trata de hacerme más “pequeña”, sólo consigue que me sienta “más grande”. Nada más efectivo que crecerse en las adversidades para no caer en el desánimo.

He descubierto que hay un montón de cosas que me hacen feliz y lo mejor de todo, es que son GRATIS.

Este último año ha sido muy positivo. He tenido lo más importante que se le puede pedir a la vida…salud, amor y trabajo. He madurado, he crecido , he superado muchos obstáculos y he disfrutado de grandes momentos. Sería una ingrata si me quejara, o me dedicara a añorar lo que no tengo. Soy una privilegiada, y ahora lo sé.

Claro que me gustaría cambiar algunos aspectos de mi vida…¿a quién no?, pero estoy en un momento en el que opto por sentirme feliz con lo que tengo, sin pararme a pensar en lo que falta. Al fin y al cabo, ¿no consiste en eso la felicidad?.


¿Mi mejor regalo este año?...no tener la necesidad de desear nada. Me bastaría con seguir disfrutando de lo que tengo y de las personas que me rodean. Sin duda, ése es mi único deseo.


Desde estos retales...GRACIAS a todas y cada una de las personas que hacen mi vida un poco más fácil, especialmente a quien desde hace un tiempo me lleva de la mano, evitando que me pierda en el camino. Mi sentido de la orientación sigue siendo pésimo, pero con él, todas las direcciones conducen al mismo destino...el FUTURO.

Espero seguir disfrutando de ti y contigo mucho tiempo...porque a tu lado, la vida "suena" mucho mejor.





lunes, 8 de agosto de 2011

Cosas que me hacen feliz...

"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías, mientras esperan la gran felicidad"

"La felicidad no es un sentimiento...es una decisión"

En la mayoría de las ocasiones, estos retales han servido para desahogar mis penas, escupir mis angustias y desnudar mi alma.
En esos momentos de dolor, este blog ha supuesto una terapia para sacar la rabia, la impotencia y el dolor que me acorralaban por dentro.
Afortunadamente, mi vida y mi yo interior, han ido cambiando con el paso del tiempo, hasta llegar a un punto en el que me tomo las cosas con mayor serenidad, sabiendo que es cierto aquello de que "hasta el peor de los días, sólo dura 24 horas".
Estoy tomándome mis vacaciones con la mayor tranquilidad posible, sin planificar nada, sin mirar el reloj y sobre todo, sin dejar que ningún problema empañe estos momentos.
No voy a decir que mi vida es de color de rosa, que todo va sobre ruedas y que no hay nada que me preocupe...estaría mintiendo descaradamente.
Pero he aprendido que los problemas tienen el tamaño que queramos darles, y que siempre "podría ser peor", así que sencillamente me limito a no dejar que me afecten más allá de lo necesario.
Esta desconexión del trabajo y de la rutina está sentándome de maravilla, y me sirve para reflexionar sobre pequeñas y cotidianas cosas que me hacen estar bien, que hacen que me sienta feliz. Y es precisamente por esas pequeñas cosas, por las que quiero seguir creyendo que la vida es maravillosa.

Cosas que me hacen feliz:
  • Despertar al lado de la persona que quiero, sabiendo que tengo todo el día por delante para estar a su lado.
  • Sentarme en la terraza de cualquier cafetería con un buen libro.
  • Darme un baño en el mar y dormirme sobre la toalla, mientras el sol calienta mi piel.
  • Acomodarme en la terraza cuando cae la noche y sentir el aire fresco mientras disfruto de la cena.
  • Recibir un mensaje inesperado de mi chico, diciéndome que ya me echa de menos, aunque hayamos pasadotodo el día juntos.
  • Conectarme a Internet y cotillear todas las páginas que me interesan.
  • Irme de tiendas, aunque no tenga intención de comprar nada y encontrar "aquello" que no buscaba y que tanta falta me hacía.
  • Ir al supermercado pensando en un menú concreto para un momento especial.
  • Andar por casa lo más cómoda posible, olvidándome completamente de mi aspecto físico.
  • Subirme al coche sin rumbo fijo, sin temor a que se haga tarde, y sin un destino exacto al que llegar.
  • Pasear al atardecer por cualquier sitio.
  • Comerme un helado de mis sabores preferidos.
  • Acostarme tarde porque no tengo que madrugar.
  • Pensar que mañana será aún mejor que hoy.
  • Salir de cañas, bailar, reír, comer...
Pero lo que más feliz me hace, es sin ningún lugar a dudas, sentirme feliz.

RECUERDA:

"Sé feliz con lo que tienes, mientras persigues lo que deseas"
"No sueñes con la felicidad, haz feliz tu realidad"

"La felicidad no es una meta, es un camino"
"La felicidad es una actitud. Nadie te la puede dar ni quitar. Ya la tienes, pero estás tan ocupado buscándola, que no tienes tiempo de reconocerla"

domingo, 7 de agosto de 2011

Domingo...

Recojo hacia un lado la cortina y abro de par en par la ventana de la terraza.
Quiero sentir el aire fresco en la piel y que la luz se cuele por todos los rincones de su casa, donde disfruto de mis deseadas vacaciones.
Veo el mar al fondo, tan cerca, que tengo la sensación de que si estirara un poco más los brazos, podría llegar a tocarlo.
Hoy está más azul que nunca, en completa calma. Ni siquiera una ligera brisa desordena mi cabello. Paz absoluta, para empezar el domingo.
Mientras observo su cuerpo semi desnudo, completamente dormido en el sofá, me preparo un capuchino.
Hoy me apetece desayunar con su imagen frente a mi, y entre sorbo y sorbo, memorizar las líneas que dan forma a su bronceado cuerpo.
Pienso en todo y en nada mientras le miro.
Le quiero...
Estoy feliz...Sí, me siento feliz por dentro.