sábado, 1 de octubre de 2011

Amor sin retorno (carta de despedida)

No sé cuándo dejaste de necesitar mi cuerpo enlazado al tuyo, ni cuándo en tus sueños me dejaste de soñar.
No recuerdo el momento en el que la pasión hizo la maleta, ni cuándo la ilusión de compartir el futuro, se marchó por la puerta de atrás.
Guardaste las caricias en algún cajón del olvido, y perdiste de camino a casa, los besos que me debiste dar.
Se te olvidaron los "te quiero" en la oficina, las caricias en el bar de la esquina y la ternura en algún callejón.
Perdiste nuestros proyectos de futuro compartido, los planos de mi cuerpo y las ganas de seguir.
Sin saber por qué ni cómo, dejaste de hablar en plural, de verme frente a tus ojos y de hacerme sentir especial.
Tu piel dejó de extrañarme y mis labios ya no calmaban tu sed. Dejamos de ser uno en la cama, para a empezar dormir del revés.
Aprendiste a mirar sin verme, a olvidarme en el sofá, a hablar sin comunicarte y a quererme sin amar.
Te acostumbraste a mi presencia, como a un mueble en el salón, sin contar con mis palabras y sin pedir mi opinión.
Me arrinconaste en tu vida sin valorar lo que soy, me relegaste al olvido sin causa ni explicación.
Entiendo que el amor acaba y que la pasión se termina. Sé que mis ojos ya no son, el espejo en que te miras.
No puedes pretender tenerme ahí de reserva, a ver si tu "corazón de ída", tiene pasaje "de vuelta".
Me voy sin guardarte rencor, sin lamentos y sin lloros, porque para que me quieran así, yo sóla me valgo y me sobro.
Te deseo lo mejor, en ésta y en otra vida. Yo por mi parte aprendí, que cuando se ama de veras no hay segundas partes, que resulten verdaderas.
Así que no voy a esperar, a que vuelvas a buscarme, que el corazón se da una vez, y no supiste valorarme.
Con esta carta se despide quien te quiso sin dudar, quien te amó por encima de todo y a quien no supiste amar

13 comentarios:

  1. Que duro Magdalena,
    Besos con medicina y no mires atrás niña, que la vida es muy bonita,aunque a veces no nos enseñe su cara mala y además está llena de trenes en los que subirse.
    cuídate preciosa

    ResponderEliminar
  2. Desde la calma y con el corazón reconstruído, una mujer se despide de quien no supo verla.

    Me han llegado tus palabras como ni puedes imaginar siquiera.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Mucho ánimo, toda la fuerza del mundo te envío con un abrazo estrujeitor.

    Cuanto me llega todo lo que dices. Tengo una herida en mi corazón del tamaño de una sandia y ahí sigue, sangrando hacia dentro (para fuera ya me da hasta vergüenza).
    Espero algún día tener la valentía de hacer una carta de despedida a quien ya no está.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  4. Es triste, y es duro, pero probablemente sea necesario, obligado para una felicidad mayor que está por venir. Aunque quizá ahora no sea el momento de pensar en esto, y estas palabras suenen estúpidas por mi parte. Otro día, un mañana, todo tendrá sentido y todo cobrará valor. Un abrazo de recien llegado a tu blog.

    ResponderEliminar
  5. Srta. Alicia Alinalunes, 03 octubre, 2011

    wa llegué por casualidad, te leeo de cerca espero que lo seepas.
    Una invitación a mi blog:
    http://globosagua.blogspot.com
    http://tresmariposasymedia.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Meme...muchas gracias por esos besos sanadores. No te preocupes, que ya perdí el vértigo de saltar de un vagón a otro.jajaja. Un beso muy fuerte
    Pilar, con todo lo que aprendo de ti a través de tu blog, no veas cómo me pongo de orgullosa sabiendo que te han gustado mis letras. Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  7. River...llega un momento en el que deja de doler. Créeme. El tiempo todo lo cura. Poco a poco, despacito, y llegará un día en el que pensarás...joder, si ya no siento nada!!!Muchos besos

    ResponderEliminar
  8. Gracias Jeny por la visita y me alegro de que te haya gustado. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Sabbag...un abrazo muy fuerte de bienvenida. Es un placer enorme, siéntete como en casa. Espero que disfrutes deshilvanando palabras. Tengo café recién hecho a todas horas, y "magdalenas" del día, así que sólo tienes que pedir por esa boquita.jajajjaa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Srta. Alicia Alina, gracias por la visita y por leerme. Espero verte más veces por aquí. Ya sabes, tú como en casa.
    Gracias por la invitación a tus blogs. Ni lo dudes, pasaré en un ratito a visitarte. Un beso

    ResponderEliminar
  11. Que reflejada me he sentido en esta entrada, hasta los pelos de punta se me han puesto.

    Si supieramos en que momento, en que día, en que minuto empieza el final, a lo mejor podriamos evitarlo. Lo triste es que cuando nos damos cuenta ya es tarde.

    Precioso post.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. No le des más vueltas, di un adiós para siempre y sigue, hay tanto por vivir...

    Besos

    ResponderEliminar