miércoles, 2 de febrero de 2011

Adios pasado...adios

Quiero darle una patada al pasado y cerrarle la puerta en las narices.
Despedirme de él para siempre y arrancar una página ya poco legible.
Quiero convertir en cenizas el más recóndito recuerdo, tirar sus fotos al mar y quemar mis pensamientos.
No quiero vivir del pasado, ni alimentar mi dolor, no quiero pensar que perdí sino que no hay ganador, porque no hay vencedor ni vencido cuando se habla de amor.
Hoy no quiero decir "hasta pronto", ni siquiera un "hasta otra", hoy toca cerrar la maleta y decir para siempre adios, porque amor que no se alimenta, no crece en el corazón.
Como dice mi amiga Ely, "La vida tiene su tiempo, y el tiempo tiene su vida", y que "nuestro tiempo", hace tiempo que murió.
No quiero seguir viviendo rodeada de fantasmas, quiero romper para siempre la muralla de mi encierro, que sin tener paredes ni techo, no me deja respirar.
No quiero alimentar un sueño que hace años se truncó, ni quiero vivir añorando, un amor que terminó.
Sepulto su nombre al olvido, entierro su nombre en un foso, y con una corona de flores sobre la lápida de mis recuerdos, hoy le digo ADIOS.

4 comentarios:

  1. Enhorabuena y bienvenida al resto de tu vida, que va a ser una aventura maravillosa.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito poema en prosa, Magdalena! Se nota un texto triste y a la vez positivo y con ganas de mirar hacia delante.
    Espero que todo te esté yendo bien en la vida...
    Besos y buen fin de semaan, me alegro de leerte!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola amiga! me parece muy bien, hay que vaciar los armarios de todo lo viejo para que quepa lo nuevo.
    De todas formas no te preocupes si en algún momento el fantasma intenta volver a colgar su sábana en el armario, es normal, son muy persistentes, debes airear una y otra vez para demostrarle que ya no hay sitio para él. ¿La mejor forma? decir en voz alta que eres muy valiosa para regalarle un pensamiento... Sin apenas darte cuenta se irá solito, lo importante es que no dejes volar la imaginación, y si en algún momento el pensamiento te traiciona recuerda las cosas amargas y los miles de defectos de ese fantasma.
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  4. Te leo
    y me alegra tu regreso...

    ResponderEliminar