martes, 17 de agosto de 2010

Tener y retener...

“Si amas algo, déjalo ir. Si vuelve a ti, es tuyo, si no, nunca lo fue” (desconozco al autor/a)
 
Ésta es una de esas frases a las que me he agarrado muchas veces en mi vida. No sé si para mitigar el dolor ante la pérdida de personas o cosas que me han importado, o sencillamente para no sentirme culpable de tales pérdidas. Siempre es más fácil echarle la culpa al “destino”, que cargarla a las espaldas.
Hoy quiero compartir en estos retales, una pequeña reflexión que leí hace tiempo y con la que hoy, por casualidad, me he vuelto a dar de bruces en la red.
Es curioso cómo a veces, en el lugar más inesperado y en el momento más inoportuno, suena de pronto esa canción que habíamos olvidado y con la que tanto nos identificamos. Como si alguien la hubiera escrito pensando en nosotros, en nuestra historia, en nuestra vida.
O cómo de repente un día, en un cajón que abrimos y cerramos a diario, nos encontramos con un viejo papel arrugado en el que no habíamos reparado antes, en el que aparece el número de teléfono de esa persona en la que tanto hemos pensado últimamente y a la que le habíamos perdido la pista.
Pues algo parecido me ha sucedido a mi con este texto que dejo a continuación. No sé quién es el autor/a, pero tengo la sensación de que es como si hubiera “reaparecido” en el momento adecuado de mi vida.
Espero que lo disfrutes:
“Si quieres tener el mar, contémplalo, abre tus manos en sus aguas y todo el mar estará en ellas; porque si cierras tus manos para retenerlo, se quedarán vacías.
Si quieres tener un amigo peregrino, déjalo marchar y lo tendrás; porque si lo retienes para poseerlo, lo estarás perdiendo y en lugar de un amigo, tendrás un prisionero.
Si quieres tener el viento, extiende tus brazos, abre tus manos y todo el viento será tuyo; porque si quieres retenerlo, te quedarás sin nada.
Si quieres tener un hijo, déjalo crecer, déjalo partir, que se aleje, y volverá a tu lado a su regreso; porque si lo retienes poseído, lo pierdes para siempre.
Si quieres tener el sol y gozar de su luz maravillosa, abre los ojos y contempla; porque si los cierras para retener la luz que ya alcanzaste, te quedarás a oscuras.
Si quieres vivir el gozo de tener, libérate de la manía de poseer y retener.
Goza de la mariposa que revolotea, del río que corre huidizo, de la flor que se abre.
Goza teniéndolo todo sin poseerlo…Sin retenerlo.
Sólo así gozarás de la vida. Sabiendo que la tienes sin poseerla, dejándola correr sin retenerla."
Para terminar, yo añadiría…
Si quieres volar alto, despliega tus alas sin miedo a caer…
Si quieres que la vida te sonría, empieza poniendo una sonrisa en tu vida…
Si quieres hacer realidad tus sueños, empieza por despertar…
Si quieres mantener la esperanza, está prohibido desesperarse..
Si quieres sentirte vivo, empieza por VIVIR… sin pensar en ningún momento, que la vida se acaba.

8 comentarios:

  1. Magdaa!! me ha encantado! que bonito (y que razon lleva)

    ResponderEliminar
  2. Cierto, incluso los que somos pesimistas a veces tenemos que dejar los miedos de lado y atrevernos a vivir sin miedo. O intentarlo al menos. Vivir siempre protegiéndose es más cobarde, lo valiente es asumir riesgos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Nazareth...espero verte de nuevo por aquí y que dejes tu huella en forma de retal.
    Un beso fuerte

    Hola Sonix. Desde luego, si no lo intentamos, no lo podremos conseguir. Asumir riesgos, sí, en eso consiste la vida.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  4. Magdalena, sin desmercer el texto incial, me quedo con el tuyo. A la reuncia hay que unirle la voluntad.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Pilar. Ese comentario viniendo de alguien que maneja las letras tan bien como tú, me lo tomaré con un halago.
    Muchísimas gracias y millones de besos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Magdalena! el escrito de la primera parte me llegó una vez en un correo, no conozco el autor pero si estoy de acuerdo con la idea: "compartir no poseer"...
    A tus cuatro frases, añado otra: cuando me miro al espejo ya no busco a la que fuí, sonrío a la que soy, me alegro del camino andado, y asumo mis contradicciones.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  7. Mi niña!!! no hace falta agregar nada, el escrito lo dice todo.... Y es tan cierto y a la vez tan... no sé cómo explicarlo.... Me refiero a que a veces intentamos retener algo que no podemos, y al hacerlo lo perdemos más, no crees? Bueno, es algo que estoy aprendiendo con los años, pero es difícil, eh??? aunque cierto como la vida misma, y a veces caemos en errores estúpidos, lo bueno es que la vida y la experiencia nos hace ver un poco lo que esto transmite. Un besoooo grandeeeee...

    ResponderEliminar
  8. Comparto casi todo contenido, aunque en esta frase siempre he notado un punto de abandono, de conformidad, que no me gusta. Hay cosas por las que hay que luchar, por las que hay que pelear, no todo se puede dejar al azar o al destino.

    No sé si me explico je je

    Besos

    ResponderEliminar