viernes, 2 de julio de 2010

Del negro al gris

Los últimos acontecimientos de mi vida, me han dejado un poco al margen de mis retales, aunque en ningún momento he dejado de leer los blogs que sigo habitualmente y otros muchos que voy descubriendo día a día.
En primer lugar, quiero dar las gracias a todas las personas que me han enviado mensajes y comentarios de ánimo. Parece una tontería, pero en momentos difíciles, se agradece mucho el saber que hay quien, aún sin conocerte de forma personal, se preocupa por ti y llega incluso a extrañarte.
Dicen que "el roce hace el cariño", y es completamente cierto, porque nadie ha dicho que ese roce tenga que ser físico. Basta con el roce emocional, con el roce de las palabras, que al fin y al cabo, es lo que nos une a todos los que hemos optado por tener un blog y plasmar en él, nuestras inquietudes o experiencias.
Estos días he echado la vista atrás, y he sido consciente de la cantidad de cosas que han sucedido en mi vida, especialmente en los últimos meses, una vez cerrada la etapa de mi divorcio. (Cerrada, no equivale a olvidada o superada completamente).
Cuando creí que había comenzado una nueva etapa con algunos dolores de cabeza menos, me empecé a encontrar con otra serie de imprevistos que se han sucedido uno tras otro, llegando a la conclusión de que, salvo el hecho de haber conocido a alguna persona más especial que otra, puedo afirmar que ha sido el peor año y medio de mi vida.
A veces hasta me sorprendo dándome cuenta de lo fuerte que he sido y lo mucho que he progresado. Me siendo orgullosa de mi misma, porque ya no me asusto con tanta facilidad pero reconozco que no he dejado de tener miedo, especialmente a mi futuro. Sé que el miedo forma parte de la naturaleza humana, pero cuando parece que nada te sale bien, te da miedo incluso aquello bueno que te pueda suceder, pensando que "hay gato encerrado", que con la suerte que tienes, es imposible que algo salga según lo previsto, o incluso, mejor de lo esperado.
Distanciamientos, reencuentros, decisiones difíciles, pérdidas, decepciones, cambios físicos, operaciones, convalecencias. Todo ello, sumado a mi situación laboral como desempleada, con lo cual, ni siquiera el trabajo ha podido ser una tabla de salvación o al menos de desconexión, como en otras ocasiones. Así que ahora sólo espero que el verano (que además es mi estación preferida del año), se presente sin desmasiados altibajos, porque experiencias en la montaña rusa de la vida, tengo suficientes para una buena temporada.
Me queda la esperanza de que "lo mejor está por llegar", o de que al menos, cuando menos lo espere, las cosas habrán vuelto a la normalidad y los problemas parecerán más pequeños. Las ausencias serán más llevaderas, los cambios serán para mejor, el despertador volverá a sonar a las 7:00 de la mañana y la alegría volverá a tocar a mi puerta, si no para instalarse, al menos para hacerme compañía durante una temporada. Que ya va siendo hora de que algo empiece a salir bien, digo yo!!!
Estos días he leido una frase que se atribuye a Buda, y que me ha hecho pensar. "El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional". No sé que hay de cierto en ella, porque lo más normal es que el dolor produzca sufrimiento, pero también es verdad que a veces es necesario hacer del dolor un sayo, y no permitir que sea una fuente constante de sufrimiento.
Me gustaría estar escribiendo ahora mismo sobre cosas divertidas y agradables, sobre ilusiones nuevas, esperanzas renovadas...pero este rincón siempre ha sido un fiel reflejo de mi misma, de lo que siento en cada momento, de lo que pasa por mi cabeza, de los retales que conforman mi vida, así que siento que mis últimas entradas sean así. Lo bueno y más positivo de todo, es que del negro, ya he pasado al gris, y que aún me queda energía para creer que antes o después, llegarán nuevos colores a mi vida, y espero que tú sigas estando ahí, para compartirlos conmigo.

19 comentarios:

  1. Mi querida Magdalena: hay épocas que tal parece que vienen todas juntas pero siempre son las malas... Mi abuela siempre decía que vemos todo oscuro y las atraemos con el pensamiento, posiblemente sea así, pero es tan dificil reir cuando te dan palos...
    De todas formas hay que intentar poner a la suerte de cara ¿ qué tengo un bajón?, pues nada de música llorona, bien movidita e intentar mover el esqueleto.
    Sobre todo no te encierres, sal a caminar, ya verás como alejarás los fantasmas y mantendrás el body divino...
    Además, seguro que te quitaste un peso de encima, no lo sigas cargando, no merece la pena.

    Un abrazo y como tengo algo de hadamadrina ahora mismo voy a enviarte muuuuucha energía positiva.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Ánimo con todo, que detrás de una mala racha siempre viene una buena.
    Nos quedamos con lo bueno que podamos sacar de la mala/s experiencia/s y para atras ni para coger impulso.

    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  3. Me alegro un montón de leer estas líneas, Magdalena, de verdad... y leyéndote me doy cuenta de lo fuerte que eres, mucho más que yo. Espero que del gris pases a otros colores muy pronto... pero como siempre, con esa sensibilidad y esa fuerza que te caracteriza.
    Un beso y buen fin de semana!!

    ResponderEliminar
  4. Magadalena, cuando se comienza a practicar un deporte, todo el cuerpo se queja, las articulaciones te duelen y descubres partes de tí que no sabías que existían y quieres dejarlo, no le ves sentido, pero un día, si has conseguido perseverar, lo malo se va convirtiendo en bueno, un cuerpo que no recordabas tener te saluda desde el espejo y alcanzas metas antes imposibles.

    Sé que el dolor anímico es peor que el físico, pero tambien pasa, cura y curte. Poco a poco estarás mejor y serás capaz de alcanzar objetivos que ahora ni puedes soñar.

    Eres más fuerte y no te has arrancado el corazon del pecho, me encanta ver como cambias el color de tu esperanza, el verde está cada día más cerca.

    ResponderEliminar
  5. Alondra, muchísimas gracias por tu comentario y sobre todo por esa energía positiva. Me la guardo con mucho cariño. Tus palabras siempre llegan a donde tienen que llegar.
    Muchos besos "hadamadrina".

    ResponderEliminar
  6. Gracias Cactus. El problema viene cuando lo bueno no aparece por ningún lado, o al menos, no lo vemos.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Pilar...palabras muy sabias y certeras, pero jolines, que yo llevo practicando ya un año y medio el deporte de "aterrizar de narices" y me sigo "descoñetando" en cada caída.jajajaj.
    Muchísimas gracias y muchos besos

    ResponderEliminar
  8. Sonix...gracias por tus visitas y por tu preocupación. Seguramente sí que serías capaz de soportar todo esto y mucho más. Te sorprenderías de tu capacidad. Estoy segura. Aún así, sólo puedo desearte que jamás tengas que comprobarlo.
    Un beso enorme.
    Pd. (Yo veo una especie de sapo o rana entre las tortugas).jajaja.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  9. Hola preciosa, yo sigo aquí, aunque mi blog por ahora lo he plegado un tiempo, yo no consiguo pasar a otro color aunque no digo que el mio sea negro pero....soy asi de impulsiva y decido que si no puedo dejar de escribir cosas tristes por ahora lo guardo un tiempo.
    Me alegro de que tu estes mejor.
    BESOS

    ResponderEliminar
  10. Eeeeeyyy Magda....ya sabes que estoy de vacas...jeje...pero entre una cosa y otra te leo...me ha gustado la frase "lo mejor está por llegar"...pues si...la esperanza siempre debe conservarse intacta...besoooteeess guapaaaa....te he dicho que te quiero...pues eso...te quiero...y te quiero ver bien.

    ResponderEliminar
  11. Hola Meme.
    Lo de la gama de colores es bastante relativo. Es una buena decisión reservar el blog para un momento mejor, pero mi blog y yo somos uno. Así que de momento, esto es lo que hay.jajaja.
    Besos y espero que tu paleta de colores se vaya ampliando hasta alcanzar los tonos más bonitos.

    ResponderEliminar
  12. Hola Marita.
    Muchas gracias por tu comentario. Tú también te estás convirtiendo en alguien especial en mi vida, las circunstancias seguro que nos irán acercando cada día más. Un beso enorme y a DISFRUTAR A LO GRANDE.
    Miles de besos preciosa.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, algo es algo, el gris tiene algo de gris, aunque todavía queda un poco para el ansiado verde.

    Besotes y ánimo

    ResponderEliminar
  14. Y que conste que la parte verde de mi texto...está dedicada a ti Canoso.jajaja.
    Un besote enorme amigo

    ResponderEliminar
  15. Gracias guapa, poco a poco la esperanza inundará tu vida, ya verás.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Dios te escuche!!!!
    Necesito volver a sentir que todo marcha bien, que vale la pena cada nuevo día y que de alguna manera, hay algo bueno esperándome.
    Más besos para ti.

    ResponderEliminar
  17. Yo contigo estoy bien tranquilo, sé qué eres una chica fuerte. No hay más que leerte para darse uno cuenta. Sigue con esa fortaleza.
    Un abz.

    ResponderEliminar
  18. Gracias Thot.
    Espero no darte ningún disgusto inesperado.jajaja. Gracias por tus buenos deseos. Un beso fuerte

    ResponderEliminar
  19. "El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional".

    Esa frase me mató xd

    ResponderEliminar