martes, 22 de junio de 2010

Y sucedió....el Reencuentro

(...) A veces sucede que los deseos se hacen realidad. Quizás no en el momento que más lo necesitamos, pero de repente un día, ocurre. Y en ese momento, se te pasan un montón de cosas por la cabeza. Si ha sido tal y como esperabas, si dijiste todo lo que se había quedado en el aire, si la situación fue tal y como la imaginaste tantas veces. Y si... Y si... Muchos puntos suspensivos en el aire.
Este fin de semana he vivido uno de los momentos que más había deseado en los últimos 5 años de mi vida. No puedo decir si fue exactamente como lo había imaginado, porque simplemente deseaba que sucediera, sin pararme a pensar en qué forma.
Guardaré para mi los detalles del momento en sí, pero me apetece dejar constancia y compartir con todos lo que me siguen, que aunque viví un momento duro y de mucha tensión, no hay dinero en el mundo, para pagar lo que sentí. Fueron horas en las que un montón de sentimientos se apoderaron de todo mi ser.
Alegría, tristeza, emoción contenida, rabia, dolor...pero sobre todos ellos una sensación inmensa de felicidad por la nueva oportunidad que se me estaba presentando y mucha tristeza, por no poder recuperar el tiempo perdido, por no haber formado parte de tantos momentos pasados, por saber que el tiempo no se puede rescatar.
Hablo de un reencuentro, de un bis a bis que, espero, deseo y sueño, sea el comienzo de una relación que daba por perdida, pero de la que jamás me he podido olvidar. Porque, por mucho que uno lo intente, por mucho que uno trate de aprender a vivir sin determinadas personas, es imposible renunciar y conformarse a vivir sin el cariño de alguien tan importante como un hermano.
Desde aquí, aunque sé que no me lee, Gracias por regalarme una alegría indescriptible. Le pido a Dios que tu sueño pueda seguir haciéndose realidad y que definitivamente lo consigas. Nada me haría más feliz.
Ahora sólo espero, que esa alegría se pueda multiplicar por dos, ese es mi sueño más inmediato, Poder reunirnos los tres y olvidarnos del pasado, de los momentos perdidos, de las cosas que quizás se podían haber hecho de otra manera, y centrar todas nuestras energías en los momentos que quedan por venir y que ojalá, compartamos juntos.
Como quizás sí que leas esto, quiero añadir que necesito con todas mis fuerzas, recuperarles a los dos. Te pido perdón si en algún momento te he hecho daño, te aseguro que jamás haría nada que te hiriera de forma consciente y premeditada, porque tú has sido mi salvavidas en los momentos en los que sentí que me llevaba la corriente. Y me cuesta horrores "acostumbrarme" a sentirte tan lejos aunque la distancia que nos separa sea de tan pocos kilómetros.
Espero que muy muy pronto, este sueño se haga realidad, porque estoy totalmente convencida de que nada ni nadie, puede sustituir la felicidad de sentirles cerca emocionalmente.
A los dos, desde aquí, (como la foto que ilustra este poste), les mando una burbuja repleta de todo el amor que les tengo.
 

14 comentarios:

  1. No sé si lo he entendido bien, y no sé si esta vez noshablas de algo actual aunque da la impresión de que sí. Sólo espero que se cumpla tu deseo y los tres podáis encontraros de nuevo... no es bueno estar echando de menos a alguien que está ahí, las buenas relaciones hay que mantenerlas, sólo espero que la otra parte también haga los deberes y podáis ser felices y un poco más completos como personas. A veces es mejor dejar atrás el dolor...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Querida Meg, espero que se te cumplan los deseos de tener a los dos. Es increíble como nos distanciamos con las personas que queremos. Lo peor, cuando pasa el tiempo el motivo se desdibuja pero se han levantado barreras que es mejor saltar.
    Yo deseo que sigas feliz, hoy y todos lo días por venir.
    Un abrazo, un beso.

    ResponderEliminar
  3. Sonix, hablo de algo muy muy reciente.Una historia dura y difícil, pero que tengo esperanza de que se soluciones.
    Gracias por tu visita, y como siempre, por dejarme tu retal. Se agradece mucho.
    Miles de besos.

    ResponderEliminar
  4. Vaya por Dios paisana!!!estás irreconocible en esa foto, pero guapísima.
    Muchas gracias por tu comentario, ojalá se cumplan esos deseos, al fin y al cabo, no pido tanto...sólo estar cerca de los míos. Sobre todo, cuando como bien dices, uno al final no entiende ciertos motivos para que se produzcan esos distanciamientos. Incomprensibles, muchas veces. Lo que me importa ahora, es que todo llegue a buen puerto.
    Miles de besos.

    ResponderEliminar
  5. Seguro que sí, Magdalena, las alma destinadas a estar juntas siempre caminan de la mano, aunque a veces el camino se divida en dos y se haga más lento el caminar por falta de compañía.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Magdalena! Soy madre de tres hijos y lo que más me duele es verlos en algún momento distanciados por no dar el brazo a torcer.
    La familia no se elige la une la sangre y las vivencias en común, como personas el carácter será diferente por ese motivo no teneis que ser amigos íntimos pero aprender a respetaros y poder tener encuentros cordiales.
    Intenta pasar un tupido velo sobre esa situación que rompió la comunicación, no busqueis culpables, para discutir se necesitan dos o más... y siempre se puede volver a empezar.
    Un abrazo muy grande
    Espero que en el próximo encuentro las lágrimas sean de felicidad.

    ResponderEliminar
  7. Magda...me he emocionado porque sé cuanto esperabas este momento y me alegro muchísimo por ti y espero como tú el día en el que todo se solucione y puedas tener a tu lado a todos los tuyos....un beso enorme Magda y te lo repito porque me he puesto muy contenta por ti...me alegro muchísimo y ya verás que pronto tendrás otra alegría tan linda como ésta...no hay que perder la esperanza.

    ResponderEliminar
  8. Sonia, bienvenida a mis retales. Gracias por tu comentario y por los ánimos.
    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
  9. Sí Marita, era un momento muy muy esperado desde hacía años. Espero que haya sido el comienzo de una relación que jamás debió dejar de existir, lo que pasa es que fue una decisión propia por su parte, y aunque lo intenté en varias ocasiones, no hubo resultado. A ver si ahora, las cosas cambian para siempre.
    Muchos besos y gracias por compartir esta alegría.

    ResponderEliminar
  10. Ay, Alondra. Sé lo que puedes sentir, porque lo he visto reflejado muchas veces en el rostro de mi madre. Ha sido una situación tan dolorosa para todos!!!!Ojalá el tiempo lo ponga todo en su sitio y algún día, podamos sentarnos todos juntos alrededor de una mesa y disfrutar del momento. Sé que ese día, todo cambiará para siemmpre.
    Un beso fuerte y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  11. Hola guapa, cómo me alegra leerte tan contenta e ilusionada. Tengo una amiga que dice que cada paso que damos aunque sea un error nos hacer ser como somos, quizás era preciso distanciarse para poder apreciar mejor lo que os une.

    Daros tiempo, los ritmos son distintos para cada uno de nosotros.

    Bsos.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias Pilar. Últimamente siento que llevo tantas procesiones por dentro, que al menos, esto es una nueva esperanza.
    Es verdad, cada persona tiene su propio ritmo para asimilar las cosas, recuperarse y avanzar.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  13. Me he perdido un poco, aunque debo confesar que hoy estoy especialmente espeso, y tampoco te voy a pedir que des más detalles o lo aclares, pues si así lo has plasmado, es porque así lo quieres decir...

    Enc ualquier caso si es lo que quieres y lo que deseas, felicidades por encontrar ese momento.

    besotes

    ResponderEliminar
  14. Nunca es tarde para un reencuentro. Es cierto que el tiempo perdido es irrecuperable pero el futuro es totalmente vuestro.
    Un abz.

    ResponderEliminar