miércoles, 16 de junio de 2010

Los problemas...

Hoy toca rescatar una vieja historia que viene muy bien para recordarnos no sólo que el tamaño de nuestros problemas depende de cada uno de nosotros, sino lo que es más importante, que muchas veces, somos quienes creamos los problemas o le damos demasiada importancia a "asuntos" que no deberían preocuparnos.
El caso, es que la mayoría de las veces en lugar de analizar las posibles soluciones a nuestros problemas, nos empecinamos en resaltar los inconvenientes, las dificultades. Hasta que un problema mayor, desvía nuestra atención de lo que hasta entonces era un gran problema, pasando éste último a convertirse en un pequeño problemilla, porque..."Si exagerásemos nuestras alegrías tanto como nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia"

El Viajero Sediento

Lentamente, el sol se había ido ocultando y la noche había caído por completo. Por la inmensa planicie de la India se deslizaba un tren como una descomunal serpiente quejumbrosa.
Varios hombres compartían un vagón y, como quedaban muchas horas para llegar al destino, decidieron apagar la luz y ponerse a dormir. El tren proseguía su marcha. Transcurrieron los minutos y los viajeros empezaron a conciliar el sueño. Llevaban ya un buen número de horas de viaje y estaban muy cansados. De repente, empezó a escucharse una voz que decía:
-¡Ay, qué sed tengo! ¡Ay, qué sed tengo!-
Así una y otra vez, insistente y monótonamente.
Era uno de los viajeros que no cesaba de quejarse de su sed, impidiendo dormir al resto de sus compañeros. Ya resultaba tan molesta y repetitiva su queja, que uno de los viajeros se levantó, salió del vagón, fue al lavabo y le trajo un vaso de agua.
El hombre sediento bebió con avidez el agua. Todos se echaron de nuevo. Otra vez se apagó la luz. Los viajeros, reconfortados, se dispusieron a dormir. Transcurrieron unos minutos. Y, de repente, la misma voz de antes comenzó a decir:
-¡Ay, qué sed tenía, pero qué sed tenía!- 

MORALEJA: La mente siempre tiene problemas. Cuando no tiene problemas reales, fabrica problemas imaginarios y ficticios, teniendo incluso que buscar soluciones imaginarias y ficticias.

21 comentarios:

  1. Bravo, Meg. Hoy has ejecutado una sinfonía perfecta.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la reflexión, pero sobre todo por la sonrisa. Es cierto que a veces nos creamos más problemas de los que tenemos, o nos empeñamos en fijarnos una y otra vez en lo que no funciona en vez de solventar lo importante y seguir adelante.

    ResponderEliminar
  3. InfiniteRebel...muchas gracias por tu visita. Espero que tu retiro personal, haya dado frutos, ya veo que de vez en cuando asomas la cabecita, y me encanta recibirte. Ya sabes, que puedes pasar sin llamar, eres bienvenida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Pilar, hay que ver con qué pocas líneas uno puede cambiar el chip, y pararse a reflexionar. Problemas tenemos todos, eso seguro, pero a veces los magnificamos demasiado. Además, se trata de buscar soluciones, y si no las hay...pues a otra cosa, mariposa.
    Un beso enorme y gracias por acompañarme en estos retales.

    ResponderEliminar
  5. Magdalena, todo depende del tamaño del problema y del cristal con que se mire. Lo que si estoy segura... es de que hay que afrontarlos conforme vengan y tratar las posibles soluciones cuanto antes.

    ResponderEliminar
  6. Completamente de acuerdo Minerva.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  7. Me gustó muchísimo la historia, conozco gente quejica y al igual que al protagonista del cuento siempre hay alguien que se levante para no escucharlo.
    Al final, se aprovechan de los demás, simplemente es otra visión de la metáfora (¿?)...
    Besitos preciosa, estos días no dispongo de mucho tiempo en la ventana, por lo tanto sólo leo.

    ResponderEliminar
  8. Alondra, hay gente que piensa que sus problemas son los peores, los más insoportables, los más duros...sin pararse a pensar que quizás sus problemas no son nada en comparación con los de otra gente.
    Un placer que te hayas posado en estos retales y que me hayas regalado unos trinos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Pues yo me voy a quedar con otra moraleja, y es que la cuestión no es dar agua al sediento, sino enseñarle que el baño está cerca. Dicho esto, tengo que apuntillar a la señora Minerva: “el tamaño siempre importa :D”, y a vos señorita Magdalena, mejor viaja en renfe, que en los trenes de la India el revisor habla en un idioma raro y pides camarote y acabas durmiendo apoyado en el sagrado culo de un sagrado elefante. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por la visita. Sólo decirte que ni en renfe ni en tren indio, aquí como mucho en tranvía, y en el sur de la isla, ni siquiera eso.jajaja.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  11. Hola entre a conocerte
    me parece muy interesante
    todo lo que publicas te sigo.
    Saludos y feliz fin de semana...

    ResponderEliminar
  12. Buena historia Magdalena, hay días que nos levantamos negativos y vemos problemas donde no los hay, tal vez sea buena historia para recordar esos días en los que creemos que el mundo está en nuestra contra.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Lectores Inquietos...es un inmenso placer recibir tu visita, y que hayas decidido quedarte. Estás en tu casa, pasa siempre que quieras, la puerta está abierta.
    Un beso y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  14. Hola Canoso...es cierto que hay días en los que tenemos esa sensación, que el mundo está contra nosotros. A veces, los problemas no son tan grandes como parecen, sólo es cuestión de analizarlos un poco en diferentes momentos, pq. y tratar de buscar las soluciones, que lo mismo, están a nuestro alcance.
    Un beso enorme y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  15. La verdad es el ser humano se complica mucho la existencia, cuando conseguimos algo, al segundo ya queremos más, un saludo, muy original tu historia.

    ResponderEliminar
  16. Estoy de acuerdo...y lo positivo de todo eso, es que el hecho de aspirar siempre a más, en lugar de quejarnos tanto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. En mi caso, sabrás bien que esta lección la tengo bien aprendida... Me levanté muchos días con la sensación de ser feliz por poder por ejemplo ducharme, desayunar.... Por poder simplemente hacer esas cosas tan simples que esos días se me hicieron tan valiosas y hasta me hicieron llorar. Supongo que me entiendes....
    Besitos, guapa.

    ResponderEliminar
  18. De esto me di cuenta ya hace tiempo, cuando el destino me hizo ver la importancia que tenía el simple hecho de hacer cosas tan simples como por ejemplo ducharme,,, y lloraba al hacerlo, porque jamás lo había valorado.... Supongo que me entiendes, amiga..... Besitos.

    ResponderEliminar
  19. Magdaaa. No me dejan publicar, no entiendo...

    ResponderEliminar
  20. Sí que te deja publicar...sólo que yo tengo que publicar los comentarios, y no me había conectado.
    Muchísimas gracias por pasar por aquí, y por tu perseverancia.ajajaja. Es un placer recibirte.
    Lo importante es aprender la lección y no olvidarla.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  21. Qué es un problema? Algo que hay que encontrarle solución...sino puede ser hoy...será mañana...hay que tomárselo con calma...quizás mañana ya no sea un problema...besos guapa

    ResponderEliminar