domingo, 13 de junio de 2010

Hoy es domingo...

Ha sido un domingo gris, fuera y dentro de casa. Uno de esos domingos apagados en los que sientes que a tu vida le falta algo más de emoción, de chispa, de sensaciones nuevas.
Sé que la tonalidad del día, depende mucho de la tonalidad interior de la persona, y probablemente soy yo la que ve las cosas más oscuras de lo que realmente son.
Lo mismo, tantas horas de descanso y relax, me están estresando, aunque parezca contradictorio. Ya no deseo con ansías que llegue el fin de semana, ahora, todos los días parecen iguales.
La mayoría de la gente se queja de no disponer del suficiente tiempo libre para sencillamente "no hacer nada", yo misma lo he deseado en más de una ocasión. No sé si porque es domingo, y los domingos no son mi mejor día de la semana, pero hoy me siento una extraña en mi propia vida. El silencio de la casa, sólo se interrumpe con algún que otro ladrido de Maggie, deseosa de que le diga "vamos de paseo".
No sé si echo de menos algo, pero sí siento que algo me falta.
Hoy me encuentro un poco más vacía que de costumbre, es como si el mundo se hubiera olvidado de que existo, o quizás soy yo la que me he olvidado del mundo.
He repasado la lista de blogs que sigo a diario, pocas cosas nuevas se han publicado hoy, y me digo que seguramente sus autores, tengan cosas mejores que hacer un domingo.
En mi messenger apenas hay dos figuritas en color verde, el resto no está conectado o permanene ausente, no en vano, seguramente mis contactos tengan mejores cosas que hacer un domingo.
Pero yo estoy en casa, escuchando el silencio, divagando entre recuerdos...
Un barra de incienso se va quemando sobre la mesa, impregnando el aire de olor a pino y a madera y me digo que "sólo es un día más", pero no puedo evitar pensar que también es "un día menos"...¿Para qué? No lo sé.
Hoy es domingo, y mientras las parejas pasean por el parque cogidas de la mano, las familias se reúnen, los cines se llenan de gente, unos van y otros vienen...yo me siento olvidada en un rincón, como ese libro que nunca terminamos de leer, como esa película que siempre quisiemos ver, como esa canción que hace tanto tiempo que no escuchamos.
Hoy es domingo y...te echo de menos, aunque estés tan cerca.

8 comentarios:

  1. Jo, qué entrada tan triste, es tan jodido pensar en que hay gente tan sola que no se lo merece... yo también estuve sola aunque ya no, y a veces incluso se puede estar solo con compañía, ya sabes.
    Un beso y ánimo! Sé que muchas veces los textos no son actuales aunque siempre tengan algo autobiográfico, espero que en esta ocasión no sea nada actual.

    ResponderEliminar
  2. Hola Sonix...es que a veces la soledad es tan compleja!!!Incluso rodeada de miles de personas, uno puede sentirse completamente sola, y es precisamente esa soledad, la más triste.
    Supongo que es uno de esos domingos tontos...de pensar, reflexionar, extrañar,desear, anhelar, recordar...
    Muchas gracias por el beso, te lo devuelvo con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  3. Te entiendo.
    Cuando el día está triste parece que nos contagiamos. En esos momentos trato de no pensar, coger un libro y concentrarme en él, darme un buen baño, preparar una suculenta comida. Dar un paseo aunque llueva pero mantenerme activo, sino me contagio de lo plomizo del día. No hay que pensar demasiado sino actuar. Sal e igual pasa algo mágico, una sonrisa de un desconocido, una abuelilla que necesita tu ayuda, un árbol de parque que se mece hacia ti y te da sombra. Yo que sé, también esto es la vida.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Thot...tienes razón, quizás pasemos demasiado tiempo lamentándonos sin tomar cartas en el asunto y actuar.
    Un beso muy fuerte.
    Por cierto...hoy el día vuelve a estar gris!!!!

    ResponderEliminar
  5. esto lo has escrito tu..
    pero bien podria haber salido letra a letra de mis manos...
    me identifico contigo hasta en la ultima coma...

    y casi esbzo una sonrisita....porque mira....parece que alguien mas estaba ayer domingo como yo....

    sabes la unica diferencia que hay?
    que mi perro se llama Iron....

    un abrazo amiga...
    y animo....
    kiza algun dia nuestros domingos se pinten de color... porque no soñar?

    ResponderEliminar
  6. Pues quizás si lo hubiéramos sabido, no habría sido un domingo tan gris.jajajaja.
    Dicen que "mal de muchos, consuelo de tontos", será verdad???jajajaja.
    Aunque mira por donde, hoy es lunes, y la cosa no ha mejorado mucho.jajaja.
    Un beso muy fuerte y gracias por tu visita. Es un placer.

    ResponderEliminar
  7. El domingo es un día con mala suerte, y si nace nublado, no tenemos planes a la vista, ver como se consume es desolador.

    Cuando todo se para a nuestro alrrededor y no encontramos el hueco en nuestra propia piel, siempre parece tarde de domingo, pero sin él, el sábado no sería tan fantástico ¿no?

    ResponderEliminar
  8. Hola Pilar.
    Tienes toda la razón, si no fuera por los domingos, los sábados tendrían otro olor y otro sabor.
    Tú lo has dicho, encontrar el hueco en nuestra propia piel...es fundamental. Pero hay días, en los que sientes que eres una desconocida, una extraña para ti misma. Qué difíciles son esos momentos!!!!
    Un beso fuerte y gracias por la visita.

    ResponderEliminar