miércoles, 31 de marzo de 2010

Mis planes de Semana Santa

La jornada laboral de hoy ha estado bastante tranquila, se nota que mañana comienza la "Semana Santa" de la mayoría, porque hay que reconocer, que para la inmensa mayoría la Semana Santa cuenta a partir del jueves.
Estoy especialmente contenta sólo de pensar en que tengo ante mi cuatro días de descanso en los que podré hacer todo lo que me apetezca y en el momento que yo decida. Días para combinar momentos de relax con instantes de ocio, desde dejarme acariciar por los rayos del sol en la arena de la playa, dar un paseo en moto, caminar por el monte o salir de fiesta con los amigos, hasta perderme entre las páginas de un libro o saborerar un bol de palomitas mientras veo una buena peli. Pido disculpas a quienes estén pensando, al leer este post, que estoy obviando el verdado sentido de la Semana Santa; el fervor religioso, el recogimiento interior, la reflexión cristiana. Confieso que creo en Dios, pero en la Iglesia dejé de creer hace mucho tiempo, y lo de las celebraciones religiosas en cualquiera de sus formas, no va mucho conmigo.
Sólo de pensar en cuántas cosas podré hacer en las próximas 100 horas, se me pone la sonrisa tonta. Muchísimas alternativas se perfilan ante mis ojos y estoy decidida a darles forma. Esta Semana Santa no tendrá nada que ver con la del año pasado, ya que no sólo ha mejorado considerablemente mi ánimo, sino que he empezado a encaminar mi vida, he conocido a gente estupenda, y tengo a alguien especial con quien compartir los momentos en los que necesito o quiero estar acompañada, sin que pase nada en aquellos momentos que quiero atesorar sólo para mi.
Supongo que la idea de disponer de tiempo libre, de poder hacer muchas cosas que te gustan y además compartirlas, y por lo tanto, disfrutarlas doblemente, es tan emocionante como el hecho en sí, de llevarlas a cabo. Es algo así como el cosquilleo de placer que te recorre todo el cuerpo cuando llega el viernes por la tarde y pienas que al día siguiente no tienes que madrugar y podrás dejar entre el edredón y la almohada muchas horas acumuladas de sueño y cansancio. Sólo de pensarlo, ya empiezas a sentirme muchooooooo mejor. ¿A que alguna vez te ha pasado?.
Es paradójico, si vuelvo la vista atrás, recuerdo que hace un año hubiera dado cualquier cosa por haber tenido una agenda llena "eventos sociales" con los que "matar" (literalmente) el tiempo, y este año estoy inmensamente feliz de tener las páginas en blanco para rellenarlas a mi antojo.

4 comentarios:

  1. Gracias por escuchar mis pensamientos, por comprender mis sueños, por convivir con mis defectos ,Es casi como nuestro aniversario,,q te lo pases genial amiga,,
    besos

    ResponderEliminar
  2. Igualmente para ti...y añado que cuando quieres, eres encantador.jajaja. Deberías proponértelo más a menudo y perder de vista al borde en el que a veces te empeñas en convertirte.JAJAJA.
    Gracias por pasarte por aquí. MuchoS BesoS

    ResponderEliminar
  3. tengo a alguien especial con quien compartir los momentos en los que necesito o quiero estar acompañada, esto no me ha gustado como suena. Disfruta de la Semana Santa y de sus momentos repletos de vacío para rellenar a tu gusto. Ah! espanzúrrate bien en todo lo largo de la cama, que los días que no hay que madrugar se disfruta el doble del cosquilleo de la espalda de ese momento.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu visita a mis retales. Siento que no te haya gustado la frase, pero así es. Es importante tener a alguien con quien compartir momentos, y que ese alguien también sepa entender que hay otros instantes en los que quizás se necesita un poco de soledad. A eso me refería. A no tener que estar obligada a compartir absolutamente todo, sin que haya que dar explicaciones cuando me apetezca quedarme espanzurrada en la cama en soledad.
    Muchos besos Joseluinik

    ResponderEliminar