miércoles, 23 de diciembre de 2009

Libre...

Por fin llegó la noticia que esperaba...
Mi Papá Noel se adelantó con el mejor de los regalos que recibiré estas navidades. Un gran hormigueo recorre todo mi cuerpo, es una sensación extraña de felicidad, alivio e incluso un poco de incredulidad, porque cuando ansías algo durante mucho tiempo y al final lo consigues, cuesta un poco asimilarlo.
Fue el pasado día 23, a pocas horas de celebrar la Nochebuena, cuando recibí la llamada de mi abogado para comunicarme la noticia..."felicidades por tu recién estrenado nuevo estado civil". Todavía siento ese hormigueo por todo mi cuerpo cuando lo pienso. Se acabó...todo terminó...por fin puedo despertar de una pesadilla que ha durado demasiado.Porque las cosas buenas suelen ser breves, pero hay que ver qué largo se hace el tiempo cuando no lo vivimos de la forma que nos gustaría o esperamos alcanzar un propósito que no depende directamente de nosotros.
El primero en recibir la noticia fue mi hermano Jonay, creí que debía ser así porque aunque me reitere, su apoyo ha sido fundamental para afrontar un capítulo de mi vida que por fin ya tiene un punto y aparte. Sabía que se iba a alegrar mucho y sentí una inmensa satisfacción cuando se lo conté. Mi madre y las personas importantes de mi vida, fueron las siguientes en enterarse, a cada uno de ellos les intente transmitir mi más sincero agradecimiento por haber estado ahí todo este tiempo, pero especialmente por seguir estando a día de hoy. Ahora sólo me queda salir a celebrarlo y terminar de creérmelo.
Cambiando de asunto, tengo que decir que pensé que estas Navidades serían un poco más tristes y melancólicas puesto que entre otras cosas, seríamos menos alrededor de la mesa. Se me hacía un nudo en el estómago cuando lo pensaba así que decidí que en lugar de ponerme triste debía intentar transmitir todo el optimismo posible y dar gracias por los que estábamos. Mi primer brindis de Nochebuena, acompañada de mis padres, mi hermano y mi abuela fue sencillamente "por los que estamos, por los que faltan, y por los que sobraban..." (creo que eso lo resume todo). Es verdad que añoré a ciertas personas, especialmente a mi hermano Pipo. Joder, qué ganas tengo de volver a verlo sentado con nosotros!!!sobre todo porque sé que sería el mejor regalo del mundo para mi familia. Nada, absolutamente nada, les haría más feliz que ese esperadísimo reencuentro con él. Si pudiera comprar ese momento, vendería todo lo que tengo y pediría un préstamo si fuera necesario. Cómo los momentos así no se pueden comprar, no queda de otra que poner mi mejor cara y tratar de que la pena vaya por dentro.
También eché mucho de menos algunas llamadas teléfonicas y algún que otro mensaje de texto...pero supongo que las cosas van cambiando, sin darnos cuenta nos vamos alejando de algunas personas, y además Movistar también debe notar la crisis económica que afecta a gran parte del país.
No obstante, me siento muy afortunada porque aunque pequeña, tengo una familia con la que compartir estas fiestas, y ahora que estoy más cerca de personas que tienen a sus seres queridos a miles de kilómetros de distancia, lo valoro más que nunca.
Hacía mucho tiempo que no salía en Nochebuena, pero este año eso también ha cambiado. Mi casa no acogía a ningún huésped y no había vajilla que limpiar, así que no tenía excusas para quedarme ...todo lo contrario, tenía todos los motivos del mundo para salir a compartir el resto de la noche con otras personas que se han convertido en parte de mi vida...Vanessa, Lucía y Jose. Me alegro infinito de haberlos conocido!!! Tengo que confesar que para mi sois todo un ejemplo de valentía, porque no debe ser fácil dejarlo todo para empezar una nueva vida en un lugar desconocido y además, en muchos casos, con los recursos justos para sobrevivir. En alguna ocasión he pensado que me he quejado injustamente de mis circunstancias y que realmente yo aún no sé qué significa buscarse la vida para salir adelante. (aunque sinceramente espero no tener que enfrentarme a eso). De veras que espero poder compartir muchas navidades con ustedes, a ser posible sentados en la misma mesa, haciendo de ustedes también mi propia familia.
Para concluir esta entrada, quiero hacer un brindis cibernético por mi familia, los que están físicamente y los que siguen en el corazón a pesar de su ausencia; por mis amigos de siempre y por los que se están colando en mi vida, y por ti también si estás leyendo este blog...
Gracias a todos por compartir conmigo estas fechas y hacerme más agradable esta Navidad.

2 comentarios:

  1. y por ti también si estás leyendo este blog! esto me lo cojo como algo para mi,,aunke sean en general,,pero sabes q me alegro de q estes mejor y antes de ponerme lloron,decirte q te quiero un monton,,y q te mereces lo mejor.La felicidad es un artículo maravilloso: cuanto más se da, más le queda a uno,asi q quiero enviarte a traves de aki toda la q pueda,,
    besos

    ResponderEliminar
  2. Amiga solo queria q supieras k he estado por aqui y que estoy iniciado tu blog, veo que es un trabajo de hace algunos años y que lo has macerado bastante, un besazo me encanta el blog.

    ResponderEliminar