lunes, 29 de julio de 2019

Debería ser delito

Vivir deprisa, incumplir promesas, provocar lamentos; deberían considerarse delito, lo mismo que robar sueños.
No debería estar permitido dejar de vivir el momento, ni crecer demasiado deprisa ni envejecer a destiempo.
Debería estar penado dañar a quien nos quiere,  y olvidar a quien un día, aguantó nuestros "vaivenes".
La vida dicta sentencia y lo pone todo en orden, el tiempo, que todo lo cura, da y quita razones.
Yo propongo que sea delito enjaular una ilusión,  atropellar un alma, apagar una sonrisa y romper un corazón.