lunes, 14 de julio de 2014

No quiero ser tu mitad

Después de pasar demasiado tiempo sin actualizar, espero que aún haya alguien por ahí con ganas de leerme. Me basta con una sola persona que haya extrañado mis retales. Si ese alguien eres tú...GRACIAS.

Espero que disfrutes de mi nueva creación literaria, y si te apetece, ayúdame a seguir creciendo haciéndote seguidor/a del blog así como a través del enlace que te llevará directamente a mi página de facebook.

NO QUIERO...

No quiero ser tu mitad, quiero ser tu complemento
no quiero inspirar tus palabras, sino llenar tus silencios.
Y Llenarme con tu boca y vaciarme con tus besos
estremercerme entre tus brazos y hacer los minutos eternos.

No quiero ser una promesa, ni un sueño por cumplir
sino la compañera imperfecta, que elijas para vivir.
Y perder el tiempo juntos, invadirme con tu pena
superar cada tristeza y reír hasta que duela.


No quiero ser el vestido que desgarres por la noche
sino la piel que te acompañe, sin hacer ningún reproche.
Y amarnos bajo una luna inventada y ver estrellas fugaces
servirte como almohada y que el sueño no se acabe.

No quiero ser el sujeto singular de ninguna de mis frases
sino "juntos" el plural de cualquiera de los verbos
donde se pueda conjugar el "nosotros", sin ningún tipo de critero.
Y cogernos de la mano y hablarnos en silencio
desnudarnos sin vestirnos y recorrer el mundo sin movernos.

No quiero ser tu mitad, quiero ser tu complemento.
 

9 comentarios:

  1. :) Palabras perfectas, momento perfecto para personas imperfectas ;)

    ResponderEliminar
  2. El verso más perfecto del poema :-)

    El que complementa, no el que parte.

    ResponderEliminar
  3. Ooooooh, no hay manera de que me deje comentar! A ver si ésta es la buena! Perfecto momento, perfectas palabras! Gracias, tesoro. Te quiero!

    ResponderEliminar
  4. Y ser uno solo, siempre; en el mismo beso......

    ResponderEliminar
  5. Gracias Magdalena, mil gracias, por dejarnos compartir esta linda creacion, que al leerla ,me hace sentir libre, feliz, diferente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Dios mío, cuánto he echado de menos leerte! Y con esta tu nueva creación vuelves a reactivar partes de mi alma, de mi corazón y de mis sentidos que yo creía dormidas... ¡Gracias, gracias, gracias!

    ResponderEliminar
  7. Aún estamos aquí, "Lo bueno.... se hace esperar"

    ResponderEliminar
  8. Siempre es hermoso leerte de nuevo en la ventana y pienso que, la vida ahora te sonríe y la realidad llena tu vida...
    Con relación a tu escrito creo que en las parejas hay interioridades compartidas pero también hay que delimitar territorios; hay que olvidar el "yoismo" para que las cosas funcionen; hay que reconocerle al otro su derecho de ser lo que es, no querer cambiarlo ni cambiar nosotros para convertirnos en su gemelo. El amor se construye con fracasos y éxitos. El problema es enamorarnos de una imagen del amor, así nunca saldrá bien una pareja.
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar