martes, 4 de diciembre de 2012

Sumar o restar

Las hojas del calendario han ido cayendo una a una. Algunas sin prisa y otras sin pausa. No sé si sumar un nuevo diciembre o restar un año. No me salen las cuentas. Me fallan los cálculos cuando de hacer recuento de mi vida se trata.
Lo que ayer sumaba, hoy puede que sólo sea una resta. Lo que ayer multiplicaba, hoy quizás es una simple división. Vaya, ¡que los números no son mi fuerte!
Otro otoño, otra Navidad.
En esta época del año suelo estar especialmente sensible y hasta susceptible, porque tengo la sensación de que "es obligatorio" mostrar tu mejor sonrisa, pasar por alto determinados problemas y estar más unidos que nunca.
Es como si fuera necesario hacer balance de lo que ha pasado en nuestra vida en el último año y plantarnos propósitos de enmienda. Enfrentarnos a nuestros logros y sobre todo a nuestras equivocaciones. Analizar lo que hemos hecho y lo que se nos ha quedado en el camino.
Tratar de limar asperezas, y si me apuran, hasta quitar "callosidades" que sabíamos que estaban ahí, pero claro, en diciembre todo se ve diferente.
Parece que en esta época del año necesitamos ser mejores personas, más solidarios, más amables, más receptivos a los problemas de los demás. En definitiva, es como si necesitáramos ser más humanos.
No soy de esas personas que esperan con ilusión La Navidad, que la viven y la sienten como una de las épocas más entrañables del año. Creo que realmente nunca lo he sido, con lo cual, no se trata de  una fiesta que haya dejado de gustarme por alguna razón especial. Sencillamente, como decía al comienzo del post, no me gusta la sensación de "obligatoriedad".
Si soy honesta, tengo muchísimos motivos por los que brindar, muchísimas razones por las que estar contenta; así como otros tantos por los que esperar que el nuevo año sea más próspero en determinados aspectos de mi vida. Por eso, aunque la Navidad o mejor dicho, casi todo lo que ella conlleva, no sea santo de mi devoción, este año quiero pensar  diferente. No porque deba ser así, sino porque para mi, diciembre también implica otras muchas cosas.
El frío que se cuela por todos los rincones, testigo mudo de tardes interminables de sofá y manta, acurrucados en nuestro sofá (aunque no sea el más cómodo del mundo).
El chocolate caliente con churros recién hechos, pringando las yemas de los dedos (te prometo que la próxima vez no pondré excusas)
Domingos de cine en casa comiendo palomitas de maíz (vale, vale...cotufas o roscas, para que no me riñas luego).
Acortar distancias en la cama, buscando el calor de la piel de la persona que duerme a tu lado (ya sé que vas a poner cara rara, pero no te hará tanta gracia cuando meta mis pies helados entre los tuyos).
El caldo de gallina que prepara mi madre, capaz de revitalizar todos los sentidos (seguro que cuando lo pruebes, opinas lo mismo).
Pasear sin ningún destino (por cierto, qué bien te sienta tu abrigo nuevo), mientras el resto del mundo hace sus compras navideñas y que me mires de soslayo, porque sabes que me ponen un poco melancólica las luces navideñas y los villancicos que resuenan por doquier.
Preguntarte decenas de veces al día si  me quieres (perdón, eso no sólo es propio del mes de diciembre).
En fin, que aún no he hecho recuento de lo que este año ha supuesto en mi vida.
Aún no he valorado lo que he ganado ni lo que he perdido (aunque más que perder, prefiero pensar que sencillamente son cosas que dejé atrás).
Todavía no me he puesto a hacer ese balance tan propio de esta época del año. No me he parado a ordenar mis experiencias, pero sin duda, este año ha sido un año muy  IMPORTANTE.
Un año de idas y vueltas, de tiras y aflojas, de blancos y negros, de luces y sombras. Un año de risas y llantos, amores perdidos y amores encontrados.
Un año de sueños pendientes, metas cumplidas y propósitos olvidados.
Un año de mucho bueno y un año de mucho malo.
Un año perdido y un año ganado.
Pero si tengo que destacar una sola cosa, (con tu permiso) haré uso de una de tus frases..."Este es el año en el que por fin te conocí".
Por todo lo dicho, y por todo lo que callo, creo que me equivoqué al comienzo de este post, así que voy a rectificar:
"Las hojas del calendario han ido cayendo una a una. Algunas sin prisa y otras sin pausa. Sumo un nuevo diciembre, sumo otro año".
Y además, sumo VIDA, sumo SUEÑOS, sumo PROYECTOS, sumo SONRISAS, sumo PROMESAS, sumo BESOS,  sumo CARICIAS.
Sumo AMOR, y lo más importante...TE SUMO A TI.
Y todo lo que suma crece, todo lo que suma aumenta. Permíteme SUMARME A TI.

 




18 comentarios:

  1. guauuuu y hasta miauuuuu!!!!!!

    beautifullllll

    ResponderEliminar
  2. Despues de hacer cima un día más,leerte desde estas alturas nuestras,reconforta de tal manera,que no hay manera entendible de no amarte.
    Gracias a este retal,manaña cuando retome mi escalada sabré que la montaña ha descendido considerablemente.

    Sigo ratificandote lo evidente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigamos sumando...sigamos ratificando lo evidente,lo esencial.Adoro las cuatro primeras letras de tu nombre :-)

      Eliminar
  3. Este año mi Navidad va a ser diferente de las demás... de hecho, aún no sé con quien voy a pasarlas... ya iré contando.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estare expectante...Te deseo unas navidades inolvidablemente buenas.
      Besos

      Eliminar
  4. Maravillosa entrada con un final espléndido, dulce, cálido. Un excelente balance del año. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias por estar y opinar.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un beso grande

      Eliminar
  5. fantastico relato,menudo buen rollo.te deseo ke sigas sumando fuerzas y ganas para seguir escribiento tan bellos escritos,un saludo.

    QXT

    ResponderEliminar
  6. Yo espero seguir sumando a gente como tu...gracias por leerme y dejar tu comentario.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hola Magdalena

    Me ha encantado!! Sumar, siempre sumar, nos tenemos que quedar con los buenos recuerdos y esos llevarlos y añadirlos a los que vendrán en el nuevo año, y los malos momentos, dejarlos aparcados en el año que queda en el pasado.

    Me alegra mucho que sumes vida, sonrisas, proyectos... y que de este año te quedes con el hecho y la suerte de haber conocido a alguien que sumará muchas alegrias y momentos mágicos a tu vida.

    Me alegra por ti.

    Un abrazo Magdalena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por la visita y por dejar "huella" de tu paso.
    Espero q lo unico q se reste sean problemas y q lo bueno se multiplique o como minimo,se sume.
    Que sepas q ando pendiente de tu blog :-)
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola, te visito a través de una amiga.

    Me han encantado las fotos, muy bellas, sigue asi :)

    Si te apetece, pásate
    por felicidadenlavida

    Un abrazo muy fuerte y espero que sigas escribiendo, para continuar aprendiendo.

    ResponderEliminar
  10. Graciasss.Me pasare sin lugar a dudas.Espero seguir sumando retales y sobre todo seguir sumando experiencias.
    Besossss

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola Magdalena! Ha sido muy hermoso leerte porque sumaste esas pequeñas cosas que parecen sin importancia y a la hora de la verdad son las que nos calientan el alma, son las que brillan como luces navideñas al hacer recuento, huelen a nuestra crema hidratante, a la piel compartida, incluso a una pizza que se descongela en el horno.
    La obligación de ser felices, de ayudar a los demás no es patrimonio de una fecha determinada pero te cuento un secreto: me sigue gustando la noche de Reyes y en casa todavía dejamos los zapatos al lado de la puerta. En nochebuena y en findeaño cada vez hay menos comensales pero si hablamos de ellos en cierta forma siguen estando.
    Y por pedir que no quede: ¡Niña, el próximo año el escrito será multiplicando! Besitos tiernos

    ResponderEliminar
  12. Hola Alondra. Cuánto me alegra saberte por aquí. Es un placer seguir contando contigo y sobre todo con tus palabras.
    Espero que sigas volando por este mundillo de los blogs, y sobre todo, que tu canto se traduzca en muchos muchos post, que ya sabes que te sigo de cerca aunque a veces levantes el vuelo.jajaja.
    Un beso enorme amiga

    ResponderEliminar
  13. me sumo a las felicitaciones, soy un sumando más a la admiración de tus palabras. El resultado es muy fácil:
    Me gusta este blog. Te sigo la pista.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Gracias amiga. Es un placer contar contigo. Yo también te sigo la pista a ti.
    Un beso

    ResponderEliminar