miércoles, 24 de octubre de 2012

Cambios...

Se avecinan cambios...
Estoy comenzando una nueva etapa de mi vida, que no es lo mismo que cambiar de vida.
Hago esta puntualización porque creo que no se cambia de vida, se cambia la forma o el estilo de vivirla. Se cambia el lugar, la gente que te rodea y, en mi caso concreto, hasta el aire que respiras al abrir la ventana.
No quiero pensar que hacer la maleta  implique un cambio de vida, porque hay cosas de la mía que no quiero cambiar. 
Me gusta ser como soy y vivir como vivo, bueno, esto último no es del todo cierto, pero tampoco es una falacia. Lo que sucede, es que a veces cuando tienes todo lo que creíste necesario para ser una persona feliz, te das cuenta de que no es suficiente. 
No se trata de ser una inconformista, ni de tener grandes aspiraciones. Se trata sencillamente de vivir, y la vida cobra un sentido especial.
Cuando sientes que cada día es una nueva oportunidad de ser un poquito más feliz.
Cuando sientes que las dificultades son más pequeñas que las ganas de salir adelante.
Cuando sientes que los problemas tienen solución. cuando sientes que vale la pena remar contra corriente, porque antes o después, el viento dejará de soplar en contra.
Y es por eso, sólo por eso, por lo que en esta nueva etapa de mi vida dejo algunas cosas atrás con el ánimo de encontrar otras muchas.
No pretendo sustituir nada ni a nadie, no pretendo olvidar nada ni a nadie, no pretendo arrancar ninguna página de mi vida. Simplemente, ha llegado el momento de seguir escribiendo, o al menos, de seguir haciendo garabatos en una nueva página en blanco, con lo que ello implica.
Tengo una razón de peso que hace que mi balanza se incline hacia el cambio, hacia lo nuevo, lo desconocido. Es mi razón principal, o mejor dicho...es toda mi razón.
Sé que echaré de menos muchas cosas y sobre todo, a muchas personas, pero ahora lo que toca es pensar un poco en mi, en lo que siento, en lo que quiero y en lo que necesito.
No sé cuánto tiempo, ojalá sólo haya pasaje de ida, pero dure lo que dure esta nueva etapa, pienso vivirla como lo que es...única e irrepetible.
Quiero llenar mi nuevo equipaje de esos momentos que te dejan sin aliento, de esas miradas que penetran como puñales en el alma, de instantes que quedan para siempre en la memoria, de silencios que traspasan el sonido, de aromas que se incrustan en la piel, y de besos que llegan al corazón.

3 comentarios:

  1. Tal vez sea un cambio... de mentalidad.
    Lo mínimo indispensable sería bueno que te lleves y dejes en cambio cada error, cada lágrima injusta y cada palabra no dicha a tiempo para poder volver no a empezar sino a crear nuevas sensaciones ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. El otro día me mandaron un correo que hablaba de las esperas, nos pasamos la vida esperando: cuando acabe la carrera y trabaje seré feliz, cuando me case seré feliz, cuando tenga hijos seré feliz, cuando viaje a no sé donde seré feliz... y así esperando esperando siempre a que llegue la felicidad que nosotros creemos que nos dará lo que sea que esperemos, nos perdemos la vida sin disfrutar de los momentos.

    Te deseo toda la suerte del mundo en tu cambio de vida.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Deseo que logres todo lo que te propones en estos momentos de cambios para ti. Un enorme abrazo. ¡Y Suerte!

    ResponderEliminar