lunes, 2 de julio de 2012

La historia de María (Cap.III)

A pesar de lo frágil que se sentía, María sabía que debía aceptar las cosas tal y como eran. Asumir los cambios que iba experimentando.
A ella le gustaba pensar que se trataba de un "proceso evolutivo" necesario para seguir adelante.
Sus ojos habían perdido mucho del brillo que antaño se reflejaba en el espejo de su alma, pero estaba convencida de que algún día volverían a brillar con luz propia, porque tras las sombras, el sol se aprecia mucho mejor aunque encandile.
Tenía razones suficientes para no darse por vencida, aunque algunas veces faltaran los motivos. Pero sobre todo, tenía la capacidad de levantarse del lodo, de sentarse con ella misma a dialogar. 
Qué importante es hablar con uno mismo y qué poco tiempo dedicamos a tal menester.
María trataba de aprender de los errores cometidos, trataba de crecer como persona y sobre todo, trataba de reconocerse como la mujer que siendo humana, tropieza dos veces con la misma piedra.
Aquella mañana había tomado la firme decisión de pasar página. No quería pasarse las horas añorando lo que fue, extrañando lo que hubo, recordando lo vivido.
Aquella mañana María quería preguntarse lo que podría ser. No quería seguir sintiéndose una extraña en su propia vida, una intrusa en su propio ser.
Cuántas miradas tristes a su alrededor, en aquella cafetería donder perdía el tiempo divagando, mirando sin mirar. Cuántos corazones vacíos, rotos, incompletos por doquier.
Cuánta tristeza flotaba en el aire...No, no quería que ese fuera su reflejo.
María aún tenía mucho que dar, mucho que recibir y sobre todo...mucho que vivir.
Era el momento de ponerse en pie, de lucir su mejor sonrisa y abrir la puerta a lo nuevo, a lo desconocido, a lo que estaba por venir.

7 comentarios:

  1. Que importante son esos periodos para hablar con nosotros mismos, para encontrar ese equilibrio que tan fácilmente la vida nos hace perder, yo estoy saliendo de uno de ellos y se perfectamente de lo que hablas por lo que me ha gustado aún más este texto

    Un besote guapa

    ResponderEliminar
  2. Uff que bonito!! le pienso enlazar tu entrada a un par de amigas que seguro que en estos momentos les viene bien leerte!!
    Si te apetece nos vemos en http://conversacionesfrentealespejo.blogspot.com.es/

    un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! te aseguro que hay muchas "Marías" y el alma le pesa más que el cuerpo, al principio incluso tienen que aprender de nuevo a sonreír y empiezan dibujando una media sonrisa, aunque los pies van despacio sigue tropezando, el camino de la vida no es de algodón y vuelve a lastimarse porque cree que si das amor debes recibir en la misma medida.
    Y... sigue aprendiendo, cada noche hace el resumen mental de su jornada y por la mañana se levanta con nuevos proyectos, quiere creer que en algún recodo del camino encontrará un árbol donde cobijarse del sol y la lluvia mientras dure la calma; de esos momentos va construyendo algo tan frágil como la felicidad.
    Un abrazo cálido

    ResponderEliminar
  4. Buna ziua
    Imi cer scuze ca va deranjez insa va scriu pentru a va propune sa facem un schimb de linkuri - 3 way link exchange - in sensul ca eu voi pune linkul dumneavoastra pe http://i-love-iasi.blogspot.com/ iar dumneavoastra imi adaugati un link catre http://iasi365.com cu titlul Restaurante Iasi
    Daca doriti sa facem schimbul doresc sa-mi spuneti titlul linkului dumneavoastra( adresa mea de mail este iacob_ctin@yahoo.com).
    O zi buna va doresc

    ResponderEliminar
  5. Y seguro que eso nuevo por descubrir...será muy bueno para María...besoooss

    ResponderEliminar
  6. Bonito y más.... Lo entiendo todo.... Besos.

    ResponderEliminar
  7. Creo que todos a lo largo de nuestras vidas pasamos por el mismo tunel, con sol brillante al otro lado :-)

    ResponderEliminar