jueves, 28 de junio de 2012

Mirando al frente...

Un nuevo horizonte, tan infinito que asusta contemplarlo desde la soledad de mi ventana, cuyos cristales necesitan un repaso urgente.

Cuántas cosas hay que re-ubicar de puertas para dentro. 

Cuántos trastos hay que llevar al contenedor más próximo.

Reciclar pensamientos, reutilizar aquello que quedó olvidado en un rincón donde el polvo ha hecho su morada.
Asumir que la vida se compone de etapas que se cierran, y etapas que suponen un nuevo comienzo.
Hay que pensar con optimismo y plantearse las nuevas oportunidades como retos a afrontar, como nuevos sueños por los que luchar, como nuevas alternativas para tratar de ser feliz.
La vida por sí misma ya tiene demasiados obstáculos como para poner nuevos escollos en nuestro camino.
Hay que aprender a encontrar nuevas miradas, mirar otros horizontes, emocionarse ante lo nuevo y volver a soñar.
Hundirse es el camino fácil cuando la vida te pone la zancadilla. Dejar que el miedo te paralice es la alternativa más rápida, pero sólo los cobardes se olvidan de vivir, y yo no quiero ser una cobarde más.
Quiero estar preparada para la lucha, no quiero que el miedo paralice mis sentidos. 
Quiero ver una nueva oportunidad en lugar de un nuevo fracaso.
Quiero VIVIR y la vida es plena cuando vivir es una decisión que se renueva cada día. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario