lunes, 18 de junio de 2012

De repente...

Te dije que lo haría...y salvo excepciones ajenas a mi voluntad, suelo cumplir lo que digo.
Así que quiero plasmar en estos retales, esas letras que de forma improvisada tomaron forma en un pequeño papel arrugado que aún guardo en mi cartera.
No voy a extenderme más, porque es innecesario explicar nada. Con tu permiso, hoy dejo constancia de lo que en una noche increíblemente inolvidable, dejaste en ese papel que guardaré con todo mi cariño.
"De repente aparece la furia en el doblez de su vida, apoderándose con el sentir tierno y sincero de su amor, dando luz a una emoción de incertidumbre paralizadora que cambia bruscamente el sentido de las agujas del reloj, devolviendo a este mundo tal vez, lo que ciertamente es.
Dudar de la claridad del agua, creer en la maldad del ser. Renunciar, desistir en dar pasos firmes a un futuro influenciable por el pasado...
Cuando la realidad hace resecar el aire que oxigena la vida del individuo, resquebrajando su alma, sentenciándola a ser esclava perpetua de su necesidad obligada, y aceptándose nuestros miedos...seremos libres por el transitar de nuestros pasos".

Ahí queda eso...Y recuerda siempre que:

"No se puede sacar de donde no hay nada...pero sí se puede llenar algo que estaba vacío"(Magdalena Barreto)

2 comentarios:

  1. Lo importante es saber de qué llenamos el hueco ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Aplausos!
    Cuando la realidad hace resecar el aire que oxigena la vida del individuo...
    Más aplausos.
    Besos

    ResponderEliminar