miércoles, 25 de abril de 2012

Noches de boda

En alguna ocasión he hablado de la importancia que siempre ha tenido la música en mi vida. Recuerdo los fines de semana cuando aún vivía con mis padres, cómo despertaba con la música resonando por todas partes mientras mi madre organizaba la casa. 
Los momentos más importantes de mi vida, tienen banda sonora. Supongo que eso le pasa a la mayoría de gente.
Recuerdo todas y cada una de las canciones que le he dedicado a las personas que he querido, tratando de describirles lo que sentía  en ese momento.
Tal ha sido la importancia de la música en mi vida, que incluso hay canciones que tras su repetida escucha me han dado la fortaleza necesaria para mantenerme en mi sitio, para reafirmarme en mis decisiones.
También he confesado que mis canciones favoritas son en español, porque soy de las que me quedo con una canción cuando su letra me transmite algo, cuando me identifico con ella o sencillamente cuando me hace soñar. Y claro, con eso de que no domino ningún otro idioma, sólo puedo permitirme ese lujo con la música nacional.
No sé por qué la historia de María, hoy me ha traído a la cabeza una canción de Sabina. Es de esas cosas que suceden de "casualidad" o por "causalidad", el caso es que mientras conducía de camino a casa, me asaltó a la cabeza esta canción como si fuera un chispazo. 
No es que Sabina sea precisamente uno de mis canta-autores favoritos, pero sí reconozco que como compositor no tiene precio. Ésta es una de mis canciones favoritas por lo mucho que dice, por las bocas que calla.
Si tuviera que elegir una estrofa, me quedaría con...TODAS!!!

Noches de boda

Que el maquillaje no apague tu risa,
que el equipaje no lastre tus alas,
que el calendario no venga con prisas,
que el diccionario detenga las balas.

Que las persianas corrijan la aurora,
que gane el quiero la guerra del puedo,
que los que esperan no cuenten las horas,
que los que matan se mueran de miedo.

Que el fin del mundo te pille bailando,
que el escenario me tiña las canas,
que nunca sepas ni cómo, ni cuándo,
ni ciento volando, ni ayer ni mañana

Que el corazón no se pase de moda,
que los otoños te doren la piel,
que cada noche sea noche de bodas,
que no se ponga la luna de miel.

Que todas las noches sean noches de boda,
que todas las lunas sean lunas de miel.

Que las verdades no tengan complejos,
que las mentiras parezcan mentira,
que no te den la razón los espejos,
que te aproveche mirar lo que miras.

Que no se ocupe de ti el desamparo,
que cada cena sea tu última cena,
que ser valiente no salga tan caro,
que ser cobarde no valga la pena.

Que no te compren por menos de nada,
que no te vendan amor sin espinas,
que no te duerman con cuentos de hadas,
que no te cierren el bar de la esquina.

Que el corazón no se pase de moda,
que los otoños te doren la piel,
que cada noche sea noche de bodas,
que no se ponga la luna de miel.

Que todas las noches sean noches de boda,
que todas las lunas sean lunas de miel.

7 comentarios:

  1. yo si tengo una estrofa que destaca por encima de las demas; "QUE SER VALIENTE NO SALGA TAN CARO, QUE SER COBARDE NO VALGA LA PENA."

    ResponderEliminar
  2. Transcurriendo por paralelos y meridianos hice un alto inesperado pero intuitivo en el camino por el que llegue hasta esta latitud.
    La historia de Maria me descubre las mismas sensaciones de los principios de un viaje,donde se escucha una hilo musical de fondo que sin quererlo se va convirtiendo en la banda sonora del camino.Àvido de nuevos relatos de Maria seguirè sentado bajo el cobijo de esta maravillosa estación bloguera llena de retales hasta que me avisen por megafonía.
    A la señorita Barreto mis felicitaciones.
    Un saludo de un canarión.

    ResponderEliminar
  3. Como sabes fué el texto que se leyó en mi boda y más de la mitad de los amigos recurrieron al pañuelo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Es una canción preciosa. Yo tampoco soy muy fan de Sabina, pero tiene letras de canciones que son para quitarse el sombrero. Y esta letra es tremenda!

    ResponderEliminar
  5. Gracias chicas...Pilar, menuda boda entonces, eh!!!!
    Sonix, coincido completamente contigo. Un beso fuerte para ambas

    ResponderEliminar