domingo, 5 de febrero de 2012

La vida es aquello que sucede cuando tenemos otros planes

Me empeño una y otra vez en querer controlar mi vida, sin darme cuenta que como dijo alguien "la vida es aquello que sucede mientras tenemos otros planes".
Cuando creo tener bajo control aquello que quiero, sucede que lo que quiero no es exactamente lo que necesito, y entonces... vuelvo a empezar de nuevo.
Cuando siento que lo que creo no querer se me escapa, sucede que vuelvo a creer que realmente si lo quiero, y entonces...vuelvo a empezar de nuevo.
Cuando repaso la lección aprendida, me doy cuenta de que me falla la memoria y olvidé lo que creía saber, y entonces...vuelvo a empezar de nuevo.
Cuando sueño con mil utopías, despierto de un sobresalto y quiero soñar de nuevo pero no siempre puedo...

Así empezaba uno de mis retales inconclusos, y así empiezo este post sin saber bien a dónde quiero llegar.

Siento mucho estar tardando tanto en actualizar mis retales, pero los exámenes están a la vuelta de la esquina, y tengo todos los sentidos puestos en ellos. No es que me pase las 24 horas estudiando, pero cuando no lo hago, tengo la cabeza en otros mundos, con lo cual, tampoco consigo centrarme en otra cosa.
De esta semana me gustaría reseñar varias cosas:
La primera de ellas, es que cada día estoy más convencida de que al pasado hay que cerrarle la puerta en las narices, y tirar la llave lo más lejos posible, porque si no, al mínimo descuido, tratará de colarse nuevamente por alguna rendija y nunca sabes con qué intención.
No voy a explicar el por qué hago esta reflexión, porque supongo que quien tiene que entenderlo, lo hará sin mayor problema ya que me consta que de vez en cuando, supongo que por mera curiosidad, se cuela por mis retales.
También quiero destacar que esta semana por fin me he sometido a una cirugía bucal, con la que se pretende rescatar mi canino izquierdo superior, que debe estar tan tan agustito debajo de mi encía, que no se ha dignado nunca a salir. Creo que en alguna ocasión he comentado que desde hace un año y medio convivo con unos brackets que me dan más penas que alegrías, pero con los que no me queda más remedio que tratar de llevarme bien, por la cuenta que me trae, y sobre todo, por el tiempo que van a convivir conmigo.
Lo más duro de mi tratamiento de ortodoncia, ha sido pasar por dos extracciones con el consiguiente tunel que dejaron en mi boca las piezas dentales extraídas. La finalidad, ha sido la de hacer un hueco para que mi "invisible" canino tenga el espacio necesario y suficiente para salir de su escondite y colocarse como Dios manda.
La experiencia ha sido y sigue siendo, de lo más desagradable, pero aún así, me consuela pensar que todo ello dentro de un tiempo será agua pasada y podré lucir una mejor sonrisa. Quiero pensar que la cirugía a la que me acabo de someter, es el último de los pasos más desagradables que había que dar para llegar al resultado final.
La verdad es que todo ha salido bien, y ahora sólo falta esperar a que en 15 días me quiten los puntos y que el dichoso diente se anime a salir para cubrir su puesto.
Y por último, quiero dejar una pincelada sobre un trágico suceso que ha ocurrido hace apenas dos días. El fallecimiento de una persona, que aunque no pertenecía a mi círculo más cercano, era conocida desde mi época de instituto, y formaba parte del grupo de trabajo de mi hermano.
Una joven alegre y llena de vida, que con apenas 33 años perdió la vida de cuajo en un trágico accidente de moto, y cuya muerte sin duda, ha consternado a muchísimas personas que directa o indirectamente la conocían, especialmente por su dedicación a tratar de mejorar la vida de los más desfavorecidos, a través de su labor como trabajadora social en la Administración Pública.
Cuando la vida te da un revés tan duro, es cuando realmente comprendes que tus problemas dejan de tener importancia, que tus preocupaciones muchas veces carecen de justificación y que la vida, es mucho más que levantarte cada mañana.
Es en estos momentos, cuando reflexionas sobre todas esas cosas que innecesariamente han restado momentos de felicidad en tu día a día, por darle más importancia de la que tenían. Por permitir que los tonos grises se tiñeran de color negro, y que los malos momentos, empañaran cualquier mínima alegría. Por hacer más grande lo pequeño, por darle más importancia a lo superfluo, por estar más pendiente de no caer que de tomar impulso en levantarte.
Ojalá no tuviéramos que enfrentarnos a este tipo de sucesos para recordar lo corta que es la vida, y lo importante que es no sólo vivirla intensamente como si cada día fuera el último, sino también, para valorar a las personas que tenemos cerca, esas personas sin las cuales, nuestra vida no sería la misma.
Con permiso de mi hermano, aquí dejo el enlace del post titulado "si pudiera" que en su propio blog, escribió a modo de homenaje para ella, su amiga, su compañera.
Sé que de alguna manera, hay personas que siempre estarán con nosotros, porque forman parte de nuestra memoria. Ojalá tengamos la capacidad suficiente de hacerles saber cada día lo importantes que son, porque quizás hoy sea el último día que tengamos la ocasión de decirles "te quiero".
"Si pudiera", es una bonita reflexión sobre las cosas que a veces nos dejamos en el tintero pensando precisamente que "tenemos toda la vida por delante", hasta que de repente el destino, tan puñetero el jodido, trunca todos nuestros planes y nos arrebata lo más importante que tenemos, el tiempo presente.
¿Cuántas cosas haríamos si pudiéramos retroceder en el tiempo?
Para finalizar, gracias a todas las personas que a pesar de mis largas ausencias siguen interesándose por mis retales, y por ende, por mi.
No pasa un sólo día en el que no me cuele por algunas ventanas a cotillear, aunque no deje huella de mis pasos...aquí estoy, y desde aquí les sigo la pista.
Una última cosa, millones de gracias a las 69 personas que forman parte del blog a través de facebook. Seguimos tejiendo una gran colcha (como dice mi amiga Ana López) de pensamientos y frases positivas, para abrigarnos juntos, ahora que el frío se cuela por todos los rincones. (Seguro que en Canarias, un poquito menos, pero también se empieza a notar el frío).
Si te animas, sólo tienes que hacer click en "me gusta", a través del enlace que aparece en el blog y que te redirecciona directamente a la página que tenemos en facebook.
Me haría mucha ilusión que esta familia siguiera creciendo, porque son ustedes, mi mayor motivación.
Un beso enorme para los que están y para quienes deseen incorporarse.
Les quiero...
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario