martes, 23 de agosto de 2011

Devaneos...

"La conquista de uno mismo, es la más grande de las virtudes" (Platón)
Arranco hojas del calendario sin apenas darme cuenta. La tranquilidad se ha instalado en mi vida, pero no por ello mis días son monótonos.
Me gusta esta rutina en la que sólo tengo que lidiar conmigo misma, con lo que quiero hacer en cada momento, sin pararme a pensar si es la hora adecuada para ello.
Da igual despertar a media mañana, porque alargo tanto los días que tengo tiempo para todo.
Ni los recientes resultados de mi analítica, ni la dieta obligada a la que debo someterme, más por salud que por sobrepeso, afectan a mi estado de ánimo. Todo lo contrario, en unas semanas estaré más estupenda físicamente, y eso siempre es alentador.
Mis hojas en blanco se llenan de momentos que saboreo intensamente, con el ánimo de recordar cada detalle cuando todo vuelva a la normalidad y el reloj sea nuevamente mi compañero de viaje.
Trato de memorizar el olor del que se ha convertido en uno de mis rincones favoritos, donde cada noche tras mi portatil vislumbro destellos de luz procedentes de lámparitas de aceite, que aportan un aire romántico al lugar, salpicado por farolillos de hierro forjado con cristales de colores.
Es un terraza medio cubierta que me permite observar el constante devenir de personas, en su mayoría turistas que han elegido mi tierra para disfrutar de sus merecidas vacaciones. Es la primera vez en mi vida que no he deseado coger un avión con destino a cualquier lugar. Es la primera vez que soy plenamente consciente de que muchos desearían disfrutar de lo que yo tengo a mi alcance durante todo el año, sin ningún coste añadido y además, con descuento de residente.
Me gusta pensar que mientras muchas personas ya deben estar metiéndose en la cama, a mi aún me quedan algunas horas por exprimir, y aunque sé que muy pronto volveré a poner el despertador, ahora sólo quiero disfrutar de esta tranquilidad.
Este año no he "cerrado" por vacaciones...todo lo contrario. Este año "he abierto" mi vida por vacaciones.
Me he abierto para aprender a disfrutar de lo sencillo, de lo cotidiano, de lo que tengo a mano y de quienes tengo alrededor, pero especialmente, a disfrutar intensamente de mi misma.

6 comentarios:

  1. ¡Hola Magdalena! me gusta verte saboreando los pequeños momentos, y si, al mirar a nuestro alrededor podemos ver a gente que aparentemente esta mejor pero para otros, nosotros somos los privilegiados. ¡Adelante e intenta sacarle todo el jugo a la naranja!
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Muy buen texto con un final reflexivo muy atinado. Maravilloso. Me encantó visitarte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No sabes lo mucho que me alegran tus palabras... No te conozco personalmente, pero me pone contenta saber que estás bien y que estás aprovechando el verano de esta manera. Es todo un ejemplo y me parece que voy a aplicarme el cuento :)

    Un abrazo y a seguir así, con una enorme sonrisa!

    ResponderEliminar
  4. Francamente envidio tu estado de animo y el espíritu que transmites, que te permite disfrutar tantísimo de lo más cotidiano.
    Un besote Magdalena

    ResponderEliminar
  5. Gracias por visitar mi Blog ♥

    Te invito a visitar mi nuevo Twitter: @Buenos_tweet , y si te gusta, me puedes seguir :)

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar