lunes, 31 de enero de 2011

Desvaríos (III)

Sigo esperando despertar una mañana y comprobar que todo fue una pesadilla que duró demasiado tiempo. Que nada de aquello fue verdad, y que la verdad fue sólo una mentira.
Espero el momento de quitar el "pause" y pulsar el "play" de mi vida.
Quiero que el botón para rebobinar deje de funcionar y no quede más remedio que seguir adelante.
Y mientras tú vives en tu burbuja de cristal, mezclando la fantasía con tu propia realidad, yo sigo temiéndole al futuro, temiéndole a la vida. Odiándome por no ser capaz de olvidarte.
Mientras tu vida transcurre entre trozos de papel donde plasmas poesía, la mía se pone cuesta arriba por los sueños que soñé y que se truncaron un día.
Y me persigue el recuerdo de lo que fue, y me ahoga la pena por lo que pudo haber sido.
Hasta cuándo duele el dolor. Cuándo se olvida el olvido. Cuándo se muere el amor que se empeña en estar vivo.
Y mientras pasa la vida, siento que se me escapa el tiempo y me "acojona" pensar que no volveré a sentir lo mismo, que no habrá más príncipes a caballo, ni más reino que una cama vacía y fría, donde descansa tu recuerdo.

4 comentarios:

  1. Todo pasa, no se olvida pero duele menos, y después de una pesadilla, te esperan miles de sueños hermosos, no lo dudes.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Este es uno de esos post en los que me "sentaría" a reflexionar... y tal vez, hasta me atreviera a "gritar".

    Corre...

    Te mando un abrazo gigante al alma.
    Besos mil.

    ResponderEliminar
  3. Todo hasta que una mañana te despierta y ese dolor, esa tristeza y esa ausencia han desaparecido.

    Vengo a darte las gracias por tu visita y la huella dejada en mi hogar
    bichearé por los otros desvaríos
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Cicatrices les llamo yo :-) pero que embellecen y llenan el baul de los recuerdos :-)

    ResponderEliminar