miércoles, 26 de enero de 2011

Desvaríos (II)

¿Cómo se sigue adelante cuando se acaba el camino?

¿Cómo se puede bajar si no se ha subido?

Qué hago para olvidar, si no me alcanza la memoria para recordar que debo olvidarle.

Cómo olvido sus besos si no puedo olvidar el saber de su boca.
Cómo olvido su cuerpo si no puedo olvidar el calor de sus manos.
Cómo olvido sus ojos, si todavía recuerdo cada mirada.
Cómo olvido su aroma, si aún me embriaga el olor de su piel.

Y trato inútilmente de olvidar, pero me olvido que debo olvidarle y empiezo de nuevo a recordar...

¿Cómo empiezo de nuevo si no soy capaz de empezar?
¿Cómo me enfrento al futuro si no soy capaz de olvidar?

Y trato inútilmente de volver a querer,
trato inútilmente de poderle olvidar.
Y quiero partir de cero, quiero volver a empezar
quiero soñar que no sueño y quiero volver a soñar.

Así son mis desvaríos...a veces mentira y a veces verdad.
 

3 comentarios:

  1. Mi querida Magdalena: ¡cuántas preguntas!... el otro día le decía a un amigo que la vida es una eterna interrogación con poquitas respuestas, muchas (, y ;) alguna (¡!) y demasiados (...)
    Sobre todo hay días que los recuerdos nos invaden, y para colmo, la parte buena, esa que nos enferma de nostalgia.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Sólo hay una cura, el tiempo y la asunción consciente de lo perdido, duro y seco camino, pero preciso.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Como dice Pilar, el tiempo todo lo cura, simplemente hay que seguir adelante, tal vez un día cuando estemos reforzados y encallecidos podremos parar un momento para mirar atrás, pero ojo, solo para coger fuerzas para seguir adelante.

    besos

    ResponderEliminar