jueves, 29 de abril de 2010

Contradicciones

Te quiero sin querer quererte
Te extraño sin querer extrañarte
Te pienso sin querer pensarte
Te sueño sin querer soñarte...

Quiero dejar de quererte
Quiero dejar de extrañarte
Quiero no volverte a pensarte
Quiero soñar sin soñarte...

Pero...

No quiero quererte sin más
No quiero extrañar que te extraño
No quiero pensar que dejaré de pensarte
No quiero dejar de soñar que eres mi sueño...

Así que...
Seguiré queriéndote aún sin querer
Seguiré pensándote sin pensarlo
Seguiré extrañándote sin que me extrañe
Seguirás siendo mi sueño aún sin soñar...

Seguiré coleccionando contradicciones en este corazón libre que ya tiene dueño.
Seguiré deshojando margaritas...y tú estarás en cada pétalo

martes, 27 de abril de 2010

"Se deja de querer"

Hoy he pasado todo el día fuera de casa. Es lo que tiene mi nuevo "estatus social", (detesto tener que decir que estoy parada e imaginar que la otra persona estará pensando: "pobrecita; una más al paro. No le queda nada hasta que vuelva a encontrar algo..."), ahora me puedo permitir ciertos lujos que antes eran impensables, como levantarme a la hora que me da la gana y hacer lo que me apetezca en cada momento, sin estar pendiente del reloj.

Suena bien, ¿verdad?...Pues a pesar de lo bien que puede sonar, a mi todavía me cuesta un poco pensar que mañana no me espera mi silla en la oficina, (que incluso puede que la esté ocupando otra persona) que mi compañero no estará ahí para darme los buenos días, y que no tendré que elegir con qué expediente comenzar la jornada.

La verdad es que me sorprende mucho la gente que trabaja con la única expectativa de cotizar para cobrar el paro. Lo mismo es porque cuesta mucho dedicarse a lo que a uno le gusta, a lo que a uno le llena, y de ahí, que prefieran cobrar un poco menos, pero no hacer nada. Esa sería una buena, coherente y entendible explicación.

Fíjate si me cuesta asimilar que "estoy retirada momentáneamente de la vida laboral", que hoy estuve a punto de hacer el camino de casa al trabajo, casi por inercia. Supongo que con el paso de los días me iré acostumbrando (llevo así una semanita, tampoco es tanto). Pero me sigue invadiendo un estado de nerviosismo inexplicable, al que supongo sería más correcto calificar de ansiedad. Por una parte siento que debería empezar a disfrutar un poco de esta situación, repitiéndome constantemente que será temporal. Al menos, de eso es de lo que quiero auto convencerme cada día, y por otra parte, me agobia sentir que estoy perdiendo el tiempo por no hacer nada provechoso. Así que ya le he empezado a dar vueltas a la cabeza sobre distintas posibilidades en las que invertir una parte de mi tiempo libre de manera productiva. Hay varias opciones que estoy barajando, pero de momento, mejor me reservo dar más detalles, hasta que llegue a una conclusión definitiva.

Por lo menos todo el trámite burocrático para comenzar a percibir la prestación por desempleo, ya está solventado, y todo ello, en un mismo día. Qué gran invento lo de la Adminitsración Electrónica!!!

Cambiando de asunto...No sé la razón, no hay un por qué, pero hoy me he acordado de un poema de José Ángel Buesa, que recité (o al menos lo intenté) en varias ocasiones en mis programas de radio, y me ha apetecido compartirlo en forma de retal. Probablemente muchos lo conozcáis, pero creo que vale la pena releerlo, especialmente porque a veces buscamos explicaciones donde no las hay, cuando dos corazones dejan de latir al mismo son.

Se deja de querer...y no se sabe por qué se deja de querer.


SE DEJA DE QUERER

Se deja de querer, y no se sabe
por qué se deja de querer:
Es como abrir la mano y encontrarla vacía,
y no saber, de pronto, qué cosa se nos fue.

Se deja de querer, y es como un río
cuya corriente fresca ya no calma la sed;
como andar en otoño sobre las hojas secas,
y pisar la hoja verde que no debió caer.

Se deja de querer, y es como el ciego
que aún dice adiós, llorando, después que pasó el tren;
o como quien despierta recordando un camino,
pero ya sólo sabe que regresó por él.

Se deja de querer, como quien deja
de andar por una calle, sin razón, sin saber;
y es hallar un diamante brillando en el rocío,
y que, ya al recogerlo, se evapore también.

Se deja de querer, y es como un viaje
detenido en la sombra, sin seguir ni volver;
y es cortar una rosa para adornar la mesa
y que el viento deshoje la rosa en el mantel.

Se deja de querer, y es como un niño
que ve cómo naufragan sus barcos de papel;
o escribir en la arena la fecha de mañana
y que el mar se la lleve con el nombre de ayer.

Se deja de querer, y es como un libro
que, aun abierto hoja a hoja, quedó a medio leer;
y es como la sortija que se quitó del dedo,
y sólo así supimos que se marcó en la piel.

Se deja de querer, y no se sabe
por qué se deja de querer...

José Ángel Buesa

lunes, 26 de abril de 2010

"Cositas del querer"

Llevo varios días dándole vueltas a la cabeza sobre un asunto relacionado con las "cositas del querer", como dice la canción.
Y me asaltan preguntas como éstas:
¿Se puede amar dos veces como si fuera la primera?
¿Se puede volver a arriesgar todo, después de haber perdido la apuesta?
¿Es posible creer varias veces en que ésta es la definitiva?
¿Se puede querer en más de una ocasión como si nunca antes se hubiera querido de veras?
El amor, qué palabra tan pequeña para algo tan grande, capaz de cambiarnos la vida. Cuando lo has encontrado acapara la mayor parte de tus pensamientos, y cuando lo buscas, no dejas de pensar en él. De una forma u otra, el amor en cualquier de sus formas, suele imponerse al resto de las cuestiones que pasan por nuestra cabeza. Al menos por la mía. Debe ser porque soy una mujer bastante más pasional que racional, lo cual me ha dejado más de un "sinsabor".
Por amor he llegado a cometer el mayor de los errores...renunciar a ser yo misma.
Por amor he disfrutado de los mejores momentos, donde un beso vale más que un mundo entero.
Por amor he sufrido lo insufrible, el abandono de la persona por la que hubiera dado la vida.
Por amor estuve a punto de hundirme en el lodo, y por amor, tuve la fuerza de dar las últimas brazadas hasta la orilla y sentir que volvía el aire a mis pulmones.
Por amor he sido la mujer más feliz del mundo, y por amor, también fui la más desdichada.
Por amor, hubiera dado hasta lo que no tenía, y por amor también recibí los mejores regalos de la vida. Esos que no se pueden comprar con dinero, porque su valor es incalculable cuando se dan de corazón. Besos, caricias, susurros y silencios.
Por amor cometí mil disparates y por amor, también logré muchos aciertos.
Por amor pasé noches en vela y le robé los sueños a la luna.
Por amor perdí las ganas de todo y me quedé con ganas de nada.
Por amor derramé ríos de pena, perdí kilos de gloria y sentí que nada valía la pena.
Pero un día, sin porqués, sin preguntas y sin respuestas...el amor, te vuelve a cambiar la vida.
Ya no le robas los sueños a la luna, sino que quieres compartirlos con ella. Y aunque sabes que la apuesta es arriesgada, te olvidas de las consecuencias y decides abrir la puerta a ese "mundo perfecto", que sólo entendemos los idiotas que seguimos pensando que nada en el mundo es comparable con la sensación de vivir enamorados.
Los que seguimos pensando con el corazón, aunque nos lo hayan destrozado. Los que a pesar de lo sufrido por amor, seguimos soñando con despertar cadía día entre los brazos de "ese alguien" a quien llevábamos toda la vida buscando...sólo que antes, nos habíamos confudido de persona.
El amor todo lo cambia, todo lo transforma. No hay mayor energía en la tierra para hacerte sentir viva , o para matarte en vida, que el amor.
Y sí...quiero creer que sí es posible amar dos, y tres y hasta cientos de veces, como si fuera la primera vez.
(...) "Son las cosas de la vida, son las cosas del querer. No tienen fin ni principio. No tienen cómo ni por qué"


sábado, 24 de abril de 2010

Mi cuarto Premio...Mordisco sangriento

Estoy encantada, porque mi "vitrina de premios" se ha incrementado con un nuevo obsequio. Y van cuatro!!!.
La amiga Marita, desde su más que recomendable blog, me ha hecho partícipe del premio "Mordiscazo sangriento".
Este premio, como no podía ser menos, también lleva una condición implícita, y es la de contar la escena de terror literaria o cinematográfica que más me haya impactado.
Lo cierto es que me gustan mucho las películas de terror psicológico, las de terror sangriento y de fantasía, no me van demasiado. Donde haya un buen thriller de terror psicológico con un gran bol de palomitas de maíz, un sofá cómodo y, si es posible, una mano que agarrar...que se quite cualquier otra cosa.
No tengo muy buena memoria para los títulos (he llegado incluso a alquilarme dos veces la misma película), pero sí que me ha venido a la cabeza una peli que me impactó mucho y que se titula "Al final de la escalera". Dejo un enlace con información sobre la película por si a alguien que no la haya visto, le apetezca pasar un buen rato.
"Al final de la escalera"
Por cierto...coincido con Javier y la propia Marita, en que una de las mejores películas de terror de todos los tiempos es El Exorcista.
Ahora toca repartir mordiscos sangrientos:
A la amiga Jengibre, por sus cuentos de hadas.
Al blog "Entre tulipanes"
Al blog "Lo que no me callo"
Al diaro de un "completo gilipollas"
Y al diario de una "gorda triste"

miércoles, 21 de abril de 2010

Vacaciones "forzozas"

El lunes terminó mi compromiso contractual con la empresa (una Administración Pública) en la que llevaba trabajando dos años y medio. Más sencillo aún, este martes me convertí en una desempleada más de este país, en el que las cifras del paro crecen por minutos, en el que en los últimos tiempos la crisis económica que el Sr. ZP se empeñaba en enmarscarar como "recesión económica" para evitar pronunciar la palabra prohibida; "crisis", hace mella en infinidad de familias. Pasar a engrosar la lista del paro, no está mal para empezar la semana, eh!.
En mi caso concreto, todo apunta a que será un parón laboral breve, si se puede considerar que dos o tres meses es poco tiempo. Supongo que para las personas que llevan mucho tiempo sin encontrar trabajo, es más bien poco, máxime si durante ese período al menos puedes cobrar la prestación por desempleo, que afortunadamente me corresponde.
Lo cierto es que me siento muy extraña, porque esta situación es completamente nueva para mi. Después de más de una década trabajando sin descanso, me cuesta un poco acostarme pensando que no es necesario poner el despertador, que no tengo que hacer malabarismos para sacar tiempo de donde no lo hay y dedicarlo a hacer lo que me gusta o simplemente dedicármelo a mi. Me resulta complicado no ir a la oficina y sumergirme en una marea de expedientes, facturas, decretos, providencias, informes y miles de llamadas telefónicas con asuntos por resolver. Me resulta extraño no tener la cabeza llena de "cosas que se quedaron pendientes para mañana". No tener que preocuparme de qué ropa debo dejar preparada la noche anterior o qué comeré cuando llegue a casa, cansada de un duro día de trabajo.
Acabo de estrenar mi nuevo "estatus" y ya extraño a mis compañeros, el ajetreo diario, el subir y bajar escaleras, el tener que organizar los asuntos del día por orden de prioridad, los e-mails que van y vienen y hasta ponerme el "imaginario traje de mujer dura" para "resolver los obstáculos más complicados", nadando incluso en muchas ocasiones, "contra marea".
Eso sí, me he marchado con la gran satisfacción de haber dejado los deberes hechos, con la sensación de que dí todo lo que tenía que dar, de que en ningún momento me dormí en los laureles, de que correspondí con creces, a la confianza que un día algunas personas, depositaron en mi. No trato de echarme flores, pero sí de valorar todos mis esfuerzos, porque en el fondo, uno sabe y siente, cuándo lo ha hecho bien y cuándo lo podría haber hecho mejor, o haberse esforzado un poco más.
Recuerdo que cuando empecé allí, había miles de cosas que se me escapaban, que eran nuevas para mi, así que me pasaba muchas horas detrás del ordenador, tratando de recabar información y resolver todas las dudas que se me iban generando. Dedicaba tantas horas como fuera necesario e incluso me llevaba trabajo a casa. Y cada día, no sólo aprendía cosas nuevas, sino que mis obligaciones iban aumentando, porque nunca tuve miedo a enfrentarme a nada, si no sabía...buscaba la forma de hacerlo, mejor o peor, pero lo hacía. Mis progresos se hacían palpables no sólo en la cantidad de trabajo que iba cayendo en mis manos, sino también en las responsabilidades que iba adquiriendo. Aunque confieso que jugué con ventaja...me encantaba cada cosa que hacía, cada nueva cosa que aprendía, por lo que trataba de superarme cada día. Y aún hoy sigo diciendo que "me encanta lo que hago".
Supongo que la recompensa, no sólo fue la prolongación de mi contrato, sino el hecho de haber obtenido el reconcimiento por mi labor y las buenas expectativas de volver a la empresa en un par de meses. Por cuestiones adminsitrativas y burocráticas, así son las cosas. Quizás por eso mismo, esta sensación extraña que me acompaña ahora, está acompañada de cierta tranquilidad, y me planteo este parón laboral, como una período vacacional antes de volver a la "faena".
Dentro de lo malo, esto ha sucedido en un momento en el que emocionalmente estoy muy recuperada, en el que mi vida anda un poco más ordenada que hace un tiempo atrás, y en el que los rincones ya no son un refugio para esconderme del mundo y revolcarme en mi dolor. Ahora que he vuelto a ser yo, es un poco más fácil afrontar este pequeño "revés", que todo sea dicho de paso, no me ha pillado de nuevas. No ha sido ninguna puñalada por la espalda, ni ningún juego sucio por parte de "los de arriba". Las cosas empiezan y acaban. Y bastante suerte tengo, si las expectativas se cumplen y en un plazo aproximado de tres meses, vuelven a contar conmigo, tal y como me han asegurado.
Así que ahora trataré de no pensar demasiado en el tema y de disfrutar de mi tiempo libre, haciendo cosas que tenía olvidadas "por falta de tiempo", y otras nuevas que le den un poco de alegría a mi día a día.
En el fondo, si realmente es una cuestión tan temporal como me han dicho, trataré de planteármelo como unas vacaciones pagadas. Sin madrugones, sin preocupaciones, sin agobios, sin reloj, sin agenda...Dicho así, no suena tan mal, y supongo que será más llevadero. Trataré de introducir un poco de deporte en mi rutina cotidiana, que eso siempre levanta el ánimo y aporta mejorías físicas y psíquicas. Aprovecharé la cercanía del Atlántico para relajarme en la playa y tostarme al sol, e intentaré disfrutar de los encantos de esta isla picuda, tanto de día como de noche. También entra en mis planes, aprovechar cualquier oportunidad de formación que pueda surgir, porque de alguna manera, necesito tener alguna responsabilidad que me ponga las pilas.
Confieso que por muy bien que suene lo anterior, me aterra la idea de que esta situación se prolongue más de lo previsto, pero sé que no debo sumergirme en preocupaciones innecesarias antes de tiempo, así que prefiero pensar que después de 12 años, éstas serán unas gratificantes vacaciones que viviré tan intensamente como pueda porque terminarán antes de que pueda darme cuenta. Al menos, eso es lo que espero.
Así pues, desde mi nueva condición de "desempleada", tengo que añadir, que en estas "vacaciones", seguiré contando contigo porque seguro que serán más llevaderas si estos retales, de mi vida, continúan hilándose con los tuyos.
.

domingo, 18 de abril de 2010

Arriesgarse o...morir

Quiero correr el riesgo de tropezarme en el camino hacia la felicidad.
Quiero correr el riesgo de llorar en mi búsqueda de la alegría.
Quiero correr el riesgo de sentir que me muero en mi afán de vivir.
Quiero correr el riesgo de empezar de cero, aunque los años no perdonen.
Quiero correr el riesgo de llegar a la meta en esta carrera de obstáculos.
Quiero correr el riesgo de ser una princesa aunque mi príncipe sea una rana.
Quiero correr el riesgo de vivir cada momento, aunque se me escape el tiempo.
Quiero correr el riesgo de perderme en un laberinto de pasiones aunque no encuentre la salida.
Quiero correr el riesgo de ganar este juego, aunque pierda mil batallas.
Quiero correr el riesgo de superarme, aunque me sienta pequeña.
Quiero correr el riesgo de alcanzar metas aunque me desoriente en el trayecto.
Quiero correr el riesgo de sentirme libre, aunque termine encadenada.
Quiero correr el riesgo de sentirme viva, aunque sienta que me muero.
Quiero correr el riesgo de ser alguien en la vida, aunque termine siendo una más.
Quiero correr el riesgo de tirarme a la piscina, aunque se encuentre vacía.
Quiero correr el riesgo de encontrar un gran tesoro, aunque me ataquen los piratas.
Quiero correr el riesgo de soltar amarras aunque me quede a la deriva.
Quiero correr el riesgo de llegar a la otra orilla, aunque me falte el oxígeno.
Quiero correr el riesgo de arriesgarme, aunque pierda la partida.
Quiero correr el riesgo de llenar la maleta, aunque termine vacía.
Quiero correr el riesgo de subir alto, aunque más dura sea la caída.
Quiero correr el riesgo de saltar al vacío, aunque no funcionen mis alas.
Quiero correr el riesgo de sumar aciertos, aunque multiplique equivocaciones.
Quiero correr el riesgo de aprender la lección, aunque sea con errores.
Si la vida es un riesgo...quiero arriesgarme a vivirla.
Si el amor es un riesgo...quiero arriegarme a sentirlo.
Todo en la vida conlleva un riesgo. Dejar de arriesgarse, es dejar de vivirla, porque no hay peor riesgo, que no arriesgarse a vivir.

viernes, 16 de abril de 2010

El amor es un riesgo...

Fin de una dura jornada laboral. Sólo unos cuantos kilómetros me separan de ti. Estoy deseando llegar a tu encuentro y que me estreches en tus brazos a modo de bienvenida. No hay nada más reconfortante que tu manera de recibirme, haciendo que me olvide de todos los problemas del día.
Compartimos mesa y mantel mientras te pongo al día de cómo me ha ido hoy. Te cuento los detalles, grandes y pequeños, y lleno la mesa de papeles imaginarios y problemas sin resolver. Me prestas toda tu atención, aunque sé que a veces, no sabes de qué hablo.
Y siento que vuelve a empezar el día, con la agradable sensación de que ahora es sólo "para los dos". De postre, unas miradas y algunas palabras de amor, que se pierden entre sonrisas que le dan vida al salón.
¿Cómo no voy a quererte, si de mi vida eres lo mejor?. Me gusta sentir cuando me miras, que nada más importa o que todo tiene solución.

Escribí esta entrada el pasado jueves, pero por "h" o por "b", se quedó en borradores, esperando que mis dedos pulsaran la tecla "publicar".
He decidido compartirla, porque en los últimos días, el amor y el desamor han protagonizado la mayor parte de los post que sigo en los blogs de los que soy asidua. Supongo que porque el amor está siempre presente en nuestras vidas. Si lo hemos encontrado, porque lo tenemos, con todo lo que ello conlleva, y si no lo tenemos o lo hemos perdido...porque seguimos en su búsqueda, aunque nos hayamos prometido, no volver a enamorarnos. Pero en el fondo, sabemos que hay vacíos que no se pueden llenar salvo con ese sentimiento.
El amor...¡cuántas sensaciones contradictorias giran a su alrededor!. Momentos de felicidad absoluta, instantes de tristeza, seguridad e inseguridad, plenitud y vacío. Aún así, con el riesgo que conlleva enamorarse, el amor sigue siendo una de nuestras prioridades en la lista de objetivos que nos marcamos en la vida. Todos aspiramos a encontrar a alguien que nos haga sentir únicos, especiales, necesarios en la vida de esa persona por la que daríamos todo lo que tenemos.
Nada puede cambiarnos más la vida que el amor. De repente, dejamos de darle importancia a determinadas cosas para volcar toda nuestra energía en esa persona que nos hace sentir vivos. Esperando una llamada, un mensaje, un encuentro furtivo. Todo cambia a nuestro alrededor cuando compartimos la vida con alguien que siente lo mismo por nosotros. De ahí, que siga pensando que el amor es cosa de dos, y que sólo es amor de verdad, cuando es un sentimiento correspondido. Sé que hay mucha gente que no estará de acuerdo conmigo, especialmente el amigo Javi, con el que ya he tenido más de un debate sobre el tema.
Para mi el verdadero amor debe ser recíproco. No se trata de dar esperando algo a cambio, pero sí de sentir al menos, que vale la pena. Sólo concibo el AMOR en mayúscula, como diría Antonio Gala, porque el amor en letras pequeñas, es sólo calderilla.
Quizás he tenido la suerte de haber sido correspondida cuando me he enamorado, pero supongo que precisamente me he enamorado, porque me iba sintiendo correspondida y eso me hacía poner todos mis sentidos en "algo" que podía valer la pena. A veces no ha salido bien, pero mientras duró, era la mujer más feliz del mundo.
No sé si podría enamorarme de alguien con quien no puedo compartir los momentos importantes de mi vida, mis inquietudes, mis alegrías, mis tristezas, mis miedos y preocupaciones, mis proyectos, mis sueños...Creo que el amor se va tejiendo día a día, se va fraguando poco a poco y se alimenta de instantes que te hacen disfrutar de lo más pequeño de la vida, como si fuera lo más grande.
El amor es amor, cuando de repente te conviertes en un idiota y crees que nadie es más feliz que tú, cuando buscas su mirada entre miles de miradas, cuando un roce de su piel enciende todos tus sentidos, cuando eres capaz de hablar desde el silencio y que tu discurso sea de lo más fluído.
Cuando el tiempo se detiene a su lado y las horas no pasan en su ausencia, cuando una palabra suya puede volver tu mundo del revés, cuando te dice "te quiero" y se te encogen las entrañas, cuando le dices "te quiero" y sus ojos responden..."yo también".
El amor sólo es amor verdadero, cuando se vive entre dos.
Y aunque el amor sea un riesgo...¿quién no arriesga por amor?

miércoles, 14 de abril de 2010

Nuestra banda sonora...habla de amor.

"Hoy como siempre estoy pensando en ti". Me gustaría poder explicarte con palabras todo lo que siento. Y aunque te cueste creerlo, mis gestos también hablan de ti, tanto es así que ya "no sé cómo mirarte para que en mis ojos tú puedas leer lo que soy capaz de amarte".
Te has convertido en mi todo, porque "sin ti no soy nada, una gota de lluvia mojando mi cara". Sin ti, "mi mundo es pequeño y mi corazón pedacitos de hielo"
Y mientras pasa el tiempo, "voy haciendo mis planes, y voy sabiendo quién soy, voy buscando mi parte, voy logrando el control".
Y es tanto lo que te quiero, y es tanto lo que te extraño, que no me importaría "morirme contigo si me matasy matarme contigo si te mueres...porque el amor,cuando no muere mata, porque amores que matan nunca mueren".
Mi amor por ti sigue intacto, la llama que dió vida a mi vida permanece entre rescoldos, sin apagarse, ansiosa de volver a arder entre tus brazos, de quemarme con tus besos.
Te aseguro que "si pudiera tener más tiempo del tiempo que tengo, sería para ti, pero la vida eterna sólo dura un rato y es lo que tengo para estar contigo", así que "no sé a qué demonios estás esperando", para darle rienda suelta a este sueño, y olvidarnos del pasado.
Sé que te hice dudar en muchos momentos, que la desconfianza se instaló en tu cama en las noches de soledad, pero "ahora si parece que ya empiezo a entender que las cosas importantes aquí son las que están detrás de la piel. Y todo lo demás empieza donde acaban mis pies. Después de mucho tiempo aprendí que hay cosas que mejor no aprender".
Descuidé nuestro momento, inmersa en otro cuerpo cuando debió ser el tuyo el que recorriera mi piel, pero hoy he descubierto que "no hay nada más bello, que lo que nunca he tenido.Nada más amado que lo que perdí. Perdóname si hoy busco en la arena una luna llena, que arañaba el mar".
No supe entender tus silencios. Ahora sé que "dices lo mejor, cuando no dices nada".
Y en mis noches vacías, sigo pensando en ti. Persigo las estrellas en busca de tu cuerpo, dialogo con la luna para matar el silencio de estas noches frías en las que no te tengo aquí, y "como no puedo amarte, mato el tiempo mientras vivo con tal fuego en mi alma que siento celos del suelo que tú pisas, del agua que tú bebes, de la brisa. Amor...yo siento celos del aire que respiras, del llanto que tú viertes, de tu risa...amor, yo siento celos. De todo lo que sueñas, de esas cuatro paredes que te aislan, vida...siento celos".
No quiero pensar que ya es tarde, no quiero resignarme a vivir sin ti. No puedo imaginarme una vida sin tus besos. Cierro los ojos, y apareces frente a mi. Y te pienso, te imagino, y te sueño...
Daría todo lo que tengo, daría todo lo que soy por tenerte aquí de nuevo y "desnudarme poco a poco, encenderte si te toco. Si...nos miramos al espejo, me haces daño y no me quejo, no...La humedad en tu mirada, tiernamente derramada, si...Tu lamento y mi lamento, vuelan juntos en el mismo momento porque...lo que quiero ahora es tu cuerpo, ahora...ser su dueño ahora, ser su esclavo ahora...Y atarlo ahora, y adorarlo ahora, parar el tiempo ahora y acariciarlo ahora.Entregar el cuerpo abierto, por el vientre sentir tu aliento, si...Como inunda el mar la roca, ven y lame la miel de mi boca porque...yo te quiero ahora... con la boca ahora, con la mano ahora, con la carne ahora...Es urgente...ahora, embriagarme ahora, perder el punto ahora y derramarme ahora"
Aunque el dolor te haga creer que "no tengo nada que ofrecer, ni por fuera ni por dentro", "tengo lo que no tengo, para darte como si tuviera". Sé que es difícil para ti confíar de nuevo en mis palabras, que no supe sostenerte cuando tú me necesitabas, que sólo me ocupé de mi, sin ver que tú también estabas. Y te quieres resistir a creer que soy sincera, que hoy es mi corazón quien habla, pero "la sonrisa de tu cara me dice que me necesitas.La sinceridad tus ojos,dice que nunca me dejarás. La fuerza de tu mano me dice que me agarrarás siempre que me caiga".
Sólo me queda decir que "hoy levanto el corazón, pa´descorchar el amor, y bebérmelo contigo", porque "tengo razones ya de sobra, para no andarme con historias. Sé que te quiero y quiero estar contigo. Siento que nada más me importa, que me importas más que nada, el camino que sigo empieza y acaba...contigo"


Pd: Gracias a todos los que habéis aportado un granito de arena, para que este post suene así. Espero no haberme dejado nada en el tintero, pero en cualquier caso, la partitura permanece abierta para quien desee añadir sus propias melodías.
Un beso enorme para: Joseluinik, Javier, Anila_Loos, Jengibre, Marita, Juan Ignacio, CratiBea y Jonay


viernes, 9 de abril de 2010

Tú pones la letra y yo...elaboro el post

En relación a mi último post, "todo y nada", y a otras entradas que he estado leyendo en mis blogs favoritos, me acaba de venir a la cabeza una de las mejores frases que he escuchado nunca, y que podría resumir muchísimas cosas cuando se habla de sentimientos.
Se trata de una frase que forma parte de la letra de una canción. Me fijo muchísimo en las letras de las canciones, (de ahí que prefiera la música en español), porque sin duda, muchas de ellas son poesías envueltas en melodías.
La frase en cuestión es ésta: (...)"tengo de lo que no tengo para darte como si tuviera"
Toda una declaración de intenciones, de sentimientos, de sueños, de expectativas...¿Te gusta? Pues si te apetece...es toda tuya.
A modo de apunte, añado que me encantan los cantautores, y si me tengo que quedar con alguno, sin duda, me quedo con Rosana Arbelo. Mi admiración por ella es absoluta, y nada tiene que ver su origen canario para tal fascinación, de lo cual, todo sea dicho de paso, me siento muy orgullosa.
Ya que he hecho referencia a Rosana, mi cantautora preferida, no quiero cerrar este post sin colar algunas de esas frases que explican por qué caigo rendida ante sus letras:
(...)"hoy levanto el corazón, pá descorchar el amor, y bebérmelo contigo". (ésta frase me cautivó en la primera escucha)
(...)"tú eres mi suerte, mi cajero del querer, mi cuenta corriente. Y digo tú, tú eternamente, mi alegría de vivir, mi pena de muerte"
"más que los años, duelen los años, más que la pena los desengaños"
(...)"y aprendí que la tiza no escribe en frío...es absurdo querer subrayar lo que borra el olvido"...
(...)"y vamos volando sin alas...y vamos restando silencios...si no me despiertas, te debo este sueño"...
En fin, creo que el por qué mi pasión por esta artista, está más que justificada, atendiendo a lo que es capaz de expresar con una canción.
Se me está ocurriendo una idea...mmmmm. Podría dar buen resultado, y puestos a compartir....
Te propongo ayudarme a elaborar un post con frases de canciones. Esas estrofas especiales que en algún momento han expresado perfectamente lo que sentías, o simplemente aquellas que por cualquier motivo, se grabaron en tu cabeza o te arañaron el corazón.
¿Te animas?¿Puedo contar contigo?...
Si te gusta la idea...sólo tienes que dejar tu frase de canción preferida, e intentaré hacer un compendio de todas esas bandas sonoras que se den cita en este rincón, en forma de un post, que será tan tuyo como mío.

jueves, 8 de abril de 2010

De todo y de nada

De todo y de nada llevo en mi equipaje por este viaje sin destino. De todo lo que creí que me podía hacer falta y nada de lo que realmente necesito.
Me voy deshaciendo de cosas para aligerar el paso, por mucho que lo desee es imposible llevar una vida a cuestas, como si cumpliera penitencia y ésa fuera mi cruz.
A veces es necesario ir dejando cosas en el camino para poder avanzar.
Nada es imprescindible para seguir adelante. Nadie es reemmplazable, pero sí sustituible.
Todo lo que hoy nos puede hacer falta, mañana quizás, lo dejamos de necesitar. Así que hay que decidirse por llevar lo más práctico, lo más versátil. Cuanto más cómodos viajemos por la vida, más ligeros nos sentiremos.
Me cansé de coleccionar recuerdos, de apilar momentos que fueron y no volverán a ser.
Es agotador rebuscar en cajones llenos de pasado y desempolvar tantos "por qué".
Es absurdo no tener hueco en la maleta para el "ahora", por estar llena del "ayer." Es como tener la nevera llena de productos caducados, sabiendo que no los vamos a comer.
Nos empeñamos en viajar por la vida con exceso de equipaje, arrastrando cosas que sólo sirven para sumar peso y restar espacio.
¿Para qué sirven las palabras que no se dijeron, cuando quedan tantas por decir?
¿Para qué sirven las lágrimas derramadas, cuando quedan tantas por derramar?
¿Para qué sirve vivir de sueños pasados si aún queda tanto por soñar?
¿Qué importa si fuiste feliz o infeliz, si cada día es una nueva oportunidad?
¿Para qué atesorar los "pudo haber sido" en lugar de ocuparnos de los "serán"?
Hago y deshago la maleta. Meto y saco. Doblo y desdoblo. Ordeno y desordeno momentos que un día significaron tanto y que hoy sencillamente, carecen de valor.
Me pregunto si vale la pena andar mirando al suelo, por que la carga que arrastramos nos impide erguir la cabeza. Raras veces el suelo aguarda una sopresa interesante. En cambio, ¿quién no ha disfrutado del paisaje que se abre ante los ojos con tan sólo mirar al frente?. Infinito, inacabable, perfecto para imaginar...
Quiero una maleta pequeña, cómoda y funcional. Donde quepa todo y a la vez no quepa nada. Todo lo que soy y nada de lo que fui. Todo lo que tengo y nada de lo que perdí. Todo lo que es absolutamente mío, ahora que sé que sólo me tengo a mi. Todo lo demás son adquisiciones prestadas, que hoy lo valen todo y quizás mañana, no valgan nada.
Quiero viajar ligera de equipaje..."me voy con mi corazón a dónde la vida me lleve".
En este viaje sin destino y en esta pequeña maleta, hay un sitio para ti.

miércoles, 7 de abril de 2010

Quisiera ser...

Quisiera ser la musa que inspire tus sueños y arañarte las entrañas cuando te hable de amor.
Abrir tu corazón para colarme por dentro y hacerle cosquillas a tu alma con la yema de mis dedos.
Quisiera embriagarte con mi aroma y que aprendieras de memoria cada curva de mi cuerpo.
Quisiera ser para ti, como el agua para el fuego. Como la sonrisa que se escapa, cuando sueñas despierto. Como el azúcar que endulza tu café matutino, y como el agua más pura, para calmarte la sed.
Quisiera ser tu equilibrio cuando la vida se tuerce y el soporte de tu cuerpo, cuando tus piernas flaqueen.
Quisiera ser la brisa fresca que te quitara el calor y la palabra de ánimo, cuando te falte el valor. Tu cómplice y confidente, tu compañera y amiga, y también la única amante que llene tu cama vacía.
Quisiera ser la luz cuando se apague el camino, y la penumbra que buscas, en tus momentos más íntimos.
La voz que se escuche cuando reine el silencio y la risa que te anime cuando llores por dentro.
La melodía apropiada para cada instante del día, la letra de esa canción que se vuelve pegadiza.
Una palabra amiga cuando la pena te invada, y un buen tirón de orejas, cuando no te portes bien. Quisiera ser la solución cuando tengas un problema, y el abrigo que te arrope, cuando te tiemble la piel.
La brújula que te guíe cuando pierdas el norte y quien te devuelva a la tierra cuando te sientas naufragar.
Quisiera ser el ungüento que alivie tus dolores. La caricia que te calme cuando no puedas dormir.
El beso que te despierte para afrontar un nuevo día y el nombre que tatues, en los poros de tu piel.
Quisiera que lo que quiero, pudiera ser realidad...quisiera que fueras tú, la otra parte de mi mitad.

lunes, 5 de abril de 2010

Mi tercer premio!!!! "Vale la pena fijar el ojo en este blog"

Jolines, qué orgullosa estoy. Me he hinchado como un pavo real porque acabo de recibir mi tercer premio, y van dos en un mismo día. ¡No me lo puedo creer!. Miles de gracias Srta. Loos por otorgarme tal galardón-. Te lo "contaría todo al oído", pero estoy tan contenta de recibirlo, que quiero que todo el mundo se entere.
Este premio lleva por nombre "Vale la pena fijar el ojo en este blog". Se me han subido hasta los colores, porque el título impone lo suyo. Espero ser realmente merecedora de este "reconocimiento".
Estoy ansiosa por lucirlo con todo mi orgullo en la vitrina donde guardo los retales más importantes de mi vida, y espero sinceramente, que si has fijado el ojo en este blog, encuentres algún retal que sea de tu agrado. Si es así, me sentiré inmensamente dichosa, y si no lo fuera...igualmente, gracias por tu visita.
He tenido una tarde bastante ajetreada, así que me acabo de enterar de tan buena noticia, y la verdad es que no podía haber acabo mejor el día (bueno, si además me abandonara el dolor de espalda, ya sería total).
Ahora se supone, que debo cumplir dos requisitos. Uno de ellos es enlazar este premio con el blog de la persona que me lo concedió.
Va por ti, Srta. Loos.


Y la parte más bonita a la par que complicada, es la de compartir este "reconocimiento", con otros blogueros. Al igual que con el premio que me ha dado LaMar, éste también ha sido ya concedido a algunos de mis blogs favoritos, así que la lista queda de la siguiente manera:
(ta chan chan chán....)
Color primario
La vida está por delante
El blog de Sonix
Conviviendo con intruso
Entre tulipanes

Reitero que se quedan muchos blogs en el tintero, así que espero tener la oportunidad de seguir compartiendo premios...de seguir compartiendo líneas. De seguir disfrutando de alegrías como éstas, y de seguir haciéndote partícipe de las mismas.

Mi segundo premio!!!Blogs genuinos

El mundo de los blogs ofrece muchas y variadas posibilidades. Hay quienes los utilizan para mostrar su talento literario, para expresar sus inquietudes, para pedirle cuentas al mundo, para autoconfesarse, para ahorrarse una cita con el psicólgo, para desarrollar una pasión (literaria, cinéfila, política...) o simplemente los que lo hacen por el placer de escribir, sin más. En mi caso, hay un compendio de distintas circunstancias, pero principalmente porque me ha servido de válvula de escape en los momentos más difíciles de mi vida.
Es muy gratificante saber que hay gente por el mundo a la que en algún momento le puede resultar interesante lo que escribes, y que dedica unos minutos de su valioso tiempo para saber qué es lo que pasa por tu cabeza. Pero más gratificante aún, es descubrirte disfrutando de historias ajenas, y sin pretenderlo te "enganchas" a otros blogs por el placer que te aporta su lectura, e incluso, en algunos momentos de tu día a día, te acuerdas de sus autores y te preguntas, qué tal estarán pasando la jornada. Es curioso cómo empiezas a asociar la vida de unos y otros a la tuya propia. (Al menos, es lo que me sucede a mi, especialmente con algunos blogueros a los que sigo a diario, aunque a veces mis visitas queden en el más absoluto de los anonimatos por no dejar rastro en forma de comentarios).
Hoy me he levantado con energía positivia, porque tal y como dije en mi último post, "Es lunes, y qué importa". Cuál ha sido mi sorpresa cuando, siguiendo mi ritual diario, me he puesto a repasar los bloggs que sigo, y me encuentro con que LaMar desde su "interior secreto", me ha "elegido" para compartir el premio "Blogs Genuinos", creado por Chema, autor de Rayajos en el aire.
La única condición para lucir con orgullo este galardón, es colocar una cita creada una y exclusivamente por quien lo recibe. Es una condición de los más interesante, porque llevo un rato dándole vueltas a la cabeza tratando de crear una frase "genuina", haciendo honor al premio. Como siempre me han gustado tanto las citas célebres, sólo me venían a la cabewza frases hechas, leídas en alguna página de internet, en algún libro o en algún baño público. Y de repente he pensado:
"prefiero soñar despierta con lo imposible, que dormirme plácidamente en los brazos de la realidad". Supongo que el cambio de vida que se aproxima, tiene mucho que ver con esta frase personal pero no por elllo intransferible. Por cierto, con permiso de LaMar, voy a reproducir aquí su propia frase porque creo que merece la pena compartirla: "La perfección no es perfecta, ni siquiera existe"
Este premio también me brinda la oportundiad de destacar otros blogs genuinos, ante lo cual tengo que decir que todos y cada uno de los blogs que sigo, me parecen auténticos, por lo que comentaba al principio, todos guardan la esencia de quien los escribe. Teniendo en cuenta que soy relativamente nueva en este mundillo bloguero, y que muchos de mis blogs favoritos ya han sido premiados por la propia LaMar, quiero destacar los siguientes:
A Jonay por ese rinconcito con el que he descubierto muchísimas cosas interesantes sobre su persona más transparente.
A mi amigo Javi por compartir sus aventuras y desventuras personales, eso sí, con tirón de orejas incluido para que empiece a pensar en positivo y que su memoria deje de ser la de un amargado.
Al blog "lo que pasa por mi cabeza". Lo he descubierto hace poco y me está haciendo pasar buenos ratos, me siento muy identificada con algunos de los post (sobre todo por aquello de yo tampoco callo ni bajo el agua).
A Marta Simonet por su cuaderno de viaje; me gusta la forma de expresar de su protagonista y me parece genial la idea de ponerle voz a algunos de sus post, de hecho, es algo que yo ya me había planteado alguna vez y que quizás algún día sea posible.
Al blog "lo que no me callo", porque como dice su autora "tengo la lengua muy larga y la mente más aún si cabe" (me encanta esa frase).
Para el "día a día de un cuarentón" porque me encanta la forma de transmitir de Juan Ignacio, y desde aquí le animo a que lo haga con más frecuencia.
A mi paisana Catalina por su blog "antes muerta que sin brillo", porque tiene "algo" que me ha llegado dentro.
Y por último, a mis también recién descubiertos blogs:
Un cuaderno de sueños
Pedazos de mi alma
Alegre melancolía
En fin, me dejo muchos en el tintero, pero para todos...gracias por hacerme disfrutar "entre líneas" de tan buenos momentos.
.

domingo, 4 de abril de 2010

Mañana es lunes...¿y qué importa?

La Semana Santa llegó a su final, y en pocas horas volveré a mi rutina diaria. Saboreo los últimos instantes de estas minivacaciones que me han dejado muy buen sabor de boca. Me hubiera gustado disfrutar un poco más de los rayos del sol sobre mi piel, con el ronroneo de las olas de fondo, pero D. Lorenzo ha sido bastante cauto en los últimos días y sólo desplegó todos sus encantos en determinados momentos, los justos para recordarme la suerte de vivir cerca del mar, especialmente cuando llega el buen tiempo.
El sur de la isla se ha llenado de turistas y visitantes de otros puntos del archipiélago, especialmente de la zona norte, y el ambiente festivo se respiraba por todos los rincones, sobre todo en las zonas de aparcamiento, donde encontrar un hueco libre se hacía casi imposible. Me gusta ese ambiente festivo en el que da la sensación de que todo el mundo tiene ganas de olvidar los problemas cotidianos, desconectar del mundo real y simplemente disfrutar de distintas alternativas de ocio y tiempo libre.
Me encanta olvidar que existen los relojes y que hay ciertas obligaciones que no se pueden eludir.
Mañana todo volverá a la normalidad. El despertador me recordará con su estridente sonido que son las 7:00 y que debo saltar de la cama para afrontartar una nueva jornada laboral, y aunque los lunes siempre son complicados, yo me consolaré pensando en la gran suerte de haber disfutado en los últimos cuatro dias, de un montón de momentos inolvidables, de haber transitado por un montón de lugares difertentes, de haber sido dueña de mi tiempo; mientras que otras muchas personas no tuvieron la oportunidad de aparcar su rutina durante este tiempo.
Mientras escribo este post me planteo la opción de tomarme la vida con más tranquilidad y disfrutar de los placeres que ésta ofrece sin tener que esperar a una fecha concreta.
He vuelto a recordar lo bien que me lo paso sin tener planes que cumplir. Que el móvil no es una prolongación de mi cuerpo, que se puede disfrutar de un increíble paseo sin tener que coger el coche y que la casa no se moverá de sitio, por lo tanto da igual si no cumplo "hoy" con mis obligaciones domésticas, ya lo haré en otro momento.
Mañana es lunes y ¿qué importa?...La vida no tiene por qué ser rutinaria, si no permitimos que la rutina se instale en ella.