viernes, 10 de diciembre de 2010

Hablar y Callar...

Tras estos silencios en los que últimamente me veo obligada a sumirme, más por falta de tiempo, que por ganas de expresar...hoy quiero compartir un texto que he encontrado de casualidad navegando por la red, y que precisamente versa sobre el arte de hablar y la virtud de callar.



HABLAR es fácil pero CALLAR Requiere prudencia y Dominio

HABLAR oportunamente, es acierto.

HABLAR frente al enemigo, es civismo.

HABLAR ante la injusticia, es valentía.

HABLAR para rectificar, es un deber.

HABLAR para defender, es compasión.

HABLAR ante un dolor, es consolar.

HABLAR para ayudar a otros, es caridad.

HABLAR con sinceridad, es rectitud.

HABLAR de si mismo, es vanidad.

HABLAR restituyéndote fama, es honradez.

HABLAR disipando falsos, es conciencia.

HABLAR de defectos, es lastimar.

HABLAR debiendo callar, es necedad.

HABLAR por hablar, es tontería.



CALLAR cuando acusan, es heroísmo.

CALLAR cuando insultan, es amor.

CALLAR las propias penas, es sacrificio.

CALLAR de si mismo, es humildad.

CALLAR miserias humanas, es caridad.

CALLAR a tiempo, es prudencia.

CALLAR en el dolor, es penitencia.

CALLAR palabras inútiles, es virtud.

CALLAR cuando hieren, es santidad.

CALLAR para defender, es nobleza.

CALLAR defectos ajenos, es benevolencia.

CALLAR debiendo hablar, es cobardía.

Debemos aprender primero a CALLAR para luego poder HABLAR

Recuerda siempre: Que tus palabras sean más importantes que el Silencio que rompes


3 comentarios:

  1. Nos pierde el sonido de nuestra voz, aunque sea un vano eco resonando en el vacío. Me gustó la entrada, una reflexión más que necesaria.

    Es un gusto leerte, aunque sea de tiempo en tiempo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Magda...qué tal te ha tratado el agua???...madre mía...como ha llovido por ahí...siempre se dice que si uno no tiene nada mejor que decir...es mejor llamarse a silencio...práctica difícil...pero no imposible...y de la que tenemos que aprender más....besoosss

    ResponderEliminar
  3. Ahhhhhhhhhhh! amiga mía, qué importante saber callar, una palabra de más no tiene vuelta atrás.

    Miles de besos, Siempre.

    ResponderEliminar