jueves, 11 de noviembre de 2010

Una de mis pesadillas...

El 29 de marzo de 2006, firmé las escrituras de lo que para mi era un sueño. Tener una vivienda propia que más tarde se convertiría en el soporte de un montón de proyectos e ilusiones de futuro.
Dos años antes y sobre plano aún, podía imaginarme cómo quería que fuera cada rincón de aquella casa y hasta que finalmente el sueño se hizo realidad, fueron muchas las visitas para comprobar cómo un proyecto iba tomando la forma de un hogar.
No pasó mucho tiempo para que ese sueño comenzara a desvelarme noche tras noche hasta convertirse en una auténtica pesadilla donde la burocracia, y la falta de vergüenza de unos pocos, se convierten en el denominador común de una serie de despropósitos que se han ido sucediendo sin pausa.
Quiero aclarar que antes de tener las llaves de mi casa, fui sometida a un estudio previo por parte de la entidad financiera que me concedió la hipoteca, considerando que cumplía los requisitos para poder hipotecarme durante treinta años...toda una vida.
También quiero señalar, que mi casa no fue producto de una compra en un mercado ambulante, ni el resultado de tener buena suerte en cualquier juego de azar.
Digo esto, por una sencilla razón, la compra de mi casa, como la de cualquier hijo de vecino, estuvo supervisada por una sucursal bancaria y la firma de las escrituras se hizo ante un notario.
La primera sorpresa llegó en menos de un año, cuando la Administración Local deniega una "primera ocupación", que debía estar concedida antes de firmar cualquier papel con el banco y ante un notario.
Después de casi cinco años, con muchas lágrimas, sueños truncados, con la rabia y la impotencia de una política local que no comprendo, el edificio en el que vivimos 13 familias, sigue sin servicios básicos como el agua o la luz, y la respuesta de la Administración es que vivimos aquí bajo nuestra responsabilidad, porque legalmente nuestras viviendas no cumplen los requisitos para habitar en ellas. Y mi pregunta es, ¿por qué un notario permitió entonces que se firmaran las escrituras y se entragaran las llaves de la casa?...¿no se supone que un notario es un jurista que garantiza la legalidad de los documentos que interviene?.
La respuesta obviamente tiene mucho que ver con la cifra nada desdeñable que se metió en el bolsillo, sin importarle lo más mínimo que incurriera en una ilegalidad ni los problemas que dicha operación nos pudiera causar a posteriori.
Otra cuestión bastante preocupante, de la que nos hemos enterado mucho más tarde, en este proceso de ir sacando hilos de una madeja de irregularidades es que según certificó un técnico municipal, al promotor de mi casa se le denegó un permiso de obras por no cumplir una serie de requisitos, pero por arte de magia, sin subsanar absolutamente nada, dos meses más tarde, ese permiso se concedió.
Señores...vimos aquí porque hemos comprado una vivienda cuya hipoteca nos deja sin aliento, privándonos de muchísimas cosas para tener un techo, hipotecados hasta las cejas, y sin ningún otro lugar al que ir porque queramos o no, cada mes hay que pagar la hipoteca. Viviendas que no se pueden vender ni alquilar porque están consideradas "ilegales", tanto es así, que ni siquiera podemos empadronarnos en nuestras casas porque no figura la cédula de habitabilidad y por lo tanto, en ellas no se puede residir. Para el Ayuntamiento, no existimos, aunque miren ustedes por dónde, hace tres años que lucimos un espléndido vado en la entrada del garaje. Otra cuestión de lo más ilógica, si tenemos en cuenta que los vados sólo se conceden a los edificios que cuentan con cédula de habitabilidad.
A todo esto, añado que desde el año 2008 estamos pagando el IBI, algo que suena muy contradictorio, pero que según dicen, es obligatorio ya que lo que realmente pagamos es el hecho de tener una propiedad, aunque no figure que vivimos en ella.
Mientras, el promotor que se ha lavado las manos, nos ha tomado el pelo, nos ha mantenido engañados a base de mil mentiras, se pasea con su cochazo y come cada día en un restaurante diferente, mientras los vecinos pagamos deudas que no nos corresponden y que no hemos adquirido por cuenta y riesgo propio, puesto que desconocíamos totalmente la situación en la que nos encontrábamos y a pesar de las muchas denuncias que hemos interpuesto, la justicia no se pronuncia ante una persona de esta calaña.
A fecha de hoy, seguimos siendo "ilegales", pero las sorpresas no dejan de sucederse. El Ayuntamiento nos reclama el pago de los recibos de basura desde el año 2007, por no habernos dado de alta en el padrón de la basura. Y yo me pregunto, cómo nos damos de alta en dicho padrón si no tenemos la primera ocupación, si no nos dejan empadronarnos. Y además, hasta la fecha, el alta en el padrón de la basura se hacía de forma automática en el momento en el que se contrataba el suministro de agua potable, el cual sólo podía contratarse, una vez que se disponía de la cédula de habitabilidad.
Podría seguir contando una larga lista de despropósitos a los que nos hemos visto sometidos en estos casi cinco años, en los que hemos pasado por cortes de luz, multas, cortes de agua, engaños, mentiras, estafas y muchas muchas noches sin dormir, pero sería un post demasiado largo.
Así que para concluir, sólo tengo que añadir que el 29 de marzo de 2006 se hacía realidad un sueño que se ha transformado en una pesadilla que ya dura demasiado...

3 comentarios:

  1. Que pena, imagino tu ilusión, la de todos al comprar aquella casa, y no me cuesta nada imaginar la rabia desde que todo comenzó a complicarse, ¿cómo diablos pudo el notario validar todo eso? ¿porqué no está empapelado y pagando indemnizaciones? Ya, conozco la respuesta y es indignante.
    Pero seguro que poco a poco conseguireis arreglarlo, seguro.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Dios, me lo imagino y aunque es imposible ponerse en tu lugar (porque es taaan jodido) y debe ser durísimo y muy injusto. Que por culpa de unos hijos de puta - no tienen otro nombre - tantas familias estén así, no es justo y no es humano. Y ya ha pasado mucho tiempo, ¡ánimo y espero que se arregle!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Querida Meg, aunque hace tiempo que no me prodigo en blogs y comentarios, no puedo dejar de preocuparme por lo que te pasa. Espero que se solucione pero, si me permites una sugerencia, lucha o luchen por vuestros derechos. Llama a algún programa de televisión canario, podrían todos los afectados iniciar acciones legales, etc. Fuerza, paisana!!!
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar