lunes, 6 de septiembre de 2010

Prueba superada: vuelta al trabajo

"El trabajo ayuda siempre, puesto que trabajar no es realizar lo que uno imaginaba, sino descubrir lo que uno tiene dentro"
(Boris Pasternak)

Pues sí...hoy ha tenido lugar mi regreso al trabajo, y la verdad es que aunque no recuerdo si entré en la oficina con el pie derecho, tal y como me recomendaron, creo que he superado la primera prueba.
No tuve tiempo de "reencontrarme" con todos mis ex-compañeros, porque las horas se me hicieron minutos, tratando de asimilar toda la información sobre los asuntos pendientes que debo retomar, nuevos protocolos de actuación, y temas por resolver, algunos realmente urgentes. Sin duda más que un regreso a la normalidad, fue en toda regla, un regreso a la realidad.
El despertador no tuvo que hacer demasiados esfuerzos para ponerme en pie, porque una de las cosas que más me preocupaban era quedarme dormida, especialmente porque anoche me costó mucho conciliar el sueño, teniendo en cuenta que desde hacía meses no tenía horario ni para meterme en la cama, ni para salir de ella.
En líneas generales estoy muy satisfecha por el recibimiento recibido, besos, saludos, caras de sorpresa, alegría, abrazos...me sentí en casa. Sólo hubo una persona con la que no me sentí a gusto, y paradójicamente es la única persona a la que no conocía hasta hoy. Se trata de la chica que ocupó mi puesto durante estos cuatro meses, y que actualmente trabaja en otro departamento, con lo cual, afortundamente no tendré que mantener con ella una relación directa. Me sorprendió muchísimo su frialdad, su mutismo, su forma de tratar de explicarme los asuntos pendientes que mayor urgencia requieren. Yo sinceramente no sabía con quién me iba a encontrar, simplemente conocía su nombre, porque en todo este tiempo no visité en ningún momento la oficina, principalmente por dos motivos. El primero de ellos, porque no me apetecía sentir la "morriña" propia de quien extraña algo, y el segundo, porque no quería tomar parte de asuntos que dejaron de competerme, hasta que llegara el momento de mi reincorporación. En ningún momento he metido las narices en cómo ella sacaba adelante las cuestiones que yo había dejado pendientes al término de mi contrato, y eso que muchas veces, recibí invitaciones de mis compañeros para dejarme ver por allí. Creí que no era de recibo que se sintiera de alguna manera incómoda por mi presencia, pues ella supo desde el primer momento, la intención de la empresa de que yo pudiera regresar a mi puesto, previos trámites burocráticos.
La verdad es que me sentí mal por su compartamiento hacia mi persona, supongo que debido a que mi reincorporación ha supuesto su traslado, cuestión que no ha sido decisión mia. Desde el primer segundo que la tuve delante, supe que tendré que esforzarme mucho más de lo necesario para ponerme al día con todo, porque deduzco que no me lo pondrá fácil, así que optaré por preguntarle lo mínimo, y cuando no me quede más remedio.
Jamás he actuado de esa manera cuando he tenido que supervisar a "la nueva", o cederle mi puesto a otra personas por cuestiones contractuales, todo lo contrario, siempre me he mostrado colaboradora y he tratado de facilitar al máximo el trabajo, a la persona que correspondiera. Creo que eso forma parte de lo que se llama profesionalidad.
Bueno, dejando aparte ese pequeño incidente, el resto de la jornada ha transcurrido con mucha rapidez y buen rollo, y al final del día, estaba tan o más contenta que al comienzo, con lo cual, me doy por satisfecha.
Ya estoy pensando en los muchos temas que debo resolver esta semana, en todos los papeles que han quedado sobre mi mesa, en todas las cosas que quedaron pendientes para mañana. Ah, una cosa, quizás lo más entrañable de hoy...mi ordenador aún conservaba mi contraseña, nunca se cambió.

8 comentarios:

  1. Bueno, me alegro de que en general estés contenta.
    Con respecto a esa compañera, pues por desgracia sé mucho de "traspasos" de trabajo. La suerte que he tenido es que siempre (o casi) he tratado con gente maja, y no he tenido mayor problema. Es una pena que en tu caso no vaya a ser fácil, pero bueno, seguro que con el conocimiento que tienes sobre el puesto no será ningún problema para ti. Si ella quiere estar de morros, ya tiene dos trabajos, como se suele decir!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Me alegro y lo siento, siempre hay gente así, que no es capaz de separar las personas de las circunstancias. Trata de obtener la máxima información por otras vías, que ojalá me equivoque, pero hay quien inicia una campaña en plan "yo lo hacía mejor", y esas cosas son molestas.

    Disfruta del trabajo, de los compañeros y sobre todo de haber dejado detrás unos meses que sin duda han sido malos.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  3. ¡Cuanto me alegro de verte tan contenta! Y por lo de "esa" ni te preocupes, tienes razón en tu manera de verlo y actuar.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! fíjate que bien, tu ordenador te estaba esperando y ese será el compañero con quien mejor te tienes que llevar...
    "La otra" a lo mejor también pensaba: ¿cómo serías? y mejor mantener las distancias... Dicen que la primera impresión es la que cuenta, yo siempre doy una segunda y hasta una tercera oportunidad.
    Desde luego lo que está claro es que vuelves a estar en circulación, recuerda ser prudente con la velocidad y frena a tiempo.
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  5. Siempre es un placer leerte.
    Un beso de un amigo que esta de vuelta.

    ResponderEliminar
  6. Muchísimas gracias por los comentarios, la energía positiva y el buen rollito que transmitís. Serán unas semanas un poco ajetreadas y de contrareloj, pero en cuanto se incorporen mis compañeros de oficina, seguro que el trabajo será más llevadero, porque avanzaremos con mayor rapidez.
    Un besazo para todos!!!!

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de esa vuelta a la realidad, como dices, a tu compañera dale tiempo , te conocerá y verá que no hay 'peligro'.

    Besotes y enhorabuena.

    ResponderEliminar
  8. No te imaginas cuanto me alegro de que tengas esa alegria a pesar del el insidente se nota alegria y ganas en tus palabras me alegro muchisimo por ti Magda y espero que todo siga sobre ruedas y que cada dia sea mejor que el anterior....

    Un beso grande..:!!!

    ResponderEliminar