jueves, 2 de septiembre de 2010

Feliz. Mi vuelta a la "normalidad".

Estoy extremadamente feliz...
Hacía mucho tiempo que no me sentía así de contenta. Tenía tantas ganas de que llegara el momento de escribir este post, que no me creo que por fin pueda compartirlo con todas las personas que me siguen, que han estado ahí en mis peores momentos, y que sé, van a celebrar conmigo esta alegría, que llega a mi vida como un aliento de brisa fresca.
El mes de septiembre comienza con buenas noticias. Me trae aromas y sonidos que añoraba y que volverán a formar parte de mi día a día.
Después de cuatro meses y medio de "vacaciones forzosas", a partir del lunes, mi despertador volverá a sonar a las 7:00 de la mañana, porque... ¡dejo de estar desempleada!.
Ya me imagino dándome la vuelta unos minutitos más en la cama, antes de levantarme de un salto para rendirle cuentas a mi aseo personal. Me miraré varias veces al espejo, hasta que éste me devuelva una imagen medianamente aceptable, para salir pitando de casa, con el tiempo pisándome los talones, a afrontar mi reincorporación al mundo laboral.
Ya puedo oler el café del bar donde haré la primera parada del día antes de llegar al trabajo, y me veo saludando con alegría renovada (y alguna lagrimilla) a mis antiguos compañeros, además de las caras nuevas a las que me iré habituando poco a poco. Esa es una de las cosas que más me gusta de trabajar en una Administración, la cantidad de personas con las que me encuentro a diario, tanto compañeros como usuarios, algunas de ellas, realmente especiales para mi, bien por su disposición a facilitarme las cosas o simplemente por regalarme una sonrisa matinal. También los hay que no dan ni los buenos días, pero esos sencillamente sólo son compañeros, sin más.
Ya puedo percibir el jaleo que se forma a media mañana, cuando las tripas comienzan a rugir y llega el momento de hacer un breve paréntesis para salir a desayunar. Aunque nunca tuve un grupo definido de "compis de desayuno", me gusta observar cómo mis compañeros improvisan reuniones en las que se habla de todo y de nada, mientras me tomo mi café manchado, y le echo un vistazo a la prensa del día, olvidándome durante unos minutos de que tengo la mesa llena de papeles y del sonido continuo del teléfono.
Me imagino subiendo y bajando escaleras de departamente en departamento, con un montón de papeles entre mis manos en busca de una respuesta. Tramitando interminables y pesados expedientes, cuya resolución supondrá el alivio no sólo de quienes esperan soluciones, sino de los que tratamos de que esas soluciones se materialicen con la mayor brevedad posible.
Septiembre es un mes especial en mi vida. Paradójicamente siempre ha sido el mes escogido para mis vacaciones, y este año, es el mes de mi regreso al trabajo. Es curioso cómo cambian las cosas. Además, mi nueva situación de "empleada" coincidirá con el cumpleaños de mi madre, que el próximo día 6 celebra su 50 cumpleaños. Medio siglo de vida, con más "tira y afloja"que alegrías, así que el hecho de verme contenta, sé que será uno de sus mejores regalos para conmemorar tan señalada fecha.
Hoy me siento feliz, porque con la situación económica y laboral que estamos viviendo, sé que soy extremadamente afortunada por haber tenido la suerte de firmar este nuevo contrato.
Durante un año, volveré a trabajar haciendo lo que me gusta, en la empresa que me gusta y con la gente que me gusta. A 20 minutos de casa, de lunes a viernes, y de 8:00 a 14:30 horas. ¿Se puede pedir más?.
El horario me permite además, seguir disfrutando de tiempo libre para dedicarlo a lo que me apetezca, y ahora que se hace de noche cada vez más pronto, eso se agradece el doble. Entre mis proyectos inmediatos está el de mejorar mi formación profesional y visitar el gimnasio de forma regular, (que tanto tiempo de ocio comienza a pasar factura en mi cuerpo y en mi mente), además de no perder el hábito de la lectura, que tanto he recuperado en estos últimos meses, en los que he devorado un montón de libros que esperaban pacientemente en el rincón favorito de mi casa. La librería que, con tanta ilusión he ido llenado de adquisiciones literarias de primera, segunda y hasta tercera mano. Hoy sin ir más lejos, para celebrar la buena nueva, me he comprado cinco libros :-) (No me pude resistir pq. estaban a muy buen precio)
Supongo que las personas que han atravesado momentos complicados en el ámbito laboral, entienden perfectamente que para mi, la vuelta al mundo profesional suponga todo un acontecimiento. Especialmente cuando todo lo que me rodea depende exclusivamente de mis ingresos (hipoteca, seguros, recibos, coche, sustento...), tras un divorcio que económicamente me dejó en números rojos. He tenido que aprender a vivir únicamente de mi trabajo y esfuerzo, después de asumir unos gastos que en principio, eran cosa de dos. Pero bueno, al final, he terminado haciendo malabares con el dinero, para que alcance para todo, sin olvidar por supuesto, el apoyo de mi familia.
Aunque me correspondían dos años de prestación por desempleo, (con lo cual dejo un año y siete meses reservados para cuando lleguen momentos difíciles), tenía muchísimas gracias de volver al trabajo, porque me hace sentir útil, me aporta seguridad en mi misma y en mis posibilidades, me da salud y por tanto, me da vida.
Estar en activo profesionalmente, ha sido la mejor terapia en mis peores momentos, no sólo porque mientras desempeño mis funciones no tengo que pensar en otras cosas, sino porque la responsabilidad de cumplir eficazmente una tarea, supone una motivación importante para afrontar un nuevo día. Y así, cada día, es un nuevo reto.
Sé que a partir de la próxima semana muchas cosas volverán a convertirse en rutinarias, pero después de este período de descanso, en el que he disfrutado de mi tiempo haciendo lo que me ha apetecido en cada momento, la vuelta a lo cotidiano es algo que me apetece muchísimo.
He disfrutado de muchas mañanas de levantarme cuando sencillamente no me apetecía seguir en la cama, de noches interminables de cine en casa, de cafés que duraban horas, de largas estancias en la playa, de paseos en cualquier momento del día, de planes improvisados, de noches de fiesta sin importar el día de la semana...En fin, he disfrutado a tope del tiempo sin reloj y sin prisas, sin ninguna responsabilidad, pero mi cuerpo ya comenzaba a pedir algo más de actividad, y mi cerebro alguna ocupación diferente a buscar alternativas de ocio.
Y a pesar de haberlo pasado muy bien, siento que he perdido mucho tiempo sin hacer nada, porque cuanto más tiempo tienes, más lo malgastas. Por eso estoy segura, de que a partir de ahora, aprovecharé mucho mejor mi tiempo libre, y valoraré mucho más, cada momento que me pueda dedicar exclusivamente a mi.
Y mientras espero que llegue el lunes...a disfrtuar de lo que queda. Así que con vuestro permiso, esta noche me toca salir a celebrarlo.
No quiero cerrar este post, sin antes dar las gracias a quienes han apostado por mi, y han hecho posible que vuelva a hacer lo que me gusta en el ámbito profesional.
Un beso muy grande para todas las personas que se alegran por mi, y que forman parte de "mis retales"... ReTaLeS De Mi ViDa.

15 comentarios:

  1. Mi más sincera enhorabuena Magadlena, espero que el lunes sea no solo el primero de una nueva etapa laboral, sino de un año lleno de alegrías porque te lo mereces guapa.
    Me acordaré de tí a las 8.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Cuanto me alegro preciosa!!!
    Un beso enoooooooorme

    ResponderEliminar
  3. Me alegro mucho por ti a mi me queda un poco todavia antes de empezar mi actividad estudiante jajaja...y ...¿tienes vacaciones) para que te pases por aqui jaja

    ResponderEliminar
  4. FELICIDADES Guapa!!!!!....me alegro un montón...a disfrutarlo...y el lunes entra al curro con el pie derecho...así todo irá bien siempre....besoootees

    ResponderEliminar
  5. Jo, me alegro un montón de verte de nuevo ilusionada y contenta! Y es que es para estarlo, es normal que te consideres afortunada porque el trabajo parece muy chulo y las condiciones son buenas. Espero que sea sólo la primera de muchas alegrías!
    Y además te entiendo porque a mí me han llamado de la empresa donde terminé en julio, sólo tengo hasta diciembre y con peor horario, pero estoy contenta.
    ¡Y me alegro un montón por ti! ¡Besos y suerte!

    ResponderEliminar
  6. Ainsss, Magda, eres una buena comunicadora de tus sentimientos, no veas cómo me gusta lo que has escrito. Sabes muy bien transmitir, eso es muy bueno, el que lo que escribes llegue a la gente, a mi me llega un montón.
    Desde mi situación (que es la que tb has descrito fenomenal ahí arriba), te deseo todo lo mejor, que seas feliz, que sé que lo vas a ser.
    Miles de besos y disfruta de tu nueva situación de EMPLEADA, tú que puedes.... Muackkkk!!!!

    ResponderEliminar
  7. Muchísimas gracias a todas (Pilar, LaMar, Nazareth, Marita,Sonix, Marta) por compartir esta alegría conmigo.
    La verdad es que vuestros buenos deseos me hacen aún más feliz.
    Miles de besos acompañados de un fuerte abrazo (el que me gustaría daros en un cara a cara).

    ResponderEliminar
  8. Mi querida Magdalena: ¡buenos días! y nunca mejor dicho el saludo, desde este lado de la ventana eres una hija más. Si, tengo un hijo que ya se acerca a los 30 y siempre intenté hablarte como si fueras uno de mis pajaritos.
    Hoy celebro contigo la normalidad, el reloj, esos compañeros pelmazos ¡ay! como se extrañan cuando no tienes nada más que preocuparte por ti misma...
    Las vacaciones son buenas, cuando no son forzadas y hay que tener mucha fuerza de voluntad y una personalidad a prueba de bombas para luchar contra nosotros mismos, y tú debes sentirte orgullosa, lo hiciste muy bien y lo harás muchísimo mejor...
    Recuerda que soy de las que piensan que la vida siempre regala algo y no te dá más de lo que puedes soportar.
    Aunque remolonees cuando suene el despertador, piensa siempre que será un gran día, las cosas buenas y las malas se atraen con la mente.
    Un abrazo muy grande y no te olvides de tus amigos de palabras compartidas.

    ResponderEliminar
  9. Jope Alondra...me has emocionado mucho!!!Gracias por tus palabras que siempre llegan a lo más profundo.
    Miles de besos y te aseguro que no me olvido nunca de todos mis amigos de palabras, y sin duda, tú eres uno de ellos.
    Gracias por hacerme empezar este sábado con una sonrisas.

    ResponderEliminar
  10. Para mí septiembre siempre tiene algo especial, me alegro de que a ti te haya traído ese buen regalo...

    ResponderEliminar
  11. Mil felicitaciones Magdalena, te lo mereces.

    Un fortísimo abrazo lleno de buenos deseos.

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Felicidades
    Y me alegro mucho de tu regreso a la vida normal.
    BESOS

    PD: DISFRUTA QUE TE QUEDA SOLO UN DIA DE BUENA VIDA

    ResponderEliminar
  13. Me alegro muchísimo de tu incorporación al mundo laboral :) Suerte en esta nueva etapa.
    Un abz.

    ResponderEliminar
  14. Muchas felicidades!!!!!!!! Disfruta sobre todo del primer día.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. gracias a ti por hacernos participes de tu alegria...
    y por ser tan generosa ala hora de contarnos un pokito de tu intimidad....

    te deseo lo mejor del mundo..
    un abrazo grande y muuuucha suerteeeeee

    ResponderEliminar