martes, 10 de agosto de 2010

Rompiendo el silencio

Hoy quiero romper el silencio en el que me he visto inmersa tras los últimos acontecimientos que me han tocado vivir, y que lamentablemente, no han sido demasiado agradables ni fáciles de sobrellevar.
Las cosas siguen prácticamente igual, poco o nada ha mejorado, incluso a lo malo conocido se han sumado "malos por conocer", pero esa es otra historia de la que ya hablaré.
No estoy atravesando el mejor momento de mi vida, eso es evidente, pero tampoco he perdido la esperanza de que las cosas se vayan encauzando e incluso de poder afirmar algún día con total rotundidad que "no hay mal que por bien no venga". En eso también tengo algo de experiencia.
Lo que sí es cierto es que "lo que no mata, te hace más fuerte", y de fortaleza he aprendido mucho en los últimos tiempos.
El que hoy me vuelva a poner enfrente de una página en blanco, se debe principalmente a dos cuestiones que me han ayudado a encontrar esa fortaleza de la que hablaba.
El primero de ellos, son todos ustedes, mi pequeña familia bloguera, que a pesar de mi ausencia por estos lares, ha seguido visitando esta humilde casita.
Gracias por todos los comentarios que he recibido desde que "mis dedos se quedaran en silencio".
Srta. Loos, Canoso, Thot, Sonix, Kelevra, Pilar, Elizabeth, Marita, Meme, Latrís, La chica de cristal, Sonia, Alondra...y a quienes de una forma u otra también han tenido algún interés por saber de mi.
GRACIAS de verdad por hacerme sentir querida, importante e incluso, especial. Espero que no sólo sean imaginaciones mías :-)
Quiero que sepan que no he dejado de seguir sus letras, de colarme en sus casas, de husmear sus vidas, de alegrarme de sus logros y lamentar sus problemas. Que no les quepa la mínima duda de que estoy al corriente de sus "idas y venidas".
El segundo de los motivos por el que hoy quiero volver a "lanzar mi voz al aire", también tien nombre propio, y como sé que de vez en cuando se asoma por aquí, quiero dejarle estos retales ...

"Quiero que sepas que eres una parte muy importante de mi vida, aunque últimamente haya estado tan preocupada de mis cosas, que quizás no haya sabido darte el lugar que te corresponde.
Perdona por todas las veces que miré sin verte, por todas las veces que hablé sin escucharte, por todas las veces que decidí por los dos, sin pararme a pensar que tú también tenías algo que añadir.
Perdona por creer que sólo yo tenía problemas, que sólo yo tenía derecho a estar mal y que la tristeza sólo era cosa mía.

Perdona por las sonrisas que no esbocé cuando tratabas de hacerme reír con tus "payasadas", por las palabras que no supe pronunciar cuando tú también necesitabas escuchar "algo" de mi boca.
Perdona por no saber multiplicar los momentos felices y que en cambio se me haya dado tan bien restar sonrisas e ilusiones.
Quiero que sepas que, aunque no te lo diga con tanta frecuencia como debería, tú eres esa luz que me permite ver entre las sombras, porque por muy oscura que se vuelva mi vida, siempre estás ahí, aún en la penumbra.
Sé que debería alegrarme por haberte encontrado, en lugar de lamentarme por todo lo que he perdido en el camino, por las heridas del pasado o las tristezas de "los míos". Pero ya me conoces, tiendo a cargar con demasiado equipaje, olvidándome de que viajar con sobrecarga, dificulta mucho la libertad de movimientos.

Y mientras deshojo días en el calendario, me doy cuenta de que en cada uno de ellos has estado tú con una sonrisa, con un abrazo, con una palabra de aliento, o sencillamente con una mirada más elocuente que cualquier discurso elaborado.

Muchas veces te miro furtivamente y veo a ese alguien que siempre quise tener a mi lado, porque desde que te conocí no he vuelto a tener miedo por retrasarme al llegar a casa, por no poder acudir a nuestra cita, o por tener el móvil desconectado.
Contigo no tengo que darle mil vueltas a la cabeza para buscar el mejor modo de explicarte que han surgido otros planes, porque sé que no levantarás la voz ni te darás media vuelta.
Contigo no tengo que fingir que todo va bien cuando me muero por dentro, ni me asustan tus noches de insmonio, ni lo que dirás en un mal momento.
Los gestos delatan a las personas y los tuyos siempre han dejado claro que no necestias estar por encima de mi, para sentirte más hombre.
Es eso precisamente, lo que te hace más humano.
Dicen que "quien calla otorga", y tú has sabido callar aún en situaciones en las que yo hubiera puesto el grito en el cielo, otorgándome siempre un voto de confianza. Cuando rompes tu silencio lo haces pensando en mi, aunque te sientas impotente, mostrándome así en qué consiste el respeto. Sé que hay momentos en los que es más difícil callar que esgrimir cualquier argumento, por eso valoro tanto tu proceder.

Ni te imaginas cuántas cosas me has enseñado, aunque no seas de "escuela de pago", tu educación vale más que cualquier profesorado. Ser buena persona, no entiende de notas medias.
Gracias por ser como eres, por tu inmensa paciencia, por tu amistad, por tu cariño y por estar a mi vera.
Qué suerte haberte encontrado...qué suerte ser tu princesa".



Mis letras hoy no podían tener mejor acompañamiento musical que los retales de éste artista.
Les invito a disfrutarlos...

16 comentarios:

  1. Me alegro muchísimo de leerte. Un beso Magdalena.
    Creo que a veces nos entretenemos mirando el alfeizar de la ventana y olvidsmos el muro que la hace posible.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ey, salgo en la foto de familia!!!, PA-TA-TA:D. Muchas gracias por acordarte de nuestras charlas a deshoras, me alegro de que hayas vuelto a escribir, nunca me gustaron los silencios.
    Por otro lado, lo dedicado te ha quedado precioso, pero pase y lo lea o no, apostaría un brazo y los dos hombros a que le encantaría escucharlo de tu voz mientras le miras a los ojos.... piensa en ello.

    Un piacere volver a pasar por aquí. Besoss

    ResponderEliminar
  3. Encantada de tu regreso y de que al menos en tu vida tengas una brisa de aire fresco.
    BESOTES

    ResponderEliminar
  4. Y porque hay gestos que dicen más que mil palabras, que nunca dijo más un verbo que una mirada...
    FELICIDADES Magdalena, por este paso más.
    Ahh!! NO SON IMAGINACIONES TUYAS.
    Abrazo fuerte al alma compañera. CAMINA.

    ResponderEliminar
  5. Precioso texto para esa persona, que tiene que sentirse muy muy especial.
    Me alegro también de que hayas roto tu silencio, ojalá pronto las cosas vayan tan bien que lo rompas para siempre.
    Otra cosa: no son imaginaciones tuyas, la veradd es que yo te aprecio y me gustaría que todo te fuese bien.
    Ánimo con lo que sea, y gracias por dedicarnos unas palabrillas! ¡Un beso! ;D

    ResponderEliminar
  6. Bienvenida de nuevo!!! y precioso tu texto y la música, por supuesto.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  7. Me alegro mucho de que haya un principe que te acompaña, te apoya, te escucha.
    Bienvenida.

    ResponderEliminar
  8. Me alegra mucho tenerte nuevamente por aquí. Cuando tengas un rato pasa por casa y llévate unos regalitos de bienvenida:
    http://semos-dos.blogspot.com/2010/08/hermosos-blogs-y-deseo-eterno.html

    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Magdalena quiero que sepas, en primer lugar, que me alegra que hayas roto el silencio,en segundo lugar nunca dejé de visitar su casa, aunque me mantuve detrás siempre expectante, he derramado lágrimas con muchas de tus entradas, muchas veces me he identificado contigo y me dolía, y salía de tu casa corriendo, con un nudo en la garganta, de ahí que no comentara, no podía dar ánimos cuando yo también los necesitaba. Hoy quiero hacerte saber que para mí eres especial, que sin saberlo me has enseñado muchas cosas, y me has hecho recordar valores que tenía en el olvido. Hoy algo mejor, deseo transmitirte toda la fuerza, que tu siempre me mostraste. Sigue luchando al final siempre hay una luz que nos ilumina. Un Beso enorme.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Magdalena! a los amigos se eligen, aunque sean virtuales y me contenta saber que sigues ahí, luchando, tienes que hacerlo sólo tú, los demás pueden estar a tu lado pero en el interior sólo la propia persona tiene que abrír ventanas y quitar telas de araña, creo que lo estás haciendo muy bien...
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  11. Muchísimas gracias a todos, de corazón.
    Pilar, tienes razón, pero a veces es difícil mirar más allá del problema. Que disfrutes de tu viaje. Qué envidia!!
    Kelevra, nunca olvido una cara, y a ti te tengo fichado.jaajajaja. Muchas gracias.
    Meme, menudo veranito de altos y bajos, eh!!Un beso guapa.
    Sonia, muchas gracias por el consejo. Seguiré caminando aunque a veces sea "a la pata coja".jaja.Gracias y besos fuertes.

    ResponderEliminar
  12. Sonix...miles de besos. No sé cómo te las arreglas tú con tanta actividad en tu blog.jajaja. Oye, que eres un encanto y que me puse un poco triste con lo de tu trabajo, pero vamos, que te ha faltado tiempo para encontrar algo nuevo (aunque sea provisional). Te deseo lo mejor porque te lo mereces por buena gente. Besos

    Srta. Loos, gracias por la visita. Cómo cambian las cosas verdad???hace un añito, eras tú la que no lo estaba pasando tan bien, y ahora...París!!! B

    ResponderEliminar
  13. Thot, muchísimas gracias por cada uno de tus comentarios. El último príncipe de mi vida se convirtió en el sapo venenoso más horroroso que te puedas imaginar, así que ahora la princesa soy yo!!!
    Muchos besos.

    Hola Canoso. Yujú!!!!menudo recibimiento, con premios incluidos. Muchísimas gracias. Te mando un guiño de ojos y un montón de besos.

    ResponderEliminar
  14. Vaya Minerva...me has emocionado muchísimo con tus palabras y no veas lo bien que me han sentado, eh!!!. Sólo quier que sepas, que siempre estaré por aquí para lo que necesites. No sé los motivos que te han llevado a cerrar la puerta de tu casa, pero espero que valgan la pena y si alguna vez te apete reabrirla y no encuentras la llave...cambia la cerradura, eso funciona!!!
    Espero que todo se haya puesto en su sitio.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  15. Alondra, como siempre, sabes dar en el clavo. Muchísimas gracias por tu visita y por tus palabras, que siempre son como una brisa fresca.
    Te mando un montón de besos.

    ResponderEliminar
  16. Magdalena, que decirte... entre aquí en tu rincón de retales por pura casualidad y me identifique tantísimo contigo, que me quedare aquí por un tiempo indefinido, estoy muy orgullosa de este GRAN PASO, y de esas palabras de agradecimiento a esa persona especial que te hace su princesa, ojala algún día alguien hubiera valorado así mi amistad, hubiera dado un vistazo atrás para darse cuenta que yo seguía allí, pero no todos tienen esa luz en medio de los problemas y sabes qué, que te des cuenta de que tienes personas por las que luchar y por las que seguir adelante es síntoma de que comienzas a subir la cuesta! Así que animo linda que si necesitas un empujón aquí estamos para llevarte a acuestas si hace falta! y Oleee Y Oleee por esa persona tan especial que esta a tu lado porque sobre todas las cosas es UN AMIGO!!!! y eso es una palabra que le queda grande a mucha gente, pero que a él poco menos le queda pequeña! un beso muy grande!

    Elizabeth.

    ResponderEliminar