martes, 4 de mayo de 2010

Odisea en "Martes"

Hoy me he levantado temprano. Quería aprovechar la mañana para realizar algunas gestiones. No dormí demasiado porque me metí en la cama bien entrada la madrugada. No lo puedo evitar, suelo estar más despierta de noche que de día. En esto también voy en el sentido contrario de las agujas del reloj. Nunca mejor dicho. Además, no es gratuita mi incursión en "el club de los noctámbulos!
He comenzado la mañana haciendo cola en una Administración Pública cuyo horario de atención al ciudadano es de 10:00 a 13:00 horas. Sí sí...tres horas y casi que por hacernos un favor. ¡No vaya a ser que se cansen demasiado los funcionarios!.Y me jode tener que decirlo yo, que en los últimos años he estado trabajando en una Administración, pero les aseguro que nada que ver. Lo que está claro es que no es lo mismo ser funcionario que estar contratado y jugarte cada día el pan de tu casa.
Desde las 8:00 de la mañana estaba allí, (es la única forma de que te toque un número) con los "ojitos aún pegados", diciéndome:"con este último papelito que me falta, me quitaré un gran peso de encima y podré poner punto final a un capítulo del que me quiero olvidar para siempre". Sintiéndome orgullosa de haber llegado al final de un "vía crucis" burocrático y emocinal, yo solita. Cuál es mi sorpresa, cuando a las 10:30 por fin paso por ventanilla y una funcionaria me dice que no me pueden facilitar este documento, que debía estar listo desde hace meses, porque se les ha acumulado el trabajo, y que por lo tanto, tendré que esperar un par de meses más.
Juro que hubiera comenzado a dar gritos nombrando a toda la familia de la funcionaria en cuestión, que por cierto, en el gremio deberían hacer un curso de sensibilidad en la atención al público, y renovarlo cada año. Porque si al menos, te trataran con un poco de delicadeza, quizás sería más fácil afrontar el enfado del momento. Es curioso, me viene a la cabeza un detalle. En la Administración donde trabajaba, cada 6 meses se nos ofrecía la posibilidad de realizar un curso de atención al ciudadano de forma gratuita e impartido por profesionales, pero en horario no laboral. Pues en las dos ocasiones en las que hice ese curso, todos los asistentes, éramos "contratados". ¡No participó ni un solo funcionario!. ¿Casualidad?
Con toda mi rabia contenida, y la impotencia que se puede llegar a sentir en estos casos, pero con mi educación por encima de todo, lo único que pude hacer fue dejar constancia de mi malestar a través de una sencilla reclamación. Que por cierto, el hecho de redactarla le arrancó la sonrisa a otro empleado presente. ¿Lectura?, probablemente estuviera pensando: "total, no sé para qué te tomas la molestia, se la pasarán por el..."
Pero la cosa no queda ahí. Porque cuando pensé que ya me iba a casa a olvidarme del asunto, me llega un mensaje al móvil dándome cuenta otro problema que debo solucionar, por la incompetencia de otra Administración Pública. Así que cambio de dirección y allá que me voy.Esta vez, las cosas fueron un poco más sencillas y pude subsanar el malentendido.¡Menos mal!.¡Qué alivio!
Con respecto a mi última entrada en el blog, sobre mis constantes contradicciones, sólo puedo decir que me ha venido bien que "la luna no entrara anoche por mi ventana". Digo esto, porque a veces es necesario dejar de huir de la soledad, y afrontar las cosas con frialdad y sentido común, en plan monólogo.
No he tomado ninguna decisión sobre nada, ni siquiera sé si la tomaré, pero en cualquier caso, creo que ahora lo que toca es pensar, analizar, reflexionar, extrañar desde la distancia y sentir. Sentir si este cuento admite la posibilidad de muchos finales distintos que aún no se han escrito, o si por el contrario, solo entiende de un final.
La única conclusión a la que he llegado, es que pase lo que pase, al igual que los libros, hay que leer capítulo por capítulo, página por página, meterse en la historia, conocer a los personajes...y eso lleva un tiempo. Y a veces, es necesario suspender temporalmente la lectura, porque se producen algunas embotellamientos mentales que no permiten al lector, distinguir a los distintos protagonistas de la historia que tiene entre sus manos.

9 comentarios:

  1. Toda una odisea Magdalena...pero ten paciencia que pronto se solucionarán tus cosas...un besote guapa...y mucho ánimo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Marita. Tú siempre tienes una palabra de ánimo, que viene muy bien.
    Un beso mi niña

    ResponderEliminar
  3. Yo también creo que lo mejor es ir paso a paso, sin correr demasiado para no tropezar. En estas situaciones es mejor tener paciencia, porque el tiempo todo lo arregla.

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Ten paciencia, como dice Marita, todo se arreglará, no decaigas, que sino se hace más cuesta arriba.
    Y lee poco a poco empapándote de lo que más te gute.
    Un besote y un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Hola Magdalena.

    Recuerdo una canción que decía que "you can't hurry love", que vendría a decir que en el amor no hay que apresurarse, y creo que es verdad. Confía en tu corazón y lo demás el tiempo lo dirá.

    Mucha suerte y besitos de jengibre.

    ResponderEliminar
  6. Hola Retal de Seda:
    Desde mi otra piel de Serpiente, aquí estoy contigo nuevamente. Meg, siempre el espectáculo se ve diferente desde el lado contrario. La educación, para algunos, es signo de debilidad (craso error). Y con la Administración nos topamos con míseros empleaduchos que desprecian a los ciudadanos...
    Y el Amor...ése es un funcionario que algunos días está de buen humor y otro no hay quién le sople,;)
    Tu corazón es un hermoso castillo, ya llegará un Valiente Caballero.
    Un abrazo.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  7. Retal de Seda:
    Te había escrito un comentario y se borró...Alguna tontería habré escrito que los duendes decidieron borrarlo.
    Estoy aquí nuevamente, con la piel cambiada ;)
    Ánimo, paisana, la vida se las arregla para vestirse con un disfraz distinto sin ser Carnaval.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por todos los comentarios...de veras que se agradece el interés, el apoyo y el cariño que me muestran a través de ellos.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  9. InfinitaRebe...a ti cualquier piel te siente genial. Me alegro muchísimo de encontrate nuevamente por estos lares. Bienvenida, estás en casa.
    Muchos besos y muchas gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar