martes, 27 de abril de 2010

"Se deja de querer"

Hoy he pasado todo el día fuera de casa. Es lo que tiene mi nuevo "estatus social", (detesto tener que decir que estoy parada e imaginar que la otra persona estará pensando: "pobrecita; una más al paro. No le queda nada hasta que vuelva a encontrar algo..."), ahora me puedo permitir ciertos lujos que antes eran impensables, como levantarme a la hora que me da la gana y hacer lo que me apetezca en cada momento, sin estar pendiente del reloj.

Suena bien, ¿verdad?...Pues a pesar de lo bien que puede sonar, a mi todavía me cuesta un poco pensar que mañana no me espera mi silla en la oficina, (que incluso puede que la esté ocupando otra persona) que mi compañero no estará ahí para darme los buenos días, y que no tendré que elegir con qué expediente comenzar la jornada.

La verdad es que me sorprende mucho la gente que trabaja con la única expectativa de cotizar para cobrar el paro. Lo mismo es porque cuesta mucho dedicarse a lo que a uno le gusta, a lo que a uno le llena, y de ahí, que prefieran cobrar un poco menos, pero no hacer nada. Esa sería una buena, coherente y entendible explicación.

Fíjate si me cuesta asimilar que "estoy retirada momentáneamente de la vida laboral", que hoy estuve a punto de hacer el camino de casa al trabajo, casi por inercia. Supongo que con el paso de los días me iré acostumbrando (llevo así una semanita, tampoco es tanto). Pero me sigue invadiendo un estado de nerviosismo inexplicable, al que supongo sería más correcto calificar de ansiedad. Por una parte siento que debería empezar a disfrutar un poco de esta situación, repitiéndome constantemente que será temporal. Al menos, de eso es de lo que quiero auto convencerme cada día, y por otra parte, me agobia sentir que estoy perdiendo el tiempo por no hacer nada provechoso. Así que ya le he empezado a dar vueltas a la cabeza sobre distintas posibilidades en las que invertir una parte de mi tiempo libre de manera productiva. Hay varias opciones que estoy barajando, pero de momento, mejor me reservo dar más detalles, hasta que llegue a una conclusión definitiva.

Por lo menos todo el trámite burocrático para comenzar a percibir la prestación por desempleo, ya está solventado, y todo ello, en un mismo día. Qué gran invento lo de la Adminitsración Electrónica!!!

Cambiando de asunto...No sé la razón, no hay un por qué, pero hoy me he acordado de un poema de José Ángel Buesa, que recité (o al menos lo intenté) en varias ocasiones en mis programas de radio, y me ha apetecido compartirlo en forma de retal. Probablemente muchos lo conozcáis, pero creo que vale la pena releerlo, especialmente porque a veces buscamos explicaciones donde no las hay, cuando dos corazones dejan de latir al mismo son.

Se deja de querer...y no se sabe por qué se deja de querer.


SE DEJA DE QUERER

Se deja de querer, y no se sabe
por qué se deja de querer:
Es como abrir la mano y encontrarla vacía,
y no saber, de pronto, qué cosa se nos fue.

Se deja de querer, y es como un río
cuya corriente fresca ya no calma la sed;
como andar en otoño sobre las hojas secas,
y pisar la hoja verde que no debió caer.

Se deja de querer, y es como el ciego
que aún dice adiós, llorando, después que pasó el tren;
o como quien despierta recordando un camino,
pero ya sólo sabe que regresó por él.

Se deja de querer, como quien deja
de andar por una calle, sin razón, sin saber;
y es hallar un diamante brillando en el rocío,
y que, ya al recogerlo, se evapore también.

Se deja de querer, y es como un viaje
detenido en la sombra, sin seguir ni volver;
y es cortar una rosa para adornar la mesa
y que el viento deshoje la rosa en el mantel.

Se deja de querer, y es como un niño
que ve cómo naufragan sus barcos de papel;
o escribir en la arena la fecha de mañana
y que el mar se la lleve con el nombre de ayer.

Se deja de querer, y es como un libro
que, aun abierto hoja a hoja, quedó a medio leer;
y es como la sortija que se quitó del dedo,
y sólo así supimos que se marcó en la piel.

Se deja de querer, y no se sabe
por qué se deja de querer...

José Ángel Buesa

6 comentarios:

  1. Precioso poema Magdalena y muy sabio! Pero lo que más me importa es tu nueva situación. Es importante para tí que decidas lo que hacer al final, no caer en la desidia, y sobretodo no desesperarte en la búsqueda de un nuevo trabajo, que llegará, seguro que llegará. Y quien sabe, a lo mejor es la oportunidad de tu vida!
    Un besazo enorme cargadito de ánimos!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Latrís...pero espero sinceramente, que no tenga que buscar un nuevo trabajo, sino que realmente se cumplan los pronósticos y regrese a la empresa en la que he estado los últimos dos años y medio de mi vida.De ahí que hable de una situación temporal, porque al menos, esas son las expectativas que me han dado.
    Gracias por tu retal y sobre todo, gracias por tu visita.
    Te devuelvo el beso cargado de buenos deseos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Magdalena.

    Precioso poema. No lo conocía y me ha gustado mucho.
    Por otro lado, cuesta hacerse a la idea de que no tienes una rutina que seguir. A mi me ha pasado, aunque por otra situación diferente, y al principio te sientes muy extraña. Pero no pienses que no haces nada provechoso. Piensa que ahora puedes dedicarte un tiempo para ti y para otras cosas que te gustan.
    Besitos de jengibre.

    ResponderEliminar
  4. Hola amiga Jengibre..
    La verdad es que es un poema muy bonito y muy certero.Me alegro de que al menos haya servido para que alguien más, lo conozca...
    Estoy en ello, tratando de dedicarme tiempo a mi. Los primeros días no obstante, estoy aprovechando para solucionar temas de pepeleos y demás...y como ya ha empzado el buen tiempo, pues a partir de ahora, trataré de disfrutar un poco más de todo.
    Besos fuertes.

    ResponderEliminar
  5. El poema es muy bonito, pero por lo que he leído, no va mucho con tu situación ahora mismo ¿no? Porque al menos yo, te veo bastante enamorada. ^^ Eso sí, creo que como yo, tienes a la espalda alguna historia que terminó... mi historia estuvo coleando tiempo después, por no saber marcar las distancias, a veces hacemos las cosas más difíciles de lo que son.
    Sobre tu situación, pues qué quieres que te diga... te veo optimista, y te han dado esperanzas. Yo si fuera tú confiaría también, y aprovecharía para llevar a cabo proyectos paralelos, cosas que te gustan, disfrutar de estas (seguro que) merecidas vacaciones. Ya contarás cuales son esos proyectos... probablemente yo me quede en paro en un plazo corto de tiempo, así que más me vale ir pensando cosas.
    Por cierto, ¿cómo es que hiciste los trámites por internet? ¿cómo? Mira, primera cosa para hacer cuando esté en paro, hacerme una firma electrónica, que tengo el dni viejo y seguro que me hace falta.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  6. El poema simplemente lo quise compartir, pero no, no definía ni define mi situación.
    Gracias de nuevo por tu comentario, por dedicarme unos minutos de tu tiempo.
    En cuanto a tu última pregunta... todo me lo hicieron en la oficina del INEM a través de un nuevo sistema electrónico, que emite la carta de aceptación de la prestación, sobre la marcha. Es decir, salí de la oficina, con la prestación aceptada, sin necesida de esperar respuesta por parte de la Administración. Y lo más soprendente, es que solucioné todos los trámites el mismo día. Y aún pensando, que no cobraría este mes, puesto que arreglé los papeles a finales de abril, me han asegurado que al hacerlo directamente de forma electrónica, y al emitirse la carta de aceptación, ya tenía todo aprobado para cobrar el día 10 de este mes.
    Así que espero que tardes mucho en verte en esta situación, pero en cualquier caso, ya verás que tienes tanta suerte y lo arreglas de forma rápida.
    Miles de besos de corazón.

    ResponderEliminar