martes, 9 de marzo de 2010

Hoy quiero hacerte un regalo...

Hoy me he despertado a lo Tizziano Ferro, con ganas de hacerte un regalo especial, diferente. Algo realmente importante para mi, y no aquello que me sobre o que no necesite. Algo que además, no se pueda adquirir con dinero, ya sabes que últimamente mi economía no atraviesa su mejor momento. Son las cosas que tiene la vida, me pasé años ahorrando para un futuro y mi futuro ha pasado por tener que deshacerme de todos mis ahorros. Da igual, al final, lo material es sólo eso. Así que voy a ofrecerte lo más valioso que existe en mi vida, y aunque dicen que lo que se da no se quita, si alguna vez deja de interesarte, te agradecería infinitamente que me lo devolvieras, porque al fin y al cabo, a ti ya no te valdría para nada, y a mi, podría servirme de mucha ayuda.
Te regalo mi cabeza, para que sepas qué es lo que pasa por mi mente cuando me quedo mirando fijamente el horizonte, o cuando tus ojos son mi mayor distracción. Mucha paciencia con ella, porque aún no he conseguido dominarla y le da por crearse todo un mundo de fantasías. A veces incluso, se empeña en adelantarse a los acontecimientos, y me da mucha rabia que no me deje disfrutar plenamente de algunos momentos. Así que si consigues "estabilizarla", el regalo me lo harás tú a mi.
Te regalo mis ojos, para que mires a través de ellos las cosas bonitas de la vida. Son un poco miopes, pero seguro que terminas acostumbrándote. La única ventaja, es que cuando vislumbres algo que no sea de tu agrado, puedes deshacerte de las gafas e imaginar que sólo es un bulto en el horizonte. En cambio, cuando quieras apreciar la belleza de un amanecer o dejarte envolver por una puesta de sol, podrás apreciar cada uno de los detalles, aunque quizás tengas que arrugar ligeramente la nariz. Algún día, las manos de un buen cirujano me devolverán la visión que durante años he dejado en el camino, fruto de muchas horas de lectura, de noches en blanco tras el ordenador y quizás, algún que otro enfoque incorrecto de las cosas.
Te regalo mi boca para que saborees mis momentos preferidos, y mis labios para que acaricies mi piel lentamente dibujando pequeños círculos por cada poro de mi cuerpo, mientras noto cómo se me pone el vello de punta y mi cuerpo comienza a llamarte a gritos, necesitando un acercamiento más íntimo contigo, hasta convertirnos en una sola piel.
Te regalo mis manos, para que me estreches por la cintura y recorras mi espalda con sus dedos, dibujando con ellos un corazón imaginario, que encierre tu nombre y el mío.
Te regalo mis oidos, para que escuches palabras de amor y suspiros que se pierden en el aire. Quizás también te toque escuchar alguna cosa desagradable, pero ya sabes; "a palabras necias, oidos sordos".
Te regalo mis piernas, para que te sostengan cuando las tuyas flaqueen, cuando te tiemblen las rodillas y sientas que vas a caer. Son pequeñas pero resistentes, y si te lo propones, pueden llevarte tan lejos como quieras, sólo deberás entrenarlas un poco. Eso sí, de vez en cuando deberás hacer una parada obligatoria para desenjacar eso hueso de la rodilla que a veces me da un poco la lata. Aún así, puedes estar tranquilo que aguantarán muy bien tu peso, las tengo acostumbradas a caerse y a levantarse, aunque confieso que me gustaría tenerlas un poco más formadas. Cosas de mujeres, ya sabes...
Si te hace falta alguna otra parte de mi cuerpo, también te la regalo, pero debes prometerme que la tratarás con mucho cuidado y delicadeza, especialmente aquello que no se ve. No vaya a ser que sin darte cuenta se te caiga algo importante al suelo, y con eso de que eres miope, le des un buen pisotón que lo deje en coma. Te advierto que debes tener especial cuidado con el corazón, porque es bastante frágil y blandito, y aunque a veces llegues a creer que lo tienes bajo control, puede que se te escape por algún sitio. Es muy impulsivo, te lo aviso, así que procura tenerlo siempre vigilado y alimentarlo a sus horas. Te sorprenderá la cantidad de veces al día que te pide de comer, así que procura darle una alimentación sana y equilibrada. Te aconsejo que tengas siempre preparada una dosis de cariño y de ternura, eso le vuelve loco. Las frases amables y las muestras de amor, es lo que más le gusta, aunque dejará de darte la lata si lo sustituyes por besos, caricias y miradas.
No te preocupes si de repente te parece que no le cogerás "el tranquillo", porque comenzarás a conocerlo con cada una de sus reacciones, y enseguida te harás "íntimo amigo" suyo, siempre y cuando lo trates bien. No tengas miedo a que se empache, se deja querer de forma ilimitada, lo tengo bien enseñado. Lo cual no significa que no te vaya a dar algún disgusto en un momento dado.
Es todo cuanto puedo regalarte. Lo que soy, sin más. Un cuerpo, una mente y un corazón...
Espero que sepas apreciar mi generosidad y desinterés, ya que no te estoy pidiendo nada a cambio, sólo te ofrezco lo que tengo, para que de vez en cuando te pongas en mi lugar y aprendas a conocerme.

3 comentarios:

  1. Bueno, puede que esté adelantando acontecimientos, o que hable sin saber (algo muy común en mí), pero me gustaría decirte que estás reforzando mi teoría sobre los blogs y la tristeza. De siempre he creído que es más sencillo escribir sobre las penas, en busca de consuelo en cualquier lugar; pero que cuando es la alegría la que reina en nuestras vidas dejamos de lado la cueva donde nos refugiamos como forma de escape. Si es el caso espero no verte mucho por aquí, eso será una buena señal.

    ResponderEliminar
  2. Hola Joseluinik. Me alegro mucho de que hayas vuelto a pasar por este rinconcito. Efectivamente la tristeza, las penas, el desamor, son fuentes inspiradoras de blogs, canciones, poemas...En este caso,tengo que decir que para mi, escribir en este blog, ha sido una auténtica terapia, especialmente porque a través de él, he descubierto todo un mundo nuevo y a gente estupenda, entre los que te incluyo. Pero además de escribir por la necesidad de desahogar el alma, escribo porque me gusta, siempre me ha gustado, y de hecho, garabateo hojas en blanco desde que era muy pequeña. Pero es cierto, que este blog nació como un diario personal, de hecho, durante algunos meses ni siquiera estaba abierto a los navegantes, era sólo para mi y dos o tres personas muy cercanas. Te aseguro que me seguirás viendo por aquí, habrá épocas en las que con mayor o menor frecuencia, más o menos feliz, más o menos positiva, pero aquí seguiré, porque este blog, me regala grandes satisfacciones, aunque espero que la inspiración me llegue desde otras fuentes, y que no sea un corazón roto, quien guie mis dedos por el teclado.
    Millones de besos Joseluinik.

    ResponderEliminar
  3. ...yo quiero regalarte mi alma, ese alma que quedó capturada en cada recodo, en cada palabra, en cada silencio...

    ResponderEliminar