miércoles, 24 de febrero de 2010

Entrevista con "Dios"

La radio siempre ha formado parte de mi vida. Recuerdo las mañanas en las que no tenía que madrugar para ir al colegio y despertaba con el sonido la radio, que siempre fue la mejor compañía de mi madre para llevar a cabo los "quehaceres domésticos". En casa siempre se escuchó la radio, había un aparato en casi todos los rincones y dependiendo del momento, se encendía uno u otro. La radio me acompañó en mi época de estudiante, mientras hacía los deberes e incluso mientras intentaba aprenderme alguna lección (mi madre nunca entendió que pudiera estudiar con la radio sonando en la habitación). El caso, es que además se convirtió en mi fiel amiga y compañera no sólo durante el día sino también y especialmente durante la noche. Recuerdo que me rendía al sueño escuchando programas como "Hablar por Hablar" u "Océano Pacífico". Historias de amor y desamor que tejían la madrugada, poemas que se tornaban cantos de sirena, mensajes en el aire y botellas en el mar.
Por casualidades de la vida, al cabo de los años, la radio se convirtió en mi sustento, en mi medio de vida, y tras los micrófonos pasé diez años que recuerdo con mucho cariño. Actualmente, vuelvo a estar muy vinculada a las ondas a través de mi "Trastero", un programa hecho a mi medida. Pero de eso ya te hablaré más adelante.
Fue precisamente surcando El Pacífico, donde escuché en la inolvidable y mágica voz de María Quirós, una historia que afortunadamente tuve tiempo de grabar, en aquellas viejas cintas de cassette que yo rebobinaba una y otra vez. En aquella época ni siquiera tenía ordenador en casa, Internet era una palabreja desconocida en mi vocabulario.
Hoy quiero compartir aquella historia, protagonizada por una periodista novata y un ser superior, al que llamaremos Dios, pero que bien podría llamarse de cualquier otra manera (puedes elegir). Quizás conozcas el cuento, probablemente lo habrás encontrado en alguna página de reflexiones si te gustan estas cosas, pero en cualquier caso, voy a dejarlo por aquí por si en algún momento te apetece releerlo.
"ENTREVISTA CON DIOS"
"Con mi título de periodista recién obtenido, soñé que tenía una entrevista con Dios.
Dios me preguntó...-¿Así que quieres entrevistarme?-. Bueno, si tienes tiempo.Dios sonrió –“Mi tiempo se llama Eternidad, y alcanza para todo”-, pero venga va ¿Qué pregunta quieres hacerme?.-Ninguna nueva ni difícil para ti. ¿Qué es lo que más te sorprende de los hombres?-y dijo:
Que se aburren de ser niños apurados por crecer, y luego suspiran por ser niños.
Que primero pierdan la salud para tener dinero y acto seguido pierden el dinero para recuperar la salud.Que por pensar ansiosamente en el futuro, descuidan su hora actual, con lo que ni viven ni el presente ni el futuro.
Que viven como si no fueran a morirse y se mueren como si no hubieran vivido.
Y pensar que YO...Con los ojos llenos de lágrimas y la voz entrecortada dejó de hablar. Sus manos tomaron fuertemente las mías y seguimos en silencia. Después de un largo tiempo sin hablar y para cortar el clima le dije: -“¿Me dejas hacerte otra pregunta?”-No me respondió con palabras, sólo con sus tierna mirada.-¿Cómo Padre, qué le pedirías a tus hijos?-
Que aprendan...que aprendan que no pueden hacer que alguien los ame, lo que pueden hacer es dejarte amar.Que aprendan que toma años construir la confianza y sólo unos segundos para destruirla.
Que lo más valioso no es lo que tienen en sus vidas, sino a quién tienen en sus vidas.Que aprendan que no es bueno compararse con los demás, pues siempre habrá alguien mejor o peor que ellos.
Que no es rico el que más tiene, sino el que menos necesita.
Que aprendan que deben controlar sus actitudes o sus actitudes los controlarán a ellos.
Que bastan unos pocos segundos para producir heridas profundas en las personas que amamos y que pueden tardar muchos años en ser sanadas.
Que aprendan que a perdonar se aprende practicando.
Que hay gente que los quiere mucho, pero simplemente no sabe cómo demostrarlo.
Que aprendan que el dinero lo compra todo salvo la felicidad.
Que los grandes sueños no requieren de grandes alas, sino de un tren de aterrizaje para lograrlos.
Que los amigos de verdad son tan escasos, que quien ha encontrado un amigo, ha encontrado un verdadero tesoro.
Que no siempre es suficiente ser perdonado por otros, algunas veces deben perdonarse a sí mismos.
Que aprendan que son dueños de lo que callan y esclavos de lo que dicen.
Que de lo que siembran cosechan: si siembran chismes, cosecharán intrigas. Si siembran vientos, recogerán tempestades. Si siembran amor, cosecharán felicidad.
Que aprendan que la verdadera felicidad no es lograr sus metas, sino aprender a ser feliz con lo que tienen.
Que aprendan que la felicidad no es cuestión de suerte, sino producto de sus decisiones. Ellos deciden ser felices con lo que son y tienen, o morir de envidia y celos por lo que les falta y carecen.
Que dos personas pueden mirar una misma cosa y ver algo totalmente diferente.
Que sin importar las consecuencias, aquellos que son honestos consigo mismo, llegan lejos en la vida.
Que a pesar de que piensen que no tienen nada más que dar, cuando un amigo llora encuentran la fortaleza para vencer sus dolores.
Que retener a la fuerza a las personas que aman, las aleja más rápidamente de ellos, o que al dejarlas ir, las deja para siempre a su lado.
Que a pesar de que la palabra amor puede tener muchos significados distintos, pierde valor cuando es usada en exceso.
Que aprendan que amar y querer no son sinónimos sino antónimos; el querer lo exige todo, el amar lo entrega todo.
Que nunca harán nada tan grande para que los ame más, ni nada tan malo para que los ame menos. Simplemente los amo a pesar de sus conductas".
Ahí queda eso...espero que a ti tampoco te deje indiferente esta bonita reflexión.

2 comentarios:

  1. Reflexionando MODE ON:

    Me quedo con:

    -Que bastan unos pocos segundos para producir heridas profundas en las personas que amamos y que pueden tardar muchos años en ser sanadas.

    -Que no siempre es suficiente ser perdonado por otros, algunas veces deben perdonarse a sí mismos.

    -Que hay gente que los quiere mucho, pero simplemente no sabe cómo demostrarlo.

    Y tacharía:

    -Que aprendan que son dueños de lo que callan y esclavos de lo que dicen. (esta porque eso de callar no me gusta).

    -Que aprendan que la verdadera felicidad no es lograr sus metas, sino aprender a ser feliz con lo que tienen. (con esto no estoy deacuerdo)

    Si algún día ves al tal Dios, dile que se pase por mi cuarto que tengo un par de cosicas que reclamarle.

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno de este tipo de reflexiones es precisamente adaptarlas, tachar lo que no nos guste e incluso inventar nuevas pautas. A mi me gusta mucho eso de que "no es más feliz quien más tiene, sino quien menos necesita". Uy, si me encontrara alguna vez con el tal Dios, creo que sólo con mi lista de reclamaciones tendría trabajo para una buena temporada, pero descuida, que si por casualidad se presenta, le comentaré que estás ansioso por tener una charla con él.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar