viernes, 19 de febrero de 2010

Desde la sombra...

Hoy seré breve y directa. Es uno de esos días en los que todo se torna oscuro y crees que nunca llegarás a una salida donde brille el sol.
Es cierto que siempre se podría "estar peor", y que tengo mil y un motivos para sentirme una persona afortunada, pero es que cuando las circunstancias se empeñan en hacerte "caer" tantas veces seguidas, llega un momento en el que sientes que vas perdiendo fuerzas, y que levantarte del tropiezo, se te hace cada vez más cuesta arriba. Es como la famosa "gota que colma el vaso". Sé que en esta vida todo tiene solución, simplemente hay que buscarla con paciencia y tranquilidad. También sé que "no hay mal que cien años dure", que "tras la tormenta llega la calma" o que "no hay mal que por bien no venga".
Nuestro refranero popular está plagado de expresiones de este tipo, a las que reconozco que me agarro en más de una ocasión, cuando atravieso momentos de poca fortuna en el apartado personal. Pero mira tú por dónde, hoy me pegan más otro tipo de expresiones como "a perro flaco todo son pulgas" o "las cosas malas nunca llegan solas". En fin, que llevo un año de demasiadas caídas, demasiadas bofetadas, demasiados despropósitos, y empiezo a notarme cansada.
Probablemente la suerte, al igual que la mala suerte, es producto de nuestras decisiones, pero me resisto a creer que el resultado de las mías siga haciéndome sombra tanto tiempo, máxime cuando mis propias decisiones han sido consecuencia de las tomadas por otras personas.
Espero que mi próxima entrada en este rinconcito, sea para hablar de algo más agradable, o para contarte que la vida es maravillosa, lo cual significaría que "estas dos piernas que Dios me ha dado", vuelven a estar fuertes para soportar mi peso y los golpes que me da la vida.
Dicen que los problemas adquieren la magnitud que les queramos dar, y lo mismo, cómo ésta que escribe es de estatura más bien pequeña, acabo por cansarme de levantar tanto la cabeza y termino mirándolos por encima del hombro. No estaría nada mal, ¿verdad?

7 comentarios:

  1. Te dejo una frase más... esta no es del refranero popular... es una reflexión:
    NUNCA SE VE TAN OSCURO COMO CUANDO ESTÁ A PUNTO DE AMANECER.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Bonita entrada!

    Apenas se puede decir más de lo que tú has dicho en ella...

    ¡Ánimo y "p'alante"!

    ResponderEliminar
  3. Hola bonica, leído tu post descubro que "mal de muchos ... consuelo de TANTOS", pues me encuentro en similar situación desde hace ufff. Te dejo unas perlitas de esas del refranero popular a las que no dejo de acogerme en temporadas así, que no días, por si te valen de apoyo:
    - Lo que no me mata me hace más fuerte.
    - Detrás de la tormenta viene la calma.
    - Donde se cierra una puerta se abre una ventana (sólo hay que buscarla y asomarse para coger aire y ¡respirar!).

    Y ésta última, personal, pero para nada intransferible:
    "Besa, ríe, sueña y ¡SIENTE!, el resto es pura pantomima y plazos para morir".

    Un abrazo alado de sueños por los que luchar despierta y risueños besos por los buenos tiempos que hace tiempo nos estan buscando ... déjemonos encontrar.

    ResponderEliminar
  4. A veces, cuando estas mal es necesario tocar fondo para poder impulsarte y subir a la superficie con más fuerza que nunca.

    A veces es el miedo lo que nos atenaza y no nos deja ver la salida. Y cuando pierdes el miedo te das cuenta que ya nada puede hacerte daño.

    Y sí, lo que no te mata te hace mucho más fuerte. Lo se por propia experiencia.

    Un abrazo y muchísimo ánimo.

    ResponderEliminar
  5. En la pugna entre el arroyo y la roca, siempre triunfa el arroyo... no porque sea muy fuerte, sino porque persevera."
    asi q no te dejes llevar x el desanimo(quien fue a hablar),lucha porque solo se pierde cuando se deja de hacerlo.

    ResponderEliminar
  6. Millones de gracias a todos.
    Anita, la frase me la apunto, me ha llegado muy mucho. A este paso llenaré la nevera de post-it. Ya va siendo hora de quitar tantos recuerdos en forma de imanes, y volver a la realidad.
    Juan Ignacio, no sé si estoy en el mejor momento para surcar mares, pero sí que debo plantearme coger el timón y ser yo misma la capitana de mi vida. Va siendo hora de que otros, sean los marineros.
    Niña perdida, a mi me gusta más la frase que dice "Mal de muchos, consuelo de TONTOS".jajaja. Gracias por dejarte caer por este rincón lleno de retales, y dejar el tuyo. Por cierto, gracias por prestarme también tu frase (otra más para mi nevera).
    Jengibre, tienes razón, a este paso yo terminaré siendo una "terminator" (no sé ni cómo se escribe). Trateré por todos los medios de perder el miedo a ver si de verdad, encuentro esa salida de luz nítida que me permita ver las cosas con mayor claridad.
    Javier, me ha encantado la frase. Como siempre, muy buena elección. Así que espero que te la apliques amigo, que ya es hora de que comience a descansar un poco de tu propia lucha. Gracias.
    A todos...un beso enorme, hoy un poco más colorido que ayer.

    ResponderEliminar
  7. De nada ¡ha sido un placer!. Por cierto, a mí también me gusta más el refrán original con lo de TONTOS, pero lo rectifico en un intento de levantar el ánimo, jejeje.
    Sepas que espero tu próximo retal...¿ a cambio del pos-it en la nevera?.
    Un besote, zurcido, pero con esmero(¿de un roto a un descosido?, jajaja).

    ResponderEliminar