sábado, 2 de enero de 2010

Un año nuevo...una vida nueva.

Son las tantas de la madrugada del primer sábado de este nuevo año...aún con la resaca de una Nochevieja increíble, y dos cervecitas en el cuerpo tomadas recientemente, mientras disfrutaba de una velada musical con mucho arte...Debería estar ya en brazos de morfeo, pues me pone de mal humor desaprovechar el último día festivo de la semana, pero hoy ha sido un día tan especial que no quiero que termine.
Mi entrada en el blog hoy será breve, ya tendré tiempo en otro momento de explayarme a mis anchas. Ahora sólo quiero dar las gracias a ese Dios si lo hay, por haberme puesto en el camino a quien que me ha devuelto la sonrisa, la ilusión y las ganas de vivir...
Gracias por este comienzo de año inolvidable, gracias por esas sonrisas furtivas, por esos besos robados, por esas caricias perdidas. Gracias por tus palabras amables, por tu paciencia infinita...Gracias por hacerme sentir viva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario