jueves, 3 de diciembre de 2009

..."En nombre del amor"

Maggie duerme plácidamente ajena a todos los cambios que se han sucedido en nuestras vidas en los últimos nueve meses, aunque para ser sincera, en muchos momentos pienso que es capaz de intuir si las cosas marchan bien o no, sólo con mirarme. Lo creo porque cuando el desánimo me visita, curiosamente ella me hace sentir que me necesita más que nunca. A veces resulta un poco agobiante, pero sin ella esta casa no sería igual, de eso si estoy segura.
Mercedes Milá se ha colado en mi salón entrevistando a una concursante de Gran Hermano, no sabría precisar de que edición se trata porque perdí todo el interés a partir de la tercera. Esta entrevista me llama la atención porque esta chica es una más de tantas y tantas que hemos permitido que nos humillen y maltraten "en nombre del amor". Lo cierto es que desde "el otro lado" las cosas se ven mucho más claras. Es muy fácil nadar fuera del agua, en cambio cuando eres tú quien tiene el agua hasta el cuello te olvidas hasta de nadar para mantenerte a flote.
Las imágenes que están emitiendo me revuelven el estómago, siento vergüenza no sólo ajena sino también propia. Vergüenza ajena de que ciertas situaciones vejatorias tengan cabida en la televisión y de que se tolere tanta falta de respeto y un trato completamente grotesco por parte de un hombre a una mujer, cuyo pecado ha sido tolerar lo intolerable, nuevamente en nombre del amor. Y vergüenza propia porque en el fondo yo he sido como esa concursante, con la diferencia de que en mi casa no hay cámaras de televisión. Ojalá alguien se hubiera percatado antes que yo de lo que sucedía y me hubiera abierto los ojos ante una realidad desconocida para mi, aunque quizás hubiera dado igual, probablemente no le habría prestado demasiada atención.
Me noto cansada...hoy he tenido un día muy ajetreado. Mañana ya es viernes y se presenta un fin de semana largo, el puente de la Constitución. Un texto que cambió el rumbo de nuestro país y el de muchos españoles que querían vivir en democracia y libertad. Es paradójico que tenga que recordar esta fecha no sólo por su importancia histórica, sino también porque ese día vino al mundo ese ser detestable que tanto daño me ha hecho "en nombre del amor"

No hay comentarios:

Publicar un comentario