lunes, 10 de agosto de 2009

Apuntes

Sobre mi mesa reposa una hoja de papel naranja llena de garabatos y anotaciones. En ella voy apuntando cosas que durante mis períodos de “buceo cibernético” me resultan interesantes. Nombres de blogs, palabras sueltas y frases que me llaman la atención. Supongo que con ello trato de encontrar ideas para ponerme a escribir y no quedarme dormida en los laureles.
Entre mis notas encuentro varias frases que me han tocado de lleno, quizás porque me encanta jugar con las palabras, combinarlas de diferentes maneras, buscar nuevos significados y utilizar recursos lingüísticos que despierten la imaginación.
Una de ellas, cuyo autor desconozco, dice que “los buenos ratos hay que fabricarlos, porque los malos llegan solos”.
Decía también una bloguera que se dedica a “coleccionar contradicciones” que hay que “sacarle punta al mundo” y que “no hay peor rival que nuestras propias debilidades”.
Me llama también la atención alguien que “continuamente busca salidas aunque le encanten los laberintos” o aquella soñadora “con cicatrices de ilusiones rotas esparcidas en la palma de su mano”.
He decidido que a partir de hoy voy a aplicarme un poco más en eso de fabricar buenos momentos, seguro que la vida será mucho más agradable.
Me haré coleccionista de instantes inolvidables junto a las personas que quiero.
Quiero coleccionar besos, abrazos, miradas, caricias, sonrisas y palabras de amor.
Intentaré sacarle punta a mi mundo, tratando de que mis barreras emocionales no limiten mi presente ni mi futuro.
Recorreré tantos laberintos como me encuentre en la vida en busca de salidas y soluciones.
Esparciré en el infinito mis ilusiones rotas, y con las palmas de mis manos intentaré alcanzar nuevos sueños, sin que ninguna cicatriz suponga un impedimento para llegar, al menos, a rozarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario