viernes, 31 de julio de 2009

He recuperado mis sueños.

Ahora que te he conocido, empiezo a recordar,
Y recordando recuerdo, que había olvidado soñar.

Mis sueños se habían quedado solos demasiado tiempo, escondidos en cualquier rincón. Quizás los guardé en aquel cajón que sirve para meterlo todo y en el que nunca encuentro nada de utilidad.¡Prometo hacer limpieza un día de estos!
El caso es que no recordaba qué había hecho con mis sueños, sólo que dejé de soñarlos y me olvidé de ellos, como quien olvida dónde puso la bombilla de recambio y se pasa una larga temporada a media luz.
Sólo me preocupaban las cosas que me hacían falta en el día a día, y los sueños dejaron de formar parte de lo cotidiano. Me creí más importante que ellos, fíjate que ingenua. ¡Con lo importante que es soñar!
He vuelto a rebuscar en cada rincón de mi vida y como juguetes viejos que un día inesperado aparecen en el desván de los recuerdos, cubiertos de polvo, los he vuelto a encontrar. Ahí estaban mis sueños, deseando que les diera el aire.
Reconozco que en la búsqueda no he estado sola, habría sido un poco más complicado encontrarlos y probablemente me habría llevado más tiempo. Eso sin contar que soy un poco “miedica” y me asustaba revolver entre recuerdos que hieren, o encontrar algún bichito acampado a sus anchas, comiéndose mis sueños. Pero no, ahí estaban, ajados por el tiempo eso sí, pero intactos. Listos para volverlos a usar, a falta de una pequeña puesta a punto, pero nada demasiado importante.
¡¡Qué sensación tan bonita la de volver a soñar no sólo cuando duermo!! ¡¡Qué alegría haber rescatado mis sueños!!
Gracias a todos los que me han ayudado, especialmente a ti artista, que con tus manos has guiado mis pasos hasta encontrarlos.
Ahora sueño con momentos de risas colándose por los rincones. Con planificar destinos lejanos en vacaciones. Con caminar por la orilla del mar cogidos de la mano, sin que importen las miradas de conocidos ni extraños.
Sueño con tardes de luna y noches de inmenso sol, con hablar desde el silencio y gritar con el corazón.
Sueño que no existirán secretos ni distancias que nos separen, que el amor y el respeto nunca serán rivales.
Sueño con niños corriendo en una casa con flores. Con jornadas domingueras de cañas y camarones.
Sueño con tardes de cine, con mojarnos bajo la lluvia, con llenar nuestra despensa de caricias y ternura.
Dormida sueño contigo y despierta también te sueño, ahora brillan más los días y las noches se oscurecen menos.
Sueño que no voy a dejar de soñar, sueño que tú eres mi sueño y quiero soñar cada día que también éste es tu sueño.

1 comentario:

  1. Qué bonito. Me gusta eso de recuperar los sueños, de no olvidarnos de lo importante que son. Espero que no vuelvas a perderlos nunca más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar